17 de septiembre de 2019
17.09.2019
DANA

Los daños provocados por la gota fría comprometen el agua potable a 2,5 millones de habitantes

Desde la Confederación Hidrográfica se advierte que debido a ello actualmente es fundamental recurrir a los caudales del acueducto Tajo-Segura

17.09.2019 | 13:55
La CHS trabaja ya en la reparación del canal del postravase Tajo-Segura en Los Valientes.

Los daños a una desaladora y a una potabilizadora de la Mancomunidad de Canales del Taibilla están comprometiendo la capacidad de producción de agua potable para 2,5 millones de habitantes que abastece este organismo público, según informa la Confederación en su cuenta de Twitter.

Desde Confederación Hidrográfica se advierte que debido a ello actualmente es fundamental recurrir a los caudales del acueducto Tajo-Segura, que es en estos momentos vital para el abastecimiento humano del sureste español, sin que peligre el suministro gracias al acueducto.

Por otro lado, la presa de Santomera continúa con desagüe controlado sin que exista ningún peligro para la población y ya se encuentra al 75 por ciento y bajando, si bien la previsión de lluvias recomienda que esté preparada. Hay que recordar que antes de la DANA ese pantano tenía sólo 3 hectómetros cúbicos de agua y tras las lluvias alcanzó los 21 hectómetros.

Por otra parte, los caudales circulantes por el río Segura han seguido descendiendo en los últimos días y en la ciudad de Murcia están a 12,5 metros cúbicos por segundo y en Alquerías a 30,5.

Sin embargo, en la zona de Alicante hay un caudal superior que antes de llegar a Orihuela a disminuido a los 43,6 metros cúbicos, pero justo después alcanza los 75,7 en Manzano y Ferrer, y los 97,9 en Jacarilla y los 86,5 en Benejuzar o los 79 en Rojales.

En cuanto la inundación de una zona de la Vega Baja colindante con la antigua desembocadura de Guardamar ha motivado que la Confederación haya llevado a cabo una apertura provisional que conecta ese canal con el nuevo y mucho más amplio canal de la desembocadura.

Según fuentes de CHS, si funciona esa apertura se podría abrir incluso más la conexión entre ambos canales para aliviar la situación.

Lo que ha ocurrido es que los 2,5 kilómetros del viejo canal están a un nivel metro y medio inferior con respecto al nuevo canal y, por lo tanto, las múltiples canalizaciones de agua que llegan a él han aportado tal volumen de agua que en lugar de llegar al mar Mediterráneo como sería previsible lo han hecho a las zonas de tierra colindantes, afectando a poblaciones como San Fulgencio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook