10 de septiembre de 2019
10.09.2019
Política

Los diputados murcianos defienden en el Congreso la reforma del Estatuto

Los portavoces de PP, Ciudadanos, PSOE y Podemos se muestran a favor de la eliminación de los aforamientos

10.09.2019 | 19:16
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, recibe a los diputados de la Asamblea Regional

Los diputados en la Asamblea Regional Juan José Molina (Cs), Joaquín Segado (PP), y Diego Conesa (PSOE), así como el diputado por Murcia Javier Sánchez Serna (Podemos) han defendido este martes en el Congreso de los Diputados la reforma del Estatuto de Autonomía para la eliminación de los aforamientos.

En su intervención, el secretario general del PSRM y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Diego Conesa, ha apuntado que diez veces el PP la reforma del Estatuto y trece veces Ciudadanos paralizaron la reforma del Estatuto. "Esperamos que sean conscientes de la parálisis y la mala imagen que han proyectado de la Región de Murcia con tantos casos de corrupción en los últimos años. Esta es una punta de lanza para recuperar la confianza de la sociedad civil en los representantes políticos", ha indicado momentos antes del debate.

Diego Conesa ha señalado que pedirá a todos los grupos parlamentarios que impulsen esta iniciativa necesaria en la Región de Murcia, "tan castigada por tantos casos de corrupción y redes clientelares, para intentar recuperar la confianza de la ciudadanía en la clase política".

"A ver si, de una vez por todas, el PP, que ha paralizado hasta en diez ocasiones la tramitación y el debate en el Congreso de los Diputados en la anterior legislatura, ahora vota a favor", ha reiterado. En este caso, ha comentado que sería un paso más en la tramitación parlamentaria, un paso de gigante, esperando que la legislatura no se agote para que sea una realidad.

"Creo que es un paso que tendríamos que haber sido los primeros en dar porque la Región de Murcia ha sido de las más castigadas por casos de corrupción y por debilidades del sistema. Tendríamos que tenerlo ya aprobado si no lo hubieran paralizado y esperamos que sea una realidad a partir de hoy", ha indicado.

Desde el PP, el diputado Joaquín Segado ha recordado que PP regional ya votó a favor de esta proposición de ley para reformar el Estatuto de Autonomía en 2017 y ha remarcado que los populares "apoyamos que hay que limitar y reducir el número de aforados en nuestro país y que es necesario abrir un debate nacional" porque "una ley que persigue extender la igualdad en el ámbito judicial no puede abrir una brecha de la desigualdad entre las comunidades autónomas".

Ha apostado por aplicar "los mismos criterios para todas las comunidades autónomas". En este sentido, asegura que "no tiene sentido que el presidente y los consejeros de la Región de Murcia no estén aforados pero sí mantengan esa condición el señor Torra o el presidente de la Comunidad Valenciana". Así, "esta Cámara debería buscar la fórmula que impida una España asimétrica en el tratamiento por parte de la Justicia a los políticos españoles", igualando a los políticos en toda España, "con independencia de la Comunidad autónoma donde ejerzan su actividad".

Por ello, "si queremos que todos los políticos sean iguales ante la ley, hagamos desde aquí que así sea", ha dicho, al tiempo que ha remarcado que la política en la Región de Murcia "ha sido un espejo en el que desde muchos lugares de España deberían mirarse", ya que "hemos sido la primera región capaz de superar la situación de bloqueo político, y para ello hemos contado de la generosidad de muchos, con altura de miras, inteligencia, trabajo y esfuerzo de tres partidos para buscar los acuerdos necesarios".

En este sentido, ha subrayado que "a diferencia de lo que está pasando aquí con la investidura del presidente del Gobierno, cuando hemos puesto por delante de los intereses de cada partido el de la sociedad a la que representamos, hemos sacado adelante un gobierno desde el acuerdo".

Ha reconocido que este no es "el momento más oportuno" para volver a plantear en el Congreso la consideración de esta ley, ante la "real amenaza" de una repetición electoral. "Si hubiera nuevas elecciones, la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía volvería a decaer y los diputados autonómicos tendríamos que defender por tercera vez lo mismo desde esta tribuna".

Finalmente, ha recordado que el nuevo Estatuto de Autonomía, pendiente de tramitación en el Congreso de los Diputados, "contempla no solo la supresión de los aforamientos sino otras reformas mucho más ambiciosas en temas vitales para nuestra región como el agua o la financiación autonómica", que constituye una propuesta de reforma "que no solo afecta a 56 habitantes de la Región (los 45 diputados regionales, el presidente y los 10 consejeros, que perderían su condición de aforados) sino que mejora la vida de un millón y medio de personas".

Paso Decisivo

A juicio de Juan José Molina, de Ciudadanos, suprimir los aforamientos de los diputados regionales y miembros del Consejo de Gobierno es "un paso decisivo" para acabar con un privilegio anacrónico que provoca además desajustes en el principio de separación de poderes que sustenta nuestra democracia".

Así lo ha argumentado en la tribuna del Congreso de los Diputados el portavoz del grupo parlamentario naranja en la Asamblea Regional de la Región de Murcia, durante el debate de la propuesta para suprimir los aforamientos del Estatuto de Autonomía.

"Mientras existan los aforamientos, las resistencias a ceder el control político del Consejo General del Poder Judicial y la designación de los jueces de los Tribunales Superiores serán enormes, y seguiremos apuñalando a Montesquieu y a la separación de poderes un día sí y otro también", ha añadido Molina.

El portavoz liberal es el segundo que defiende ante la Cámara Baja esta decisiva reforma, impulsada por Ciudadanos en 2015 y que ya llegó al Congreso en 2017. La disolución de las cámaras ha obligado a renovar el debate de esta reforma, que fue finalmente aprobada al contar con el apoyo de la mayoría de los grupos de la Cámara, incluido en esta ocasión el popular, que se abstuvo en 2017.

En el turno de fijación de posturas, el diputado nacional Miguel Garaulet ha lamentado que tanto PP como PSOE "a pesar de sus reiterados golpes en el pecho a favor de la transparencia y regeneración hicieran un 'papelón' en el trámite parlamentario, cuando se paralizó al no haber siquiera presentado a sus ponentes varios grupos parlamentarios. Muchos golpes en el pecho, pero cuando tocó trabajar, todos arrastraron los pies".

El congresista ha pedido al PP que "aprendiera de su error al abstenerse" en la anterior votación y recordó que "regeneración, transparencia y buen gobierno están en el AND de Cs y por ello seguimos impulsando esta reforma y el fin de los aforamientos".

Previamente, Molina ha defendido en la tribuna que "mantener el aforamiento es mantener una injustificada desconfianza en la capacidad de nuestros jueces de instrucción ordinarios a sucumbir a las presiones o a la avidez de notoriedad", y ha señalado que este argumento supone en el fondo "una crítica infundada a la actuación de los jueces de instrucción, como si fuesen peleles influenciables y vengativos, dispuestos a todo por sentar a un político en el banquillo".

"Debemos acabar con esta singularidad de nuestro sistema democrático, una singularidad sin parangón en las democracias que nos rodean, donde esta figura es mínima o directamente no existe", ha añadido el portavoz de Ciudadanos, "ya que la mejor forma de frenar la ola populista es demostrar a la sociedad que sus representantes somos los primeros dispuestos a renunciar a privilegios innecesarios". A su juicio, "cuanto más tardemos en modernizar nuestras instituciones, más fuerza tendrán aquellos que no quieren reformarlas sino demolerlas".

Por parte de Podemos, intervino el diputado en el Congreso de los Diputados, Javier Sánchez Serna, quien reafirmó la posición favorable de la formación morada hacia la reforma del Estatuto de Autonomía. "Los aforamientos, efectivamente, han ido perdiendo su función original y hoy representan un privilegio difícil de justificar, en un contexto, además, donde la corrupción ha venido operando en España y muy particularmente en la Región de Murcia", señaló en su intervención. 

Eso sí, Serna avisa de que "acabar con los aforamientos es una medida necesaria, pero no suficiente". "Una política anticorrupción efectiva requiere de medidas y políticas públicas algo más ambiciosas", apuntó, señalando como prioridad la reforma de la Ley de Enjuiciamento Criminal y sus plazos de instrucción y garantizar que "los bancos y las grandes empresas no puedan comprarse partidos políticos". 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído