09 de septiembre de 2019
09.09.2019
Salud

Proponen hacer 'electros' a niños deportistas para evitar síncopes o muertes

Cardiólogos y la Agencia Española de Salud en el Deporte recomiendan que las pruebas se realicen entre los 6 y los 18 años

08.09.2019 | 19:45

Ante el vacío legislativo, apuntan que sería conveniente que se repitan cada dos años

El objetivo principal es detectar anomalías cardiovasculares que puedan constituir un riesgo vital, como la muerte súbita, o de enfermedad para niños y adolescentes, entre los seis y los 18 años, durante la práctica deportiva de competición, sea cual sea. La propuesta: que se realice un reconocimiento médico inicial que incluya pruebas como un electrocardiograma, y que lo hagan cada dos años.

La recomendación ha partido de la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y del Consejo de Salud en el Deporte, pero hay un consenso generalizado en Europa e incluso en Estados Unidos, aunque en este país, con algunos matices.

El jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, Domingo Pascual, explica que un electrocardiograma sería una prueba básica que no cuesta mucho, pero de la que se podría sacar mucha información. «Es lo que denominamos 'coste cero' y que puede prevenir problemas como la muerte súbita», apunta.

En la actualidad, la muerte súbita cardiaca relacionada con el ejercicio físico en deportistas jóvenes tiene una incidencia muy baja (5-10 casos por millón al año), mientras que en el deporte de competición se multiplica por dos veces y media entre adolescentes y jóvenes adultos.

Indica que lo importante es que siempre se lleve a cabo un reconocimiento médico básico, en el que se incluyan datos sobre la historia clínica de los jóvenes deportistas y los antecedentes familiares de alguna enfermedad.

«Son de siete a diez preguntas tipo cuestionario que se completan con una auscultación, y con eso ya tenemos mucha información», apunta el cardiólogo murciano.

Los cardiólogos también recomiendan estas pruebas para los niños que hagan deporte con asiduidad, aunque no estén federados.

Existe un consenso internacional de que estudios clínicos más exhaustivos y periódicos son necesarios para evitar pérdidas de conocimiento o cualquier otro problema más grave de salud cuando se estén practicando deportes con componente dinámico alto.

Mientras que en Europa se apoya la iniciativa, los americanos no tienen tan claro que sea necesario hacerlo en edades tan tempranas. Es la periodicidad bianual la que presenta más dudas en ambos casos.

«Pero tiene sentido hacerlo entre los más pequeños porque están en crecimiento constante y la cardiopatía puede presentarse con el tiempo», subraya Domingo Pascual, quien también defiende que este electrocardiograma lo 'lean' especialistas en cardiología del deporte.

«Están más acostumbrados a ver estas pruebas y pueden apreciar problemas que otros cardiólogos no ven o, al revés, que vean una enfermedad donde no la hay», argumenta.

Aunque se reconoce que no se puede evitar al cien por cien la muerte súbita, consideran que este tipo de pruebas pueden prevenirla, así como los síncopes o pérdidas de conocimiento.

La Sociedad Española de Cardiopatía también promueve un reconocimiento cardiovascular predeportivo estandarizado en todo el territorio nacional, que no existe. «La situación es caótica porque falta normativa al respecto», destaca Pascual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook