08 de septiembre de 2019
08.09.2019
Educación

Plantes ante el inicio de curso para quitar el amianto de los colegios

Padres de Águilas acuerdan no llevar a sus hijos a clase mañana como medida de presión y en Cartagena se colocarán mascarillas a la entrada

07.09.2019 | 20:05

Concentraciones silenciosas con mascarillas o plantes. Estas son dos de las acciones que van a protagonizar mañana los padres y madres de los colegios públicos José Mª de Lapuerta de Cartagena y Virgen de los Dolores de Águilas, como medidas de presión para que se elimine definitivamente el amianto que amenaza la salud de los escolares.

En Cartagena, el AMPA ha decidido, ante el inicio del curso, llevar a cabo la concentración que ya había sido prevista con anterioridad; y se ha pedido a los asistentes que vayan provistos de mascarillas. «Será una protesta silenciosa para respetar la entrada de los alumnos al centro educativo», apuntan.

La Junta Directiva del AMPA mantuvo una reunión a principios de mes en la Secretaría General de la Consejería de Educación, a la que asistió la concejala de Educación del Ayuntamiento de Cartagena. En este encuentro se informó a los padres y madres de que ya había dinero para retirar la cubierta de fibrocemento del centro y que durante octubre iba a salir a licitación la obra.

Sin embargo, los trabajos no se podrán llevar a cabo hasta el próximo verano, «ya que la obra durará dos meses y no e s posible hacerla en otras fechas, explican desde el AMPA.

Y aunque «agradecidos» por la mediación del Ayuntamiento de Cartagena para que por fin haya una fecha para la retirada del amianto (por lo que luchan desde hace meses), han decidido seguir adelante con la concentración.

Aprovecharán para solicitar a la Consejería de Educación que emplean «todas las medidas necesarias en materia de prevención», en tanto no ejecutan los trabajos.

En Águilas, el problema no está en el centro en sí, sino en un nave abandonada con la que el colegio comparte un muro.

Miguel Ruiz es el padre de tres alumnos que acuden al CEIP Virgen de los Dolores, e indica que llevan tiempo intentando que se obligue al dueño de la nave a eliminar el amianto.

«Son 6.000 metros cuadrados de edificio que lleva diez años abandonado y que ya ha sufrido, además, varios incendios», apunta. El muro común está en la zona de los alumnos más pequeños.

El Ayuntamiento conoce el caso porque los padres han presentado denuncias, y, según el relato de Miguel Ruiz, un inspector técnico municipal intentó en una ocasión entra en la nave para ver su estado «pero no le dejaron los propietarios».

Además de colindar con esta escuela, la nave está a unos cinco metros de otro colegio público, el Mediterráneo.

Como medida de presión «para que de una vez nos tomen en serio y se hagan algo», han convocado a padres y madres a acudir quince minutos antes de las 9 a las puertas del colegio, y de allí, acudir al Ayuntamiento acompañados de los alumnos. También han hecho un llamamiento a los progenitores del Mediterráneo para que se unan a ellos.

El lema de esta protesta es 'El amianto mata'. «Sólo queremos que nuestros hijos estén en un ambiente saludable», concluye Miguel Ruiz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas