08 de septiembre de 2019
08.09.2019
Crónica

Decepción entre el sector agrícola por el segundo escalón

Lamentan que el presidente haya optado por cambiar a todos los directores generales sin tener en cuenta su petición de mantenar a los que conocen "bien" el funcionamiento de la Consejería

07.09.2019 | 20:05
Decepción entre el sector agrícola por el segundo escalón

El término paracaidista está cobrando un nuevo sentido tras tener conocimiento de los nombramientos del segundo escalón en el Gobierno regional, y, más en concreto, en el departamento de Agricultura que dirige Antonio Luengo junto a Medio Ambiente.

Ha sentado muy mal en el entorno de uno de los más importantes sectores económicos de la Región -casi se podría decir que es 'el más'- los nombres elegidos hasta ahora por la incertidumbre que crea el conocimiento, o más bien desconocimiento, que puedan tener de la labor que se les ha encomendado.

Sobre todo, porque las direcciones generales tienen un trabajo eminentemente técnico, de día a día y muy cercano a los administrados; y porque Agricultura es una de las áreas en las que esta Región se juega mucho en el futuro inmediato. Como decía aquél 'experimentos con gaseosa, los justos'.

A tenor de los nombramientos, tal parece que la Comunidad Autónoma se ha convertido en una agencia de colocación del partido (en este caso del PP), solo por el hecho de estar afiliados y estén o no cualificados, dejando de lado lo que es mejor para esos murcianos a los que el presidente, Fernando López Miras, ha jurado y perjurado querer defender.

Esa es la reacción que más se repite entre el sector. Y una advertencia: no hay tiempo para que los nuevos aprendan, «los cien días de gracia que se les suele dar acabaron ayer».

Se tacha de «irresponsabilidad y «de disparate» sacar del gobierno a personas que en este sector conocen a la perfección los proyectos en marcha y colocar a otros que no tienen ni idea. Y que quede claro, que en ningún momento se ha hablado de las personas como tal, sino de sus perfiles profesionales y la relación con las competencias encomendadas.

De nada han servido las peticiones específicas del sector al consejero del ramo e incluso al presidente para que, al menos, continuaran dos de los actuales directores generales, que promocionaron desde esta misma Consejería: Fulgencio Pérez Hernández (Dirección General de Innovación, Producciones y Mercados Agroalimentarios) y Francisco José González Zapater (Dirección General de Agricultura, Ganadería, Pesca y Acuicultura).

De lo que se conoce de los cargos nombrados: José Gómez Ortega, abogado y se ha presentado la lista del PP en Jumilla como número 10 en las pasadas elecciones municipales. Para él tenían encomendada, de haber ganado, la cartera de Turismo y Casco Antiguo. Asumirá la Dirección General de Industria Alimentaria y Cooperativismo Agrario.

Francisco Espejo, antiguo director de calidad ambiental en época de Antonio Cerdá como consejero de Agricultura y Medio Ambiente (entre 2008 y 2011). Es Graduado Social y experto en riesgos laborales. Se le ha 'rescatado' del Ayuntamiento de Cartagena, donde ha estado como concejal los últimos 8 años. Ahora tiene en sus manos la Dirección General de Producción Agrícola, Ganadera y Medio Marino.

«Es como si nosotros fuéramos por un lado, y los políticos por otro; mal pinta la cosa», lamentan, y exponen que con lo que ya tienen de lío por la ingente burocracia ahora van a tener que sumar la espera hasta que los nuevos cargos se pongan al día. «Vamos, un desastre».

Aún faltan por completar dos vacantes en Agricultura: las direcciones generales de la Política Agraria Común (PAC), con mucho presupuesto por mover procedente de Europa; y la del Agua.

La Dirección General de Desarrollo Rural (otra de las patas clave en esta Consejería) desaparece y se convierte en una subdirección que depende de la PAC.

Y se desconoce todavía quiénes dirigirán el IMIDA (instituto de investigación agroalimentaria cuyos trabajadores han venido protestado durante todo el año por la falta de personal y el peligro de pérdida de proyectos por esta causa); y ESAMUR (la Entidad de Saneamiento y Depuración de la Región de Murcia), que debe poner en marcha el anunciado II Plan de Saneamiento de la Región de Murcia.

Medio Ambiente

En la otra rama de la Consejería, el Medio Ambiente, que se caracteriza por su conflictividad, los nombres anunciados no han caído mejor: «Para llorar».

En el colectivo naturalista se coincide con la percepción de los agricultores de que son comisarios políticos, desconocedores de las materias encomendadas. «Pensábamos que no se podía ir a peor, pero la realidad nos ha vuelto a sorprender».

Fulgencio Perona, el nuevo director general de Medio Natural ha sido alcalde pedáneo de Torreagüera durante 20 años, y su trabajo se ha desarrollado entre la enfermería y la asesoría fiscal. La conclusión de la redacción de los planes que deben gestionar la Red Natura 2000 debe ser uno de sus principales objetivos y el cambio climático.

Miriam Pérez Albaladejo, licenciada en Derecho y Crimonología, es hija del exalcalde de San Pedro del Pinatar, Pedro José Pérez, y ha sido directora general de Informática, de Patrimonio y de Familia y Políticas Sociales. Asume la Dirección General del Mar Menor. Será porque es de San Pedro...

Por último, al ingeniero de Caminos Francisco Marín Arnaldos, que ha estado muy ligado profesionalmente a la administración regional como técnico en Puertos, Costas y la ordenación del territorio, le toca ahora bregar con la Dirección General del Medio Ambiente. Otro perfil «totalmente ajeno» a lo 'verde'.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook