06 de septiembre de 2019
06.09.2019
Educación

Ochocientos alumnos de la Región de Murcia comenzarán las clases en aulas prefabricadas

La Consejería indica que son más de cuarenta los 'barracones' instalados en colegios e institutos, un número similar a los del curso pasado

05.09.2019 | 21:59
Ochocientos alumnos de la Región de Murcia comenzarán las clases en aulas prefabricadas

Alrededor de 40 aulas prefabricadas y 800 alumnos afectados, principalmente de Infantil y Primaria. Son las mismas cifras de 'barracones' instalados en colegios e institutos de la Región de Murcia con los que comenzaron el curso pasado y que se llenarán de estudiantes a partir de hoy.

La Consejería de Educación siempre ha defendido que este tipo de aulas son una solución concreta para hacer frente a incrementos puntuales de la población escolar, pero hay varios centros escolares que repiten.

Y es Cartagena el municipio en el que se concentra un mayor número de este tipo de instalaciones. Por ejemplo, las hay en los CEIP San Cristóbal, Aníbal, Miguel de Cervantes, La Aljorra, Santa Florentina y Virgen de Begoña; y en el IES Los Molinos.

La Consejería también ha dejado claro que supervisan estas aulas periódicamente y exigen criterios de calidad para que tengan «las mismas características de habitabilidad y confortabilidad y diseño educativo que las aulas convencionales».

El uso de este tipo de instalaciones siempre ha contado con el rechazo de los padres, si bien en algunos casos se ha considerado «un mal menor», en tanto no se habilitasen unidades en el interior de los centros, por la necesidad de acudir a ese colegio o instituto.

Educación ha defendido que la Región de Murcia es una de las que menos aulas prefabricadas tiene de toda España, que se concentran en aquellas regiones -y zonas dentro de ellas- en las que hay mayor presión demográfica.

Las quejas por su uso han llegado hasta el Defensor del Pueblo. En su informe de junio, Francisco Fernández Marugán, volvió a señalar las aulas prefabricadas, así como la existencia de amianto en algunos centros, como dos de los principales problemas de la educación pública.

«La única razón que haría asumible el uso educativo de instalaciones como las descritas sería la aportación de datos que permitiesen confirmar el carácter provisional de su utilización, lo que exigiría que la administración educativa competente hubiese fijado una fecha cierta e inmediata para el inicio, ejecución y disponibilidad de las nuevas instalaciones escolares necesarias».

El Defensor considera que la solución «además de depender de una planificación adecuada y eficiente, radica en la aportación de las disponibilidades presupuestarias precisas para atenderlos, lo que evidentemente no ocurre», teniendo en cuenta las quejas que llegan a su oficina.

En referencia al amianto, el último recuento oficial cifraba en más de 130 colegios e institutos de la Región de Murcia, repartidos en 35 municipios, con fibrocemento bajo sus tejados, un material tóxico que fue prohibido en España en el año 2001 y que Educación está eliminando con planes bianuales.

La exposición prolongada al amianto (material aislante utilizado en la construcción hasta hace algo más de una década) puede conllevar importantes problemas de salud a largo plazo.

Obras

Por otra parte, el Ayuntamiento de Murcia ha destinado más de 600.000 euros a la renovación de 23 colegios del municipio.

Los trabajos de mejora de las instalaciones y creación de nuevos espacios de sombra se han realizado en verano, poniendo a punto los centros de cara al inicio del curso escolar, que dará comienzo el 9 de septiembre en el municipio.

El alcalde, José Ballesta, visitó ayer el colegio Virgen del Rosario, en La Cueva (Monteagudo), donde este verano se han remodelado los aseos y se ha renovado la red de saneamiento, entre otras actuaciones.

El Palmar, Puente Tocinos, La Alberca, Santo Ángel, Cabezo de Torres y Lobosillo son algunas de las pedanías en las que se ha actuado. Asimismo, se han limpiado en profundidad las instalaciones de 116 centros educativos del municipio.

«Las actuaciones en colegios se han dividido en dos grandes bloques. Por una parte, el Ayuntamiento ha destinado más de medio millón de euros a la renovación de los elementos que no se encontraban en un estado óptimo. Por otro lado, se han destinado 80.000 euros a la instalación de pérgolas en los colegios a través del Plan Sombra, para que los pequeños puedan disfrutar de más zonas de sombra, mitigando los efectos del calor», destacó José Ballesta.

Exterior e interior de los colegios han sido acondicionados con arreglos de pintura, albañilería, pavimentos, ventanas, renovaciones de aseos, trabajos de mejora de los drenajes en patios, de pintura en fachadas e interiores y sustitución de vallas, entre otras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook