25 de agosto de 2019
25.08.2019
Litoral

Los manteros hacen su agosto en la costa

Las Policías del litoral combaten esta situación vigilando y con la idea de evitar males mayores, como estampidas si van tras ellos

25.08.2019 | 04:00
Vendedores ambulantes,a pie de playa en La Manga, esta misma semana.

En la zona de La Manga que pertenece a Cartagena, los manteros tienen montado a pie de playa un mercadillo, con perchas y todo para colgar la ropa que venden. También es habitual ver mantas en la zona del puerto de Cabo de Palos, donde están colocados los amarres de cortesía. Los vendedores despliegan sábanas blancas y sobre ellas colocan bolsas y zapatillas de deporte, en teoría de marcas conocidas y caras, aunque ellos venden productos falsificados. Están ahí, a plena luz del día y, aunque lo que hacen no es legal, no se les detiene. Este periódico se puso en contacto con el Ayuntamiento de Cartagena para preguntar sobre esta realidad, sin obtener respuesta.

No solo en Cartagena se da esta situación. Numerosos municipios costeros de la comunidad, que ven cómo en verano se multiplica su población, por la llegada de turistas, se encuentran con que proliferan también estos manteros. Se ponen en la playa o en los paseos marítimos, por la mañana y por la noche, y junto a puestos que sí tienen licencia para vender sus productos, en su mayoría artesanos y dentro de la ley.

En el caso de Los Alcázares, los manteros se suelen colocar en la avenida Río Nalón. «Todas las tardes, unas cinco personas de raza negra, más otras sudamericanas, se ponen en la avenida Río Nalón, la turística de los extranjeros en Los Narejos. Eso es continuo», explican vecinos y comerciantes afectados y pudo comprobar este periódico.

Cuando la Policía llega, generalmente «se van corriendo». Alguna vez se intercepta a alguno. El problema es que en el pueblo patrullan «dos policías contra diez o quince personas en esta situación», lo cual en ocasiones da lugar a «estampidas», detallan fuentes cercanas. «Salen corriendo con los bultos y tiran a la gente», señalan las fuentes. También se ponen todas las noches en un mercadillo nocturno, y dos días en semana en un mercado diurno. Lo que venden: bolsos y zapatillas deportivas.

Este periódico se puso en conctacto con el concejal de Interior de Los Alcázares, Pedro José Sánchez, que admitió que «es muy difícil atajar» el problema, aunque desde la Policía Local se están «tomando medidas»

«A veces es muy difícil identificarlos, porque son 'ilegales'», admitió, al tiempo que hizo un llamamiento a la ciudadanía, ya que «si alguien vende, es porque alguien compra». Y lo que hace es «favorecer este tráfico de ilegalidad», manifiesta.

Sánchez apuntó que desde el Consistorio se están tomando medidas para ir luchando contra los manteros, aunque prefiere que la Policía no sea drástica: actuar a saco contra ellos podría implicar una estampida que provocase un problema mayor.

En el caso de San Javier, los vecinos y comerciantes afectados se quejan de que no se aborda el problema por falta de efectivos policiales, apuntan fuentes cercanas.

Los manteros se ponen en el mercado de La Ribera, el mercado de La Manga y playas de La Manga. Desde el Ayuntamiento dicen que «se dan más casos en La Manga que en Santiago de la Ribera».

«La Policía Local actúa principalmente con fines disuasorios mediante presencia y vigilancia. Existe una ordenanza que prohíbe la venta ambulante con sanciones, y en el caso de venta de productos falsificados con consecuencias penales», apuntan.

El 21 de agosto intervinieron la mercancía a un vendedor, en la zona del Estacio, en La Manga. Se le decomisaron varias bolsas con productos presuntamente falsificados: 148 pares de zapatillas, 169 camisetas y 52 pantalones deportivos, 68 polos, 11 gorras y 33 calzoncillos, todo de distintas marcas conocidas falsas. Se le investiga al hombre por un delito contra la propiedad industrial, que ya está en manos de la Guardia Civil.

Desde el PSOE de San Javier señalan que el top manta «perjudica los intereses de los comerciantes, suponiendo una competencia desleal. Corresponde al equipo de Gobierno del PP velar por el control de la práctica correcta y el cumplimiento de las normas».

En cuanto a Águilas, desde el Ayuntamiento destacan que nunca ha tenido especial incidencia el fenómeno de los manteros. No obstante, y según venía señalando en los últimos años la asociación de Comerciantes e Industriales, sí se percibía que en el mercadillo de verano en algunos puestos se ofrecían productos de imitación. Para evitarlo, este año se ha controlado el sistema de concesión de licencias para instalarse en dicho mercado.

La forma de hacerlo ha sido reconvirtiendo el mercadillo estival en un mercado de artesanos a los que, previa autorización para instalarse en el mercado, se les ha solicitado la presentación por escrito de un proyecto especificando, entre otras cosas, los productos que van a tener en venta y exigendo, además, la uniformidad de las casetas para guardar todas la misma estética.

En Mazarrón, la Policía Local va solucionando el problema «poco a poco». Llegó a haber 90 mantas, una detrás de otra. A día de hoy, hay unas 45. En su momento, dos comercios del paseo del Puerto de Mazarrón se vieron obligados a echar la persiana, por la competencia de estos vendedores callejeros sin licencia.

En Mazarrón ha cambiado el color del gobierno municipal: ahora, el PSOE en coalición con los independientes, «comprende que hay un problema», apuntan fuentes policiales.

El truco para ir erradicando el top manta ahí pasa por «cansarlos». Desde las seis de la tarde, que empiezan a extender las mantas, y hasta las dos de la mañana más o menos, la Policía Local va pasando, en turnos, por la zona. Los posibles clientes, al ver a los agentes, prefieren no comprar nada a los manteros, por si acaso se buscan un lío ellos. Con la vigilancia policial tranquila «no causamos un mal mayor, como puede ser una estampida», explican. La idea es «cansarlos» y que sean conscientes de que no harán negocio yendo a Mazarrón.

Preguntado sobre esta problemática, desde el Consistorio mazarronero señalaron que «la Policía Local en colaboración con la Guardia Civil, están actuando en la zona del paseo marítimo con presencia de unidades de Policía y Guardia Civil, de forma preventiva en las horas punta de la tarde y noche, para evitar la presencia del top manta», al tiempo que recordaron que «este es un fenómeno de venta ambulante ilegal y deber ser tratado por todas las administraciones, cuerpos policiales y judiciales». «Durante este verano se han desarrollado varias actuaciones con la incautación de diverso material falsificado», señaló el Ayuntamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook