21 de agosto de 2019
21.08.2019
La Opinión de Murcia
Hacienda

Las cuentas de 2020, a ciegas

Hacienda debe elaborar el primer presupuesto 'tripartito' sin saber con qué ingresos del Estado puede contar

20.08.2019 | 20:32
Un equipo quirúrgico en un quirófano del hospital Reina Sofía de Murcia.

Javier Celdrán tendrá que contentar a los socios de Cs y atender las demandas de Vox.

La Consejería de Presidencia y Hacienda se enfrenta a partir de ahora a uno de los retos más difíciles. Su titular, Javier Celdrán, tendrá que elaborar el primer presupuesto 'tripartito' de la Comunidad, que no solo debe recoger las aspiraciones de Ciudadanos, el socio de gobierno del PP, sino también las exigencias de Vox, cuyo voto es imprescindible para que las cuentas de 2020 sean aprobadas. A las dificultades para consensuar el gasto del próximo año se suman las dificultades que entraña la ausencia del Presupuesto estatal para 2019, dado que el Ejecutivo de Pedro Sánchez está funcionando con las cuentas prorrogadas de 2018.

El Ejecutivo central tampoco ha aprobado el techo de gasto del Estado para 2020, que sirve de referencia a las comunidades autónomas para saber con qué ingresos pueden contar, porque contiene las directrices básicas para que cada una pueda hacer sus propios números y sepa cuánto dinero recibirá de la financiación autonómica. Así, por ejemplo, el Estado es el que decide la subida salarial de los funcionarios, cuya nómina se lleva la cuarta parte del gasto.

Sin estas mínimas referencias resulta muy difícil hacer previsiones de gasto, especialmente en una región que tiene que dedicar más del 80% de sus ingresos a sostener la sanidad, la enseñanza, los servicios sociales y la deuda pública, que ya supera los 9.500 millones y duplica el presupuesto de la Comunidad.

«Debido a la incertidumbre y a la parálisis política en la que estamos inmersos a nivel nacional, este año no conocemos todavía los ingresos del sistema de financiación autonómica, que habitualmente se comunican antes del 31 de julio» de cada año, según indicaba un portavoz de la Consejería de Presidencia y Hacienda.

El departamento de Javier Celdrán añade que «como consecuencia» de las lagunas que crea la ausencia de unas directrices estatales, «ahora mismo no estamos en disposición de elaborar el techo de gasto, paso previo para la elaboración de unos presupuestos que nos permitan prestar unos servicios públicos de calidad».

La Comunidad cuenta en 2019 con un presupuesto de 4.649 millones de euros, del que debía destinar 1.120 millones a la amortización de deuda y 115 al pago de intereses.

En estas circunstancias el margen de maniobra que tiene el responsable de Hacienda a la hora de hacer las cuentas de 2020 es mínimo. Además, las dificultades a las que se enfrenta la Administración regional para controlar el déficit durante la última década no han evitado que el Ejecutivo ponga todo su empeño en rebajas fiscales que recortan aún más sus posibilidades de gasto.

Con estas prioridades, los recursos que quedan para poner en marcha nuevos proyectos de inversión son mínimos.

Tras la práctica eliminación del Impuesto de Sucesiones, que se ha rebajado al 99%, el presidente del Ejecutivo regional, Fernando López Miras, lleva meses repitiendo que quiere quitar también el Impuesto de Patrimonio y rebajar el tramo autonómico del IRPF.

La paradoja es que mientras bajan los ingresos que obtiene la Comunidad por la vía fiscal, el gasto de la Administración sigue creciendo, tal y como apuntaba la patronal Croem en su último Informe de Coyuntura Económica.

«Desde el Gobierno regional vamos a seguir haciendo esfuerzos por continuar la senda del equilibrio presupuestario, tan difícil si la situación de partida es de déficit estructural debido a un injusto sistema de reparto estatal. Lógicamente vamos a seguir haciendo esfuerzos de eficiencia y reducción de gastos, pero en modo alguno vamos a consentir que suponga una merma de la calidad de los servicios públicos que se prestan en la Región», afirmaba Javir Celdrán.

Y si normalmente ya resulta difícil para el titular de Hacienda conciliar las aspiraciones de los consejeros que quieren ver recogidos en los presupuestos sus proyectos emblemáticos, Celdrán se enfrenta ahora al reto de atender las demandas del primer gobierno de coalición. Sobre el responsable de Hacienda recae la responsabilidad de evitar que las expectativas insatisfechas puedan abrir la primeras fisuras con los consejeros de la formación naranja.

Cs no ha dado a conocer todavía las propuestas que tratará de incluir en el presupuestos de 2020. La vicepresidenta del Ejecutivo, Isabel Franco, considera que previamente deberá realizarse una auditoría de las cuentas regionales. Su objetivo es «detectar si existe algún ente público con poca o nula actividad para conseguir un aprovechamiento óptimo de los recursos. Se trata de que cada departamento revise entes, fundaciones, sociedades o consorcios bajo su organigrama para evitar duplicidades».

López Miras también tendrá que atender las demandas de Vox para poder sacar adelante el presupuesto, dado que PP y Cs no llegan a sumar los 23 votos necesarios para la mayoría absoluta en la Asamblea Regional.

El Gobierno debe presentar sus cuentas en el Parlamento autonómico antes del 30 de octubre para su tramitación y en cuestión de semanas debería aprobar su techo de gasto, aunque este año será más difícil cumplir los plazos oficiales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook