11 de agosto de 2019
11.08.2019
Estética

Las murcianas quieren más pecho, ellos un torso definido

La cirugía plástica que más demandan las mujeres de la Región es el aumento mamario, mientras que los hombres se decantan por el contorno corporal

11.08.2019 | 04:00
Las murcianas quieren más pecho, ellos un torso definido

Complejos e inseguridades siguen siendo las razones principales por las que los murcianos se someten a intervenciones estéticas. Pero no es solo cuestión de imagen, la cirugía mejora la percepción que tienen de su cuerpo, les hace sentir mejor y esto acaba repercutiendo en una mejora de la salud mental.

Con más de 398.500 operaciones de cirugía plástica al año, España se sitúa como el duodécimo país del mundo en el que más intervenciones de este tipo se realizan, según datos de 2017-2018 de la Sociedad de Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética y el informe anual de la International Society of Aesthetic Plastic Surgery (ISAPS).

Por sexos, la diferencia es abismal: el 83,4% de las intervenciones se practican a mujeres y el 16,6%, a hombres. En la Región de Murcia, «actualmente se realizan más operaciones estéticas que hace unos años, aunque sigue siendo un mercado inmaduro», informa Eduardo Álvarez, Jefe de Cirugía Plástica del hospital QuirónSalud en Murcia.

En el territorio murciano también existen ciertas diferencias por sexo. Según diversas clínicas murcianas consultadas por esta redacción, en el caso de las mujeres, la cirugía de mama es la más demandada, en forma de aumento de pecho. Le seguirían las cirugías de contorno corporal (liposucción y abdominoplastia) y las cirugías de rejuvenecimiento facial (blefaroplastia y rinoplastia). Por otro lado, las preferidas por los hombres murcianos son las cirugías de contorno corporal, principalmente las referidas al abdomen, bien liposucciones o lipoabdominoplastias, la cirugía de la mama (ginecomastia) y, dentro de las de rejuvenecimiento facial, la blefaroplastia (de párpado) y la rinoplastia (de nariz).

En cuanto a la edad, por lo general se aventuran a entrar en quirófano pacientes jóvenes, pero existe una tendencia en alza de demandantes que oscilan los 40 años o más, así como un incremento de personas que superan los 65 años de edad. Los pacientes suelen enfrentarse a este tipo de operaciones «con respeto más que con miedo», señala Álvarez. «El temor más frecuente, como ante cualquier otra operación, es a la anestesia», indica por su parte Pedro Mateo, director médico del Hospital HLA La Vega.

Conforme se acerca el verano se demandan más estas operaciones. Se produce un repunte de pacientes que se animan a retocar una parte de su cuerpo en la época preestival, aunque realmente los pacientes prefieren llevar a cabo las intervenciones en invierno, «debido a la incomodidad del calor, los vendajes e incluso la necesidad de llevar fajas en algunos casos», explica Mateo.

Los complejos e inseguridades físicas siguen estando detrás de la mayoría de las operaciones, según los cirujanos murcianos. «Muy pocas veces se realizan por salud física», apunta el director médico del Hospital HLA La Vega, quien asegura que «las presiones sociales ante la belleza son un realidad y han aumentado con el paso del tiempo».

Eso sí, aunque a priori no sea la finalidad, los resultados sí que acaban influyendo en la salud. «La cirugía plástica mejorará la percepción de nuestro cuerpo y eso nos hará sentirnos mejor. Esa mejoría emocional, también repercute en nuestra calidad de vida y, por tanto, sobre nuestra salud mental», afirma el doctor Álvarez.

«Internet ha ayudado a generar más inquietud sobre la cirugía plástica, facilita la información y la pone al alcance de cualquiera», resalta el doctor Mateo, aunque cabe destacar que lo que se busca en la Web a veces también genera expectativas irreales en los pacientes. Es tarea de los cirujanos «ordenar y canalizar esa fuente informativa en caso de que no la hayan interpretado bien», añade el Jefe de Cirugía Plástica de QuirónSalud.

En busca de discreción

Las clínicas murcianas también acogen a pacientes de otras provincias y las razones son varias: referencias, prestigio, instalaciones dotadas de última tecnología y discreción. Algunos deciden alejarse de su entorno cuando no quieren dar explicaciones y así mantener cierto anonimato. Aún existen ciertos prejuicios sobre estas intervenciones y las personas que se someten a ellas buscan discreción, aunque Álvarez destaca el progreso en este sentido: «Hace años se tendía a no comentar estas cosas, solo en círculos íntimos, parecía no estar bien visto. En la actualidad, los pacientes se sienten con mayor libertad para hablar de su operación».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook