07 de agosto de 2019
07.08.2019
Economía

Murcia se une a Valencia y Andalucía para exigir la reforma de la financiación

El presidente de la Croem anuncia una cumbre de las patronales, sindicatos y gobiernos en la que también reclamarán el agua y el Eje Mediterráneo

06.08.2019 | 22:24
Un momento de la reunión entre el consejero de Hacienda y el presidente de la CROEM

El consejero de Hacienda recuerda que la Región es una de las regiones que menos dinero reciben

Las patronales, los sindicatos Comisiones Obreras y UGT y los gobiernos autonómicos de Murcia, Comunidad Valenciana y Andalucía celebrarán una cumbre en la primera quincena de octubre para reclamar a Madrid la reforma de la financiación, la defensa del trasvase Tajo-Segura y la ejecución del Corredor Mediterráneo, según anunció este martes el presidente de la Croem, José María Albarracín. Al frente común constituido por estas tres comunidades del Arco Mediterráneo podría sumarse Baleares, según apuntó Albarracín durante el primer encuentro que mantuvo con el consejero de Hacienda y Presidencia, Javier Celdrán.

El responsable de las arcas regionales recordó que la Región recibe 1.200 millones menos que Cantabria, que es la comunidad mejor financiada, y 188 euros por habitante por debajo de la media, lo que convierte la reforma del reparto autonómico en una prioridad. También las comunidades autónomas vecinas y Baleares se ven obligadas a afrontar las consecuencias de la infrafinanciación, aunque Murcia y Valencia ocupan los últimos puestos y sufren las mayores dificultades.

La cumbre anunciada por Albarracín, que dará continuidad al encuentro celebrado en Murcia en octubre de 2018 por los representantes de las patronales y de los sindicatos de Murcia y de la Comunidad Valenciana, podría convocarse en Alicante, tal y como acordaron los participantes en la reunión organizada por la Croem hace diez meses.

La previsión de Albarracín es que «cuatro patronales, con apoyo de los sindicatos CC OO y UGT y con los presidentes autonómicos a la cabeza», hagan ver al Gobierno central que «las reivindicaciones de estas regiones tienen que ser llevadas a la práctica».

El máximo responsable de los empresarios murcianos explicó que, tras la cita de Murcia del pasado mes de octubre, quiso sumarse la patronal de Andalucía, dado que también esta región vecina comparte los problemas generados por el sistema de financiación que castiga a las comunidades mediterráneas y les impide conseguir el dinero necesario para costear los servicios públicos que prestan.

A la reforma del sistema de reparto autonómico aplazada por los gobiernos que se han sucedido durante el último lustro se suman también la defensa del trasvase Tajo-Segura, cuya viabilidad se ve amenazada por las sentencias del Tribunal Supremo que obligan a revisar los caudales ecológicos y que Castilla-La Mancha trata de aprovechar para modificar las actuales reglas de explotación.

La terminación del Corredor Mediterráneo es otra de las reivindicaciones comunes para Murcia, la Comunidad Valenciana y Andalucía. La mayor parte de los tramos de la línea que conectará la Región con Almería están ya adjudicados o en proceso de redacción de proyectos, pero la ejecución del eje ferroviario que debe enlazar Algeciras con la frontera francesa acumula también años de retrasos.

Por su parte, el consejero de Hacienda dio a conocer las prioridades de su Consejería y anunció una Ley de Inversión Empresarial, con la que pretende «avanzar en la simplificación administrativa e incentivar la captación de inversiones».

La Ley contemplará, además, «el desarrollo de una serie de medidas para estimular la puesta en marcha por parte de los ayuntamientos de iniciativas fiscales de apoyo a la inversión en sus municipios». El objetivo es establecer «estímulos fiscales» para atraer iniciativas empresariales «en aquellos sectores estratégicos con mayor proyección y empleos de mayor calidad», con el fin de evitar el despoblamiento de las zonas más deprimidas de la Región.

Durante el encuentro, Albarracín y Conesa abordaron también la creciente amenaza que supone el Brexit para las exportaciones de la Región, dado que Reino Unido es el segundo cliente de los productos murcianos que salen al exterior. El consejero apuntó que, pese a las dificultades, «el empresario murciano está bastante preparado para lo que se avecina» a partir del 1 de noviembre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas