05 de agosto de 2019
05.08.2019
Sucesos

Ahogamientos: Despistes mortales en el agua

Un menor se puede ahogar en cuestión de segundos, en lo que se tarda en mirar el móvil

04.08.2019 | 18:30
Ahogamientos: Despistes mortales en el agua

En piscinas públicas y privadas, en la playa y en pantanos o lagunas. En agua dulce y salada. Pequeños y mayores. Hombres y mujeres. El agua es vida, pero también muerte. Y es que las actividades acuáticas son lo mejor del verano, aunque suponen un riesgo real que cada año, verano tras verano, se contabiliza en números. Uno más. Otro más. No hay tregua.

En la Región son ya once los fallecidos en espacios acuáticos este 2019, la mayoría en los meses estivales. En el mes de julio se han atendido en playas y piscinas de la Región a doce personas, cuatro con resultado mortal. Los efectivos del Plan Copla se han movilizado para atender a diez personas en playas de la Región, todos de más de 70 años, y dos en piscinas, ambos menores.

Los datos del Informe Nacional de Ahogamientos arrojan una cifra de ocho fallecidos por este motivo hasta la primera quincena de julio, cifra a la que ya se han sumado trespersonas más. La última este pasado domingo, un hombre de 70 años en Playa Honda. Una llamada al 112 alertaba de que varios usuarios de la playa estaban viendo flotar boca abajo el cuerpo de un hombre que estaba enganchado a unas redes. Inmediatamente se movilizaron socorristas y Protección Civil, que le rescataron usando una moto de agua. Finalmente no se pudo más que certificar el fallecimiento.

Igualmente, el pasado jueves 25 un hombre moría mientras se bañaba en la playa de La Azohía. El Teléfono de Emergencias recibía el aviso a medio día de que los usuarios de la playa habían rescatado del agua a un hombre de más de 80 años inconsciente. A pesar de los esfuerzos de socorristas y personal sanitario, el hombre falleció.

En la playa de Mar de Cristal, el pasado día 16, los servicios de emergencias recibían pasadas las siete de la tarde el aviso de los socorristas, que rescataban a un hombre inconsciente del agua que se encontraba en parada cardiorrespiratoria. El accidentado falleció pese a las maniobras de reanimación recibidas.

La prevención es la clave para evitar cualquier suceso en el agua. Si hablamos de ahogamietos en espacios acuáticos durante el verano, el imaginario colectivo sitúa como protagonista a un menor de corta edad. El colectivo más vulnerable son los bebés y los niños de hasta 5 años. No saben nadar (en algunos casos tampoco flotar) y eso hace que los adultos deban extremar las precauciones. Nunca perdeles de vista, ese es el principal consejo respecto a los menores. ¿Y los adultos? Los expertos apuntan a algo tan básico como «respetar las normas y no subestimar los riesgos», alertan de que no respetar las indicaciones de los socorristas, bañarse sin vigilancia o un exceso de confianza puede ser determinante con un dramático final.

Y es que según el Informe Nacional de Ahogamientos (INA) que elabora la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo (RFESS) , en 2018 el perfil de la persona muerta por ahogamiento en un espacio acuático español fue «el de un hombre (77%), de nacionalidad española (75%), de más de 45 años (65,9%, aunque el 40,1% es mayor de 65), que muere en una playa (44%), o en cualquier caso en un lugar sin vigilancia (83%), entre las 10 y las 18 horas (60,3%)».


La prevención es la clave

El año pasado, la Región de Murcia registró 12 fallecidos de las 372 muertes por ahogamiento registradas en toda España. El 2018 fue el año con menor número de muertes desde que en 2015 la RFESS comenzara a realizar este informe ante la ausencia de una estadística oficial. Según las cifras, 2017 fue el año con más fallecidos (481), seguido de 2016 con 437 y de 2015 con 415, mientras que el pasado año fue el único que bajó de los cuatrocientos muertos.

A las recomendaciones de la RFESS debemos sumar las del 112 Región de Murcia: seguir las indicaciones de los socorristas, no bañarse con bandera roja, evitar ejercicios físicos bruscos e intensos, bañarse acompañado y cerca de la orilla, entrar en el agua poco a poco, protegerse del sol, acudir a playas con servicio de vigilancia, pedir ayuda si percibimos peligro, conservar la calma y actuar con seguridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook