04 de agosto de 2019
04.08.2019
Perfil

López Miras, un presidente taurino, pero que no puede mirar al ruedo en el momento de la estocada

El líder del Ejecutivo se considera un apasionado de la naturaleza, amante de los animales y del mar de Águilas, que necesita "hacer calle" para tener presente su privilegio

04.08.2019 | 12:29
López Miras, un presidente taurino, pero que no puede mirar al ruedo en el momento de la estocada

Entrar al despacho que ocupa en la primera planta del Palacio de San Esteban de Murcia el presidente Fernando López Miras significa mirar por la rendija de la personalidad del mandatario autonómico más joven de España, un apasionado de la naturaleza, amante de los animales y del mar de Águilas, que necesita "hacer calle" para tener presente su privilegio.

Las impresionantes vigas de madera que grapan el techo de lo que antes fue convento renacentista podrían ser junto a las obligadas banderas y las fotos con el rey y otros mandatarios lo más representativo de la estancia de no ser por matices de los que Fernando López Miras habla largo y contento cuando alguien repara en su presencia.

El despacho privado del presidente de Murcia huele a campo, aunque "ya casi nada" -se excusa-, porque siempre hay alguna planta aromática. Esta vez, cuando posa para EFE tras conceder una entrevista en el arranque de su segundo mandato, el tibio aroma procede de una pequeña maceta de romero que compró en un acto benéfico a una organización de discapacitados que recaudaba fondos.

"Necesito la naturaleza y esto es lo que más cerca me permite estar del monte", explica mientras toca una y otra vez los tallos de la planta de romero el presidente, naturalista, amante los animales y excazador, que dejó de acompañar a su padre cerca de la mayoría de edad en las salidas con la escopeta porque "sufría lo que no está escrito" cuando batía las piezas, siempre de caza menor.

Aunque es taurino y disfruta en la plaza tampoco puede mirar al ruedo en el momento de la estocada, afirma pensativo mientras reflexiona en voz baja sobre el futuro de la tauromaquia.

En el despacho del presidente de Murcia, como en el de otros tantos líderes políticos, hay muchas fotos y en su caso son de su recepción con el rey, en su visita al Vaticano con el papa, de Mariano Rajoy en La Moncloa, Pablo Casado como nuevo líder del PP o junto a la patrulla acrobática Papea del Ejército del Aire, pero a estas "habituales" se suman sendas imágenes de las vírgenes de los Dolores y la Amargura de Lorca para evitar suspicacias entre "azules y blancos" de la Semana Santa de Lorca.

Un político con "sueños desconcertantes para muchos", como ver aprobado el nuevo sistema de financiación autonómica o el pacto nacional del agua, Fernando López Miras es lorquino de corazón, aunque se define como una persona obsesionada con la región de Murcia, tenaz y que "jamás se rinde".

Fernando López Miras, que también es presidente regional del PP y convocará en otoño a la cúpula de su partido para renovar estrategias y, a lo mejor, equipos, dice que no se permite ni un segundo caer en la melancolía de lo que pudo ser otro resultado electoral más holgado para su formación porque el gobierno que preside es el "mejor posible".

A la izquierda de su mesa de despacho un colorista acrílico en rosas, azules y verdes resume con icónicas imágenes monumentales de trazo infantil lo que, para él, es la región de Murcia: huerta, mar, naturaleza e historia.

No lo firma Genovés, Pedro Cano o Muher, algunos de los pintores de esa zona de Presidencia, sino un niño con discapacidad cuya obra llegó a manos del presidente hace un tiempo y que le impresiona desde entonces por su visión de "la mejor tierra del mundo". 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook