04 de agosto de 2019
04.08.2019
Especial
ESIC

Entiende tu futuro

En ESIC Business & Marketing School llevamos más de 50 años haciendo profesionales prósperos y felices, transformando personas

04.08.2019 | 04:00
Entiende tu futuro

El domingo pasado estaba sentado en la playa con mis hijos y mi mujer descansando, contemplando el horizonte y contemplando si meterme en el mar otro rato o no. De repente, mi hijo de 9 años, me pregunta si cuando yo tenía su edad también solía ir con mis padres a la playa, así como lo hacemos nosotros. Es una pregunta como la de cualquier niño de su edad, curioso por saber sobre la infancia de su padre. Después de responderle, en milésimas de segundo mi mente viajó al futuro y vi a lo lejos a mis hijos Pablo y Agustín con sus mujeres y sus hijos, mis nietos, en la playa y me pregunté: ¿les preguntarán mis nietos lo mismo a ellos?

Me hice esa pregunta porque en todas las áreas de la vida se va a producir una gran transformación. Los jóvenes de hoy están viviendo un mundo digital y el 80% del mundo hoy tiene acceso a internet, ya vemos los grandes avances en inteligencia artificial en nuestros bolsillos – tú sabes que le puedes preguntar casi cualquier cosa a tu móvil y te dará una respuesta casi humana, pero inteligente–. Los expertos afirman que la inteligencia artificial está superando las promesas y está mejorando muy rápidamente, aunque la sigamos subestimando, e incluso para muchas personas la inteligencia artificial tiene mala reputación.

Estamos viviendo la cuarta revolución industrial. Una revolución en la cual se desdibujan las fronteras digital, física y biológica. El Foro Económico Mundial de Davos sostiene que esta nueva revolución no solamente afectará a todas las dimensiones de la economía, sino que nos llevará a cuestionar el qué es ser humano y hasta la vida misma. Ya lo decía Yuval Harari en «Sapiens»: en el futuro veremos surgir nuevas formas de vida inorgánica creadas por el hombre.

Estos cambios vertiginosos desafían nuestros esquemas mentales y pueden incluso generar inseguridad frente a nuestra supervivencia tanto a nivel de especie, como a nivel de seres productivos y autosostenibles, e incluso dudar de la hegemonía e incluso la relevancia económica del mundo occidental. Recordemos que Inglaterra fue la primera en dominar la máquina de vapor, y por ende la pionera de la revolución industrial. Ahora, ¿será China quien domine la inteligencia artificial? Entonces cabe preguntarnos si también será China quien ejerza el liderazgo de esta cuarta revolución industrial. Soplan vientos de cambio.

¿Máquinas o personas? Los adultos tendemos a ser adversos al cambio, y por eso tenemos que ampliar nuestras maneras de ver el mundo. Tenemos que esforzarnos en aprender, en entender y dominar las tecnologías que a muchos tal vez nos asustan, porque éstas están cambiando los modelos de negocios y de gestión, por lo cual tendremos que cambiar nuestra forma de ver el mundo y de vernos a nosotros mismos. Si bien es cierto que la inteligencia artificial va a cambiar y modificar todas las industrias y se va a poder utilizar para hacer muchas cosas que aún hoy no imaginamos, los seres humanos somos aún quienes conservamos el monopolio de la improvisación; los robots no tienen esa habilidad, por el momento. Es por esto que debemos exaltar y celebrar nuestra humanidad, siendo cada vez más humanos, más compasivos, más bondadosos y mejores personas.

Debemos formarnos para afrontar esta cuarta revolución industrial. Y un componente esencial de esa formación debe incluir el 'personal branding'. Gary Vaynerchuck, CEO de VaynerMedia, una de las compañías de medios con mayor crecimiento en los Estados Unidos, afirma que la construcción de una marca personal es la acción más importante que puede tener una persona si quiere seguir en «el juego» por mucho tiempo, en una época en que la tecnología está «comoditizándolo» todo. Los avances tecnológicos harán que todo se venda más barato, mejor, más rápido en el futuro, pero es al final tu marca personal la que será relevante.

Una excelente marca personal es el producto de nuestras acciones permanentes enfocadas en la compasión, la bondad, el profesionalismo, la disciplina y el servicio. Además, el éxito de tu marca personal se basa en la construcción y el fortalecimiento de cuatro fuertes pilares: tus valores, el saber-saber, el saber-ser y el saber-hacer. Una forma de incrementar el valor de nuestra marca personal es trabajando felices con la intención de dejar huella y hacer un mundo mejor.

En ESIC Business & Marketing School llevamos más de 50 años fortaleciendo esos cuatro pilares, haciendo profesionales prósperos y felices, transformando personas. Desaparecerán profesiones, por supuesto, pero surgirán otras, y ahí estaremos adelantándonos a los tiempos, como lo hacemos con nuestros programas Global Marketing Management y Digital Business.

Sea quien sea quien domine la inteligencia artificial y la cuarta revolución industrial, las necesitamos para que los 7.500 millones de personas que vivimos en este planeta podamos vivir mejor y crear un camino para la prosperidad, para que más y más personas en el mundo puedan tener días felices de playa como el nuestro. Necesitamos máquinas y personas.

No pude evitar pensar que la pregunta que me hizo mi hijo pudiese ser la última pregunta que un hijo le dirigiera a su padre, y entonces vi a uno de mis nietos preguntarle a su asistente de voz inteligente si los abuelos llevaban a los padres a la playa. Ese pensamiento me exaltó un poco. Pero luego vi a mi nieto abrazar a mi hijo y a mi hijo sonreírle con amor. Inmediatamente mi hijo le pregunta a mi nieto: ¿Qué te ha dicho el asistente de voz? A lo que mi nieto responde: que es muy probable que un día en la playa tú le hubieses preguntado lo mismo a mi abuelo.
En la playa del presente con mi mujer y mis hijos, el domingo pasado, le respondí a mi hijo: por supuesto, mi padre nos llevaba a la playa y lo pasábamos de maravilla. En ese momento mi móvil emitió el sonido del asistente de voz activado, no sé por qué porque no lo tenía activado, creo yo. La privacidad de los datos nos preocupa, pero no podemos temer a la tecnología. No sólo pone el mundo a nuestros pies, sino que nos puede ayudar a dejar una menor huella de carbono en el mundo. Hay un boom en el mundo de los datos, los costes de tratar la información se han reducido mucho y hay una explosión de algoritmos que analizan la información de una forma distinta, dándonos datos valiosos. Debemos educarnos para darle sentido a la cascada de información que recibimos y generamos, y para avanzar hacia el futuro con optimismo, para que cuando llegue ya estemos en él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook