28 de julio de 2019
28.07.2019
Importantes 2019

Laura Gil, una leyenda del baloncesto español

Es la chica de oro del 'basket' nacional, triple campeona de Europa y subcampeona olímpica. Ese es un extracto del brillante palmarés que atesora la murciana, la mejor deportista femenina de la Región

27.07.2019 | 19:03
Laura Gil, una leyenda del baloncesto español

El preolímpico de febrero, el próximo reto

Las jugadoras de la selección española tienen ahora un nuevo reto: clasificarse para los Juegos Olímpicos que se disputarán el próximo año en Tokio. El torneo que otorga los pasaportes para la gran cita de 2020 se disputará en febrero. Pese a ser la actual campeona de Europa y subcampeona olímpica, España tendrá que pasar por ese incómodo campeonato donde el margen de error es mínimo.

Estar de nuevo en unos Juegos es el gran objetivo de Laura Gil para la próxima temporada, donde continuará por cuarto año consecutivo en el Perfumerías Avenida Salamanca, donde se ha quedado este verano después de rechazar algunas ofertas del extranjero. Después de perder ante el UniGirona la final de la pasada Liga, el conjunto salmantino tiene el reto de conquistar el título, además de brillar en la Eurocup, Supercopa y Copa de la Reina. La murciana acumula en estos momentos 233 partidos entre las tres máximas competiciones nacionales pese a que solo tiene 27 años de edad.

La murciana Laura Gil Collado sigue engordando su palmarés. Con solo 27 años de edad ya tiene dieciséis medallas con la selección española, siete con el combinado absoluto, con el que conquistó en Serbia este mismo mes el Eurobasket. Ni Pau Gasol ha sumado tantos éxitos. La pívot no es el prototipo de jugadora con talento natural para jugar al baloncesto. Ella basa en el trabajo y el tesón diario su éxito. Por méritos propios se ha convertido en la mejor deportista en la historia de la Región.

Cuando hace doce años Laura Gil Collado (Murcia, 24 de abril de 1992) hizo las maletas para irse a Barcelona para integrarse en esa concentración de talentos que ha forjado la mejor generación de jugadoras española de la historia, la selección de baloncesto solo había conquistado un Campeonato de Europa y su mejor resultado en un Mundial era un quinto puesto.

Poco más de una década después, suma tres Eurobasket más, dos de ellos de forma consecutiva, una plata en los Juegos Olímpicos y otra en un Mundial, y no se ha bajado del podio en ni una sola de la grandes competiciones que ha disputado desde 2013, cuando una joven pívot de Murcia se estrenó en la absoluta después de acumular un espectacular palmarés en las categorías inferiores, con cuatro títulos y cinco subcampeonatos.

Laura Gil no solo es la jugadora talismán, es mucho más. Se ha convertido en un ejemplo para muchas chicas que quieren ser deportistas profesionales. Desde la humildad y el trabajo ha sumado 114 partidos con la selección absoluta. Salvo en contadas ocasiones, nunca ha sido la máxima anotadora ni la jugadora que acapara titulares o se lleva los mayores elogios de los espectadores.

Pero esa capacidad de sacrificio y tesón que siempre le han acompañado, han provocado que desde que era una niña y llegó al deporte de la canasta por accidente, todos y cada uno de los entrenadores que ha tenido han acabado enamorados deportivamente de ella.

Alejandro Martínez, el hombre que encontró en su manos en el CB Santo Ángel a un diamante en bruto; Eugenio Alcaraz, Alejandro Palazón y Antonio Pérez, quienes la vieron crecer en la selección murciana, a la que defendió incluso después de haberse marchado a Barcelona; Ramón Jordana, el hombre que la reclutó para la concentración de la Federación Española; y Lucas Mondelo, el seleccionador que ha confiado en ella incluso en los peores momentos, son técnicos que han tenido bajo sus órdenes a una chica disciplinada, que dio una lección defensiva en la final del pasado Eurobasket que ganó España a Francia, un partido que vieron por televisión más de dos millones de personas.

Las dieciséis medallas internacionales que lucen en el domicilio de Laura Gil no son fruto del talento, sino de la perseverancia. Desde 2007 sus vacaciones de verano las ha pasado en una cancha de baloncesto. Sin descanso ni siquiera en 2014, cuando tras sufrir una grave lesión, todo apuntaba a que se quedaría en su casa para recuperarse bien. Pero solo quince días después de recibir el alta médica por una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha, recibió una llamada.

«Laura, contamos contigo», le vino a decir el seleccionador, quien en ese momento no le garantizó un puesto en el equipo definitivo por la gran competencia que existía en el puesto y las circunstancias que le habían llevado a perderse la mitad de una temporada en la que militó en el Rivas, uno de tantos clubes de baloncesto femenino español que se 'tragó' la crisis. Pero Laura, en una concentración previa que precisamente se celebró en Murcia, se ganó el puesto para el Mundial de Turquía, donde España acabó en la tercera posición.

«Aunque no somos conscientes de lo que hemos conseguido, somos un equipo de leyenda», decía Laura Gil nada más conquistar el Eurobasket tras una final donde demostró que es imprescindible, el punto de equilibrio necesario para que otras jugadoras como Laia Palau, Marta Xargay o Astou Ndour pueden desarrollar todo su talento y liderazgo.

En ese encuentro por el oro disputado en el Belgrado Arena, Gil estuvo en pista 30 minutos, en los que anotó 9 puntos, capturó 10 rebotes, dio 2 asistencias y robó 5 balones. Su actuación fue determinante para que esta generación dorada que parece no tener fin conquistara otro gran éxito donde se ve reflejado el trabajo callado de cientos de entrenadores repartidos por toda la geografía de nuestro país, la mayoría de ellos amateurs con gran preparación que se dejan la piel en cada entrenamiento, como siempre hace Laura Gil, una murciana de bandera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook