26 de julio de 2019
26.07.2019
Investidura

Tiempo muerto tras el fracaso

La fallida sesión de investidura de Pedro Sánchez deja caras tristes entre los diputados murcianos aunque mantienen la esperanza de desencallar la situación en septiembre

25.07.2019 | 21:27
El socialista Pedro Saura (i.) observa como Gabriel Rufián le da un libro de cuentos a Pablo Iglesias ayer.

Saber las competencias y un presupuesto fijo será esencial para Podemos.

No fue un día agradable para nadie que ocupara la bancada de las fuerzas de izquierda en el Congreso de los Diputados. La lucha por mostrar a la opinión pública quién era la víctima y quién el verdugo de la sesión de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno alcanzaba también a los diputados murcianos del PSOE y Unidas Podemos.

«Más pronto que tarde habrá un presidente del Gobierno socialista y solo me queda lamentar la oportunidad que se ha perdido», explicaba ayer por la tarde el diputado socialista Juan Luis Soto tras la sesión en la Cámara Baja. El murciano mostraba su decepción señalando que «fue un día triste para todo el que se considere progresista» y respecto a Podemos remarcaba que no les había «interesado» las materias que les habían ofrecido dirigir, entre los que se encuentran los ministerios de Vivienda y Economía Social; Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo e Igualdad más la vicepresidencia social para Irene Montero, número dos de Podemos y portavoz del grupo en el Congreso.

El diputado de Unidas Podemos por Murcia, Javier Sánchez Serna, colocaba en el tablero político el pacto que alcanzaron Pedro Sánchez y Albert Rivera en 2016 para intentar formar gobierno. En ese caso Podemos no apoyó el pacto ni tampoco la sesión de investidura de Sánchez, por lo que tumbó el gobierno socialista que finalmente fue para Mariano Rajoy. «En ese momento Sánchez fue capaz de ponerse de acuerdo con Rivera de vicepresidente, pero ahora no es posible con Unidas Podemos, que en teoría comparte más programa político». Serna critica al candidato socialista su inmovilismo estos últimos meses tras las elecciones del 28 de abril para intentar llegar a un acuerdo de gobierno con Unidas Podemos.

En su opinión, no se podían llevar a cabo unas negociaciones a base de «ultimátums y desprecios hacia Unidas Podemos» y lograr una coalición que ha tenido como problemas las competencias y el presupuesto. El diputado murciano señala estas dos cuestiones como el escollo por el que Unidas Podemos no había aceptado la última oferta del PSOE: una vicepresidencia social y tres ministerios.

Advierte por otra parte que hasta septiembre queda tiempo para un acuerdo de coalición y no da margen a unos posibles comicios generales: «Por nuestra parte la mano va a seguir tendida para no ir a las elecciones».

A la pregunta de si aceptarían la oferta del PSOE sabiendo de antemano con qué presupuesto contarían los ministros de Unidas Podemos o las competencias exactas que manejarían, Serna señala que sí apoyarían a Sánchez: «Sí, se podría llegar a un acuerdo con la oferta de hoy. Queremos influir en las políticas públicas, saber los programas, las partidas de presupuestos que podemos ejecutar. No queremos vernos atados de pies y manos». El Ministerio de Trabajo que exigía Podemos quedaría, pues, a un lado, aunque no quedaría claro que ocurriría con las políticas de empleo activo. Coordinar a nivel estatal estas políticas ha sido la última oferta de la formación morada pese a que sus competencias están transferidas a las comunidades autónomas.

«Son una banda»

El diputado de Ciudadanos por la Región, Miguel Garaulet, abrazaba ayer el discurso de su líder Albert Rivera para definir tanto al PSOE como a los partidos que le ofrecían su abstención o apoyo en la investidura si pactaban finalmente con Podemos: «Cuando mi jefe habla de banda es que es una banda, no son de fiar. La sesión de ayer fue una vergüenza, las instituciones hay que respetarlas y no se puede convertir el Congreso de los Diputados en un mercado persa para repartir sillones». Para Garaulet, el «espectáculo» vivido ayer en la Cámara Baja «refuerza» aún más la posición de Ciudadanos del 'no' a Sánchez. «Ellos tienen como objetivo el poder, piensan más en ministerios y nosotros en mejorar la vida de las personas».

El portavoz parlamentario del PP en la Asamblea regional, Joaquín Segado, señalaba por su parte que «Pedro Sánchez ha fracasado y su fracaso lo vamos a pagar todos los españoles y también los murcianos porque nuestro país sigue en una situación de inestabilidad política tres meses después de las elecciones. Sánchez e Iglesias han dado un espectáculo bochornoso en la pelea por los sillones. Sería impresentable que su lucha de egos aboque al país a unas nuevas elecciones».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook