25 de julio de 2019
25.07.2019
La Opinión de Murcia
Política

López Miras abraza el discurso de la ultraderecha para asegurarse su apoyo

El candidato popular protagoniza una intervención cargada de 'guiños' a las propuestas de Vox defendiendo algunos de sus puntos más polémicos, como la implantación de medidas para prevenir la 'violencia intrafamiliar'

25.07.2019 | 04:00
López Miras abraza el discurso de la ultraderecha para asegurarse su apoyo
Discurso de Fernando López Miras ante la Asamblea, dos días antes de la votación de la investidura.

Asegura que la coalición de gobierno con Ciudadanos no tendrá fisuras.

La Región de Murcia virará hacia la derecha el próximo viernes, a pesar de que el Ejecutivo no cambia de color. Pero la influencia de Vox se notará en el Ejecutivo, o al menos así se prevé tras la intervención este miércoles de Fernando López Miras ante la Asamblea para reclamar su confianza de cara a la votación del viernes, la segunda tras el fracaso de la primera sesión de investidura.

En su discurso, el candidato popular puso el acento en Vox y asumió las medidas que han impuesto como condición para apoyarle. Hace unas semanas, Miras calificaba las propuestas de la ultraderecha de «razonables». Ahora las defiende a capa y espada, con lo cual se aventura una legislatura con una notable presencia del partido de Abascal en el Gobierno regional, a pesar de que solo apoyarán a PP y Ciudadanos desde fuera mediante un acuerdo programático que Miras se compromete a ejecutar.

«Vox ha sido objeto de críticas injustas», señalaba el presidente en funciones, momentos antes de defender las medidas más polémicas del documento que Vox envío al PP y a Ciudadanos, quienes aceptaron todas las propuestas después de la renuncia de los ultraderechistas a modificar la ley regional sobre igualdad LGTBI. «No entiendo por qué alguien puede negarse a que los padres sean informados del tipo de educación moral que reciben sus hijos», señalaba respecto a la exigencia del partido ultra de que cualquier charla sobre contenidos éticos o sexuales en los colegios solo se imparta con el consentimiento de los progenitores.

«¿Por qué no van a saber los padres qué charlas reciben sus hijos fuera de la actividad escolar usual y decidir si quieren o no que las reciban? A nadie le escandaliza que den su consentimiento para alguna excursión», argumentó López Miras, que apuntó que en el documento firmado con Vox se hace una referencia explícita a la libertad de cátedra, con la cual quieren destacar el trabajo que hace cada profesor.

Acto seguido, asumió una de las claves más reconocibles del discurso de la ultraderecha, tanto en España como otros países de Europa: el patriotismo y «el orgullo nacional», que a su juicio «no deben ser patrimonio de ningún color político». López Miras defendió que se reconozcan «los valores constitucionales» y los aspectos de la historia que han contribuido a engrandecer España: «Que se conozca mejor nuestra historia, que se conozcan mejor las aportaciones de España a la historia universal y a la civilización, debería ser un objetivo de cualquier gobierno».

También la llamada «violencia intrafamiliar» formó parte de su discurso. Aunque sí mencionó la expresión «violencia de género», en la que asegura que no van a dar «ni un paso atrás», subrayó, en sintonía con la ultraderecha, que también deben «luchar por defender a los niños, los ancianos y las personas más débiles». De este modo, la violencia machista se diluye dentro de las políticas familiares que propone el Gobierno regional. «No hay ninguna incompatibilidad en ello y agradecemos a Vox que haya insistido en la lucha contra otras formas de violencia que son igualmente inadmisibles», manifestó el presidente en funciones.

Mientras tanto, Ciudadanos guarda silencio sobre estas medidas, en teoría alejadas de su ideario político. Con el apoyo de la formación naranja garantizado en ese acuerdo programático de 72 medidas, las escasas referencias de Fernando López Miras a sus socios de gobierno se centraron en garantizar que formarán un Ejecutivo «sin fisuras ni grietas». Ambas formaciones quieren mostrar su unión mediante un Gobierno que tendrá «una voz única» y que será el primero formado por dos partidos distintos en la Región de Murcia.

Miras asume que los tiempos han cambiado, que las mayorías de antaño son irrepetibles con la actual fragmentación del espacio político tanto en España como en la Región de Murcia. Por ello, entiende que «los murcianos en las elecciones del pasado mes de mayo nos pidieron que nos entendiéramos, querían un Gobierno formado por más de un partido y así lo vamos a hacer si esta cámara lo respalda».

Después de abrazar el discurso ultraderechista, López Miras acusó a los partidos de la izquierda (PSOE y Podemos) de apropiarse de ideas como la libertad sexual, el feminismo o el ecologismo. «Algunos de ustedes intentan capitalizar derechos que son de todos como si fueran una concesión que ustedes otorgan magnánimamente», manifestó.

En las antípodas ideológicas

Pero será con la izquierda, si hoy sale adelante la investidura de Pedro Sánchez que discurre paralelamente en Madrid, con quien tendrán que tratar los populares en el Gobierno de España. Aunque ese pacto aún no está cerrado, el discurso de López Miras augura una legislatura de enfrentamiento entre La Moncloa y el Palacio de San Esteban, sobre todo por la entrada de Podemos con carteras ministeriales, como han acordado ambas formaciones por la renuncia de Pablo Iglesias a ocupar cargos en el Ejecutivo.

Miras dijo que si sale adelante la investidura en el Congreso de los Diputados estaremos ante «el primer gobierno de extrema izquierda en la historia de nuestro país». «Sabemos que esas políticas jamás han beneficiado a ninguna nación del mundo. Será un gobierno en las antípodas ideológicas de la mayoría que aquí representamos, y seremos firmes en la defensa de los intereses de los murcianos», apuntó el presidente en funciones, refiriéndose en particular al trasvase Tajo-Segura y a la financiación de la Comunidad Autónoma.

La mención de Pedro Sánchez el lunes de impulsar una nueva ley de Cambio Climático y Transición Ecológica que afectará a las actuales condiciones del trasvase inquieta en el Gobierno en funciones. «Vigilaremos cualquier paso que dé este nuevo Ejecutivo contra el Tajo-Segura», subrayó Miras.

Por lo demás, escasas novedades en cuanto a las ideas programáticas del futuro gobierno. Los populares reiteraron su apuesta por bajar la presión fiscal como «mecanismo de desarrollo económico y creación de riqueza». Ante las apelaciones de la izquierda por los problemas de financiación que ello genera para las arcas públicas, López Miras asegura que la bajada de impuestos no afectará a «mermar la calidad de los servicios públicos». «Destinaremos el gasto público allí donde es más necesario», apuntó.

Se vivía en la Asamblea Regional un ambiente mucho más distendido que el de hace tres semanas, cuando López Miras acudió a la investidura sin tener los apoyos garantizados. Esta vez compareció con la confianza de que el viernes la votación saldrá adelante, una vez que Vox se ha comprometido a apoyarle después de tres reuniones entre los equipos de trabajo de los partidos de la derecha. Las cesiones del PP ante Pascual Salvador y Luis Gestoso se reflejaron en el documento aceptado por los populares, y también por Ciudadanos, pero ahora quedan patentes también en el discurso del presidente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas