18 de julio de 2019
18.07.2019
Política

Vox sacrifica la revisión de la ley LGTBI para sacar adelante la investidura

La formación de ultraderecha ofrece un acuerdo de investidura a PP y Cs con un documento en el que mantiene los programas de prevención contra la 'violencia intrafamiliar', combatir el «adoctrinamiento en las aulas» con inspecciones y cerrar el centro de MENAS de Santa Cruz

18.07.2019 | 19:16
El portavoz de Vox en Murcia, Luis Gestoso, durante de la rueda de prensa de este jueves

El acuerdo no necesita la firma física de Isabel Franco, sino su palabra de que lo cumplirán

Los «escollos» han sido eliminados. La revisión de la ley regional LGTBI de 2016, uno de los principales problemas para llegar a un acuerdo de investidura entre Partido Popular, Ciudadanos y Vox, ha desaparecido de las exigencias de este último partido para apoyar la investidura del candidato Fernando López Miras como presidente de la Comunidad. Ese análisis que pedía la formación de ultraderecha que llevara a cabo los servicios jurídicos de la CARM, ante «una posible vulneración de derechos fundamentales», ya no está en el documento que el portavoz de Vox en la Región de Murcia, Luis Gestoso, presentó ayer en una rueda de prensa acompañado de la plana mayor de la formación en este territorio.

El partido de Santiago Abascal ha hecho llegar a PP y Cs un acuerdo de investidura, que no de gobierno, que de ser aprobado por estas dos formaciones tendrán el apoyo «automático» de los cuatro diputados regionales del partido de ultraderecha.

No cuentan todavía con el 'sí' de Ciudadanos y del PP pero este documento, explica Gestoso, es fruto de la «negociación» de los tres partidos llevada a cabo durante las dos últimas semanas y esperan que no pongan «pegas» sobre él. «Es un documento que hemos elaborado a partir de documentos que habíamos consensuado con los otros dos partidos, con puntos en los que estamos de acuerdo».

No pedirán firma a Ciudadanos sobre este documento, una de las exigencias de Vox que mantuvieron durante las negociaciones con Ciudadanos y el PP. Para Vox le vale con la palabra de Isabel Franco y López Miras de que llevarán a cabo todos los puntos que se reflejan en este documento, un total de 23 cuestiones agrupadas en tres apartados: Libertad; Economía, familias e impuestos e Inmigración. (Aquí puedes leer entero el documento).

En materia de violencia de género, a preguntas de los periodistas sobre si reconocían la violencia machista como tal o la incluían dentro de la violencia intrafamiliar, Gestoso señalaba que todos aquellos artículos que eran problemáticos en las negociaciones los habían incluido «dentro de las políticas familiares». Es por ello que el término 'violencia intrafamiliar' solo aparece cuando la formación se compromete en su documento, con el apoyo de PP y Cs, «a desarrollar programas de prevención de cualquier tipo de violencia intrafamiliar», aunque este punto no lo incluyen dentro de las políticas familiares, sino en las referidas a Libertad.

«Adoctrinamiento en las aulas»

En materia de Educación, Vox garantizará el derecho que «asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación moral y religiosa». En este punto Vox mantiene que PP y Cs deberán reforzar «las labores de la Inspección de la Consejería de Educación de la CARM para evitar el adoctrinamiento político en las aulas».

Vox cede por ello la última palabra a los padres para determinar la educación que desean para sus hijos y en esto incluyen que no debe haber contenidos políticos en los estudios de los menores si los padres no lo desean. «Si se va a dar una ideología en los colegios, sea de derecha o de izquierdas, creemos que los padres deben tener la última palabra y deben aceptar o no si sus hijos deben recibir este tipo de formación si es contraria a sus valores». De esta forma el partido de extrema derecha relega en los padres la decisión de que sus hijos asistan o no «a enseñanzas, charlas, talleres o actividades escolares no regladas relacionadas con contenidos éticos, sociales, cívicos morales, o sexuales».

La palabra «aborto» desaparece.

En materia de políticas familiares Vox mantiene en su documento lo que vino defendiendo en los anteriores que presentó a PP y Cs: Una ley de protección integral de las familias y que se destinen partidas presupuestarias concretas al apoyo a la maternidad, fomentando así la natalidad y un programa de apoyo a mujeres embarazadas y una ley de protección de la mujer embarazada, ofreciendo información y asistencia». En este último punto Vox ha eliminado de su documento, con respecto a la anterior, la referencia al aborto: «...para que ninguna mujer se vea abocada al aborto», concluía la frase.

El centro de MENAS de Santa Cruz

Vox pide revisar «la poli?tica de creacio?n de centros para albergar a inmigrantes menores no acompan?ados (MENAS) bajo las premisas de seguridad para los menores, los trabajadores y los vecinos, así como la eficacia en la inserción cultural y socio laboral», pero no piden su eliminación de manera explícita. Sí señalan en el apartado de 'Inmigración' que piden que se cumpla la Ley de Extranjería para «el control de las fronteras». Respecto al centro de MENAS en la pedanía murciana de Santa Cruz, Vox peleará para la «no implantación» de esas instalaciones «por no ser un lugar adecuado para albergarlo».

Este anuncio llega tras dos semanas de intensas negociaciones entre el Partido Popular, Ciudadanos y Vox tras fracasar la sesión de investidura del pasado 5 de julio con la negativa de la formación de extrema derecha a apoyar al candidato popular Fernando López Miras.

Desde entonces han sido varias las reuniones, tanto en la Asamblea Regional en Cartagena como en hoteles de Murcia, entre las tres formaciones para desbloquear un acuerdo que permita el voto a favor de López Miras. Las últimas negociaciones que mantenían los partidos ya se realizaban por email y por llamadas, es decir, en privado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas