15 de julio de 2019
15.07.2019
La Opinión de Murcia
Legislación

La nueva Ley del Pan tiene miga

La ley que entró en vigor el 1 de julio pretende proteger a los ciudadanos del fraude del etiquetado y defender su derecho de estar informados

14.07.2019 | 19:53
Javier Moreno, presidente del Gremio en la panadería Masa Madre de Murcia.

Amplía y concreta definiciones sobre el pan integral, masa madre o el multicereal, apoyando el factor humano frente al factor mecanizado.

El pan es imprescindible en nuestra nutrición diaria. Aparece en la base de la pirámide de la alimentación saludable, pues tiene una función energética necesaria para nuestros cuerpos. Lo consumimos diariamente en casa pero también es uno de alimentos que más adquirimos fuera de ella, debido a su económico precio y a la facilidad en la que lo encontramos en cualquier establecimiento.

En los últimos años ha cambiado la forma de producción pero también la del consumo de pan. Las distintas variedades y formas en la que se ofrecen desde la industria han aumentado, y por lo tanto, los demandantes necesitan nuevas normas que regulen este mercado que crece cada día y que había quedado desfasado tras treintaycinco años sin actualizarse.

La nueva ley del pan aprobada por el Gobierno entró en vigor el 1 de julio en toda España y pretende garantizar que todos los ciudadanos adquieran productos de calidad perfectamente caracterizados y etiquetados. El objetivo es que todos los consumidores sean plenamente conscientes de lo que se están llevando a la boca.

Asi lo explica Juana Pérez, presidenta de la Federación de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios Thaderconsumo. «La variedad de panes ha aumentado considerablemente y existía un fraude en el etiquetado que lesionaba los intereses económicos y el derecho a una información completa y verídica de los clientes». Desde su posición defiende que se ha hecho un gran avance a favor de los compradores, sobre todo en lo que respecta a la publicidad engañosa. «Ya no se podrá vender pan en el que hayan pasado más de 24 horas de su cocción si no se advierte a los clientes», apunta Pérez.

Raúl Ferre, panadero y propietario de la panadería Masa Madre, en pleno centro de Murcia, comenta que el pan ha sido uno de los productos más maltratados de los últimos años, debido a la sobreproducción de pan congelado y a la nula regulación de los nuevos productos.

«Nosotros ofrecemos entre 18 y 20 tipos de panes diferentes. La gente demanda variedad en este sector, algunos por moda y otros por salud, pero lo importante es que en cualquiera de los casos prime la calidad y eso depende del proceso de elaboración de los panaderos; en nuestro caso es una lenta elaboración y fermentación larga». Por ello, piensa que la nueva normativa va a beneficiar a las panaderías artesanales. «Con el ajuste de los porcentajes, la gente podrá comprobar y ver la diferencia entre el pan congelado y el realizado manualmente y podrá entender la diferencia entre los precios».

Carmen García, que compra el pan todos los días en esta panadería, explica que antes solo se fijaba en que el pan fuera crujiente y barato, pero eso ha cambiado. «Ahora miro siempre la cantidad de azúcar que lleva y tengo comprobado que los que no tienen gluten me sientan mejor. Me da igual tener que pagar más si sé que va a ser más sano y va a llevar exactamente esos ingredientes».

La nueva ley ha realizado una ampliación y clarificación de algunos conceptos como pan común. Antes se le llamaba así, al que estaba elaborado solo con harina de trigo. A partir de ahora se podrán incluir otras harinas que han demostrado ser una buena opción nutricional. Además, restringen la cantidad de sal que se utiliza para su elaboración: 1,31 gramos de sal por cada 100 gramos de pan.

Los panes denominados masa madre no llevarán más de un 0,2 por ciento de levadura industrial con respecto al peso total de la harina utilizada. Javier Moreno, presidente del Gremio de Panaderos de la Región de Murcia, aclara que esta norma es muy importante, ya que «estos tipos de panes no acostumbraban a usar masa madre natural como principal agente de fermentación, ya que contenían aceleradores químicos».

Respecto al pan integral solo se podrá usar este término si se elabora con el grano completo.Lo mismo sucede con los panes multicereales, que tendrán que concretar los porcentajes, pues deben contener al menos un 10 por ciento de cada cereal y la cantidad de harinas de cereales de al menos un 30 por ciento.

Esta normativa ampara el factor humano frente al factor mecanizado y en grandes series. Moreno asegura que la gente se siente más segura cuando el pan es artesano y recomienda «adquirir el pan de la panadería más cercana a tu casa, ya que estará elaborado de la forma y con los ingredientes más naturales posible».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas