14 de julio de 2019
14.07.2019
Vivienda

La presión de Hacienda saca a la luz 15.000 alquileres

En 2017, el número de arrendadores que tributan sus inmuebles alcanzó los 57.160

13.07.2019 | 18:42
La presión de Hacienda saca a la luz 15.000 alquileres

Esta cifra supone para las arcas públicas unos ingresos que superan los 370 millones de euros.

Si en 2012 los murcianos declararon a Hacienda 41.778 alquileres de viviendas, cinco años después, en 2017, el número de inmuebles alcanzó los 57.160. Se trata de un aumento de 15.382 alquileres en solo cinco años.

Para José María Mollinedo, secretario del sindicato de técnicos de Hacienda Gestha, detrás de este incremento hay varios factores, entre los que destaca el control de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT).

La aparición de portales inmobiliarios y de las plataformas dedicadas al alquiler de apartamentos turísticos online llevó a la Agencia Tributaria a desarrollar su propias herramientas informáticas para controlar los arrendamientos no declarados. A los procedimientos manuales utilizados por los inspectores para hacer un seguimiento de las viviendas que los propietarios ofrecían a través de Internet se fueron incorporando aplicaciones que permiten «ordenar y sistematizar la información disponible». Además de comprobar si sus propietarios declaran los ingresos del arrendamiento, verifica si se aplica la deducción por vivienda habitual.

Sin embargo, para Mollinedo, «la cruz de esta realidad es que la tendencia del importe íntegro medio declarado es descendente a pesar de la recuperación económica, que solo parcialmente podría ser explicada porque desde el pinchazo inmobiliario se redujeron los precios del alquiler de viviendas y puede que aún no se hayan recuperado en su totalidad, pero otra parte podría ser explicada por el fraude al no declararse la totalidad de la renta del alquiler».

Es decir, que aunque los precios del alquiler están aumentando considerablemente en los últimos años, el arrendador no está tributando por ese aumento, lo que hace pensar que parte del cobro lo está haciendo de manera sumergida y no se declara al fisco.

Si nos fijamos en la serie histórica, en 2012 cada murciano con vivienda para alquilar tributaba de media 7.471 euros, una cifra que disminuyó durante los tres años siguientes hasta los 6.406 euros en 2015. Desde entonces, el importe íntegro medio declarado ha ascendido hasta los 6.489 euros.

Este incremento es insignificante si lo comparamos con el aumento de los precios de los alquileres durante los últimos ejercicios. Por poner un ejemplo, solo en el segundo trimestre de 2018, los precios se dispararon en la Región con una subida del 8,5%, la más fuerte en todo el país. Fue la capital del Segura la que experimentó la mayor subida de toda la Comunidad, cerrando ese segundo trimestre con un incremento del 7,5% y un coste de casi siete euros por metro cuadrado.

Más de la mitad escapan al fisco

Más de la mitad de las viviendas alquiladas en la Región están sin declarar. La organización de técnicos de Hacienda Gestha calculó en 2018 que casi el 54% de los arrendamientos permanece en la economía sumergida, lo que supone que unos 106 millones de euros cobrados anualmente por sus propietarios escapan totalmente al control de la Administración Tributaria. El secretario general de Gestha precisa que estos datos corresponden a los arrendamientos de casas que están ocupadas como primera residencia, por lo que no incluyen los alquileres turísticos. Según estos datos, los 29.000 alquileres declarados a la Agencia Tributaria apenas representan el 46%.

Mollinedo explicó que la existencia de viviendas ocupadas «deja un rastro que es posible seguir», aunque los ingresos generados no lleguen a ser declarados. El consumo de energía es uno se los signos más evidentes que revelan el uso de la vivienda, dado que los kilovatios consumidos delatan la presencia de sus ocupantes. También el volumen del agua consumida permite detectar la existencia de inquilinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook