14 de julio de 2019
14.07.2019
Región empresaria

Casa Zapata abre sus puertas a la diversidad funcional

Cesce colabora en un piso tutelado en Cartagena para personas con trastornos mentales

13.07.2019 | 18:42
Uno de los usuarios del nuevo piso, revisando las tareas asignadas.

Casa Zapata ya es una realidad y desde el pasado 11 de junio alberga a 8 personas con problemas de salud mental, afectadas por trastornos mentales graves y crónicos. Son los primeros inquilinos de esta vivienda tutelada, situada en Cartagena y que acaba de abrir sus puertas.

La puesta en marcha del piso ha sido posible gracias a la aportación económica de CESCE, en el marco del acuerdo de colaboración que el pasado 2 de julio firmó con la asociación APICES Salud Mental de Cartagena (Asociación para la Integración Comunitaria de Enfermos Psíquicos de Cartagena y Comarca), una entidad dedicada a la atención a personas con enfermedades mentales crónicas.

La Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación ha contribuido con una aportación económica de 12.000 euros, como parte de su política de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y de su Plan Estratégico 2020. La aportación se destinará íntegramente y con carácter exclusivo a los gastos ocasionados por la realización y desarrollo de dicho proyecto social.

El piso está situado en la localidad murciana de Cartagena y acoge a 8 usuarios, hombres y mujeres de entre 35 y 55 años, afectados por diversos problemas de salud mental. Estas personas conviven con un equipo de profesionales integrado por una psicóloga, una coordinadora y trabajadora social y 4 cuidadores que les supervisan las 24 horas del día. Esta iniciativa les permite disfrutar de autonomía e independencia y contribuye a mejorar su calidad de vida y sus posibilidades de integración social.

El proyecto se puso en marcha, finalmente, gracias a una iniciativa particular de una empleada de CESCE. «El pasado 27 de noviembre de 2018, propuse a CESCE colaborar con APICES con la esperanza de que me llamaran un día para decirme que mi propuesta había sido aceptada y así ocurrió; sin este apoyo, nada de esto habría ocurrido, ya que se les estaban cerrando muchas puertas. Tal y como me transmitió la directora del centro, CESCE ha sido su ángel de la guarda. CESCE les ha dado el empujón que les faltaba para que el proyecto se haya hecho realidad», asegura Ana Cremades, vecina de Cartagena e impulsora del proyecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook