29 de junio de 2019
29.06.2019
La Opinión de Murcia
Polémica

Varias familias de la Región, entre las "atrapadas" en Ucrania con sus bebés

Siguen sin poder inscribir a los pequeños porque han nacido por gestación subrogada

29.06.2019 | 10:26
Una mujer embarazada.

Varias familias de la Región, al menos tres, se encuentran entre el centenar de parejas de españoles con bebés nacidos en Ucrania por gestación subrogada que están "atrapadas" en este país del este de Europa por la decisión del Gobierno español de no inscribir a sus hijos en el Registro Civil.

En concreto, hay al menos una familia murciana ya en Ucrania y otras dos van a viajar próximamente a este país para realizar las tramitaciones, aunque el número podría ser más elevado, según han hecho saber a Europa Press los portavoces de dos decenas de familias que se encuentran en esta situación.

Fuentes expertas en gestación subrogada encargadas de asesorar a estas parejas y conocedoras de la situación explican que las familias españolas eligen Ucrania para llevar a cabo sus procesos de gestación subrogada por la legislación del país y por las facilidades que ofrece, en general. De hecho, explica que se trata de un destino "predilecto" para parejas de todo el mundo.

Los españoles afectados denuncian que se encuentran en una situación de "abandono total" por parte del Gobierno de España, y lamentan que es algo que no está ocurriendo "con ningún otro país del mundo".

Aclaran que este proceso de gestación subrogada no está regulado en España y, por tanto, no es delito, aunque la legislación sí establece que no se puede realizar dentro del país. El Gobierno socialista de Pedro Sánchez dictó una resolución a finales de marzo que condiciona la inscripción en el Registro Civil con requisitos "muy difíciles" de cumplir por parte del Gobierno ucraniano.

Las familias critican que esta decisión del Ejecutivo socialista "va en contra de la resolución de la Unión Europea que ampara a las parejas europeas que realizan estación subrogada". Reprochan que el Gobierno español "se ha inventado una pequeña triquiñuela para desentenderse de ese procedimiento".

El Gobierno ucraniano, que hasta ahora reconocía la nacionalidad extranjera a los bebés nacidos por gestación subrogada, "no tenía prevista esta incidencia ni en su legislación ni en su forma de actuar". Por ello, actualmente "se ve obligado a reconocer los bebés como ucranianos para darles posteriormente un pasaporte y que los padres españoles los puedan sacar del país legalmente", añaden.

Una vez que las familias llegan a España, tienen que llevar a cabo un proceso judicial de reconocimiento de la nacionalidad española que se hace de forma "inmediata", con una prueba de ADN. Sin embargo, los portavoces lamentan que este condicionante impuesto por el Gobierno español hace que el proceso se "alargue" y perjudique a las familias "de forma gratuita".

Antes de la llegada del Gobierno de Pedro Sánchez, el Gobierno de España velaba para que las condiciones de la gestación subrogada "fueran las correctas", realizando las pruebas de ADN en un laboratorio español. El consulado verificaba la paternidad de las familias e, inmediatamente, emitía un pasaporte y los bebés eran reconocidos como españoles.

Ahora, al Gobierno de España no le basta con una prueba de ADN, sino que exige una resolución judicial, lo que ha complicado el proceso y puede llegar a alargarlo "alrededor de cuatro meses", con lo que eso conlleva "a nivel de gastos económicos y a nivel laboral", porque "puede suponer un despido".

El Gobierno ucraniano, no obstante, "se está haciendo cargo de la situación y tratando de acortar plazos", según los expertos, que confían en que el proceso se agilice y prevén que las familias pasen "un poco menos de tres meses" en Ucrania.

Y es que los españoles que viajan a Ucrania solo tienen un visado que expira a los 90 días y, transcurrido ese plazo, pasan a ser ilegales. Con ese estatus, las familias podrían llegar a perder, incluso, a los bebés. Por todo ello, el Gobierno ucraniano está intentando expedir los pasaportes en un plazo inferior a los 90 días.

Como consecuencia de esta situación de bloqueo, los expertos lamentan que se está generando un "mercado negro" con abogados radicados en Ucrania que están ofreciendo a las parejas "agilizar los trámites de vuelta" a cambio de dinero. "Lo normal es que sobornen a algún funcionario y consiguen que los plazos se acorten a un mes y medio aproximadamente", subrayan.

Sin embargo, los expertos consultados alertan que recurrir a este procedimiento puede ser "contrario a la buena marcha del proceso" y advierten que todavía no hay parejas que hayan logrado salir en un mes y medio del país.

Los expertos no recomiendan recurrir a los servicios de estos abogados, porque "prostituyen el proceso". Al contrario, aconsejan seguir el proceso conforme a las leyes ucranianas y europeas, tal y como se estaba haciendo hasta ahora.

Las familias consultadas señalan que llevar a cabo el proceso de gestación subrogada en Ucrania supone un coste que ronda los 45.000 euros de media, una cifra más económica con respecto a otros países, aunque las parejas deben ser casadas y heterosexuales.

Ha señalado que hay otros países que admiten la gestación subrogada. Cita, por ejemplo, el Reino Unido, que lo autoriza solo dentro de una misma familia (una mujer que ofrece su vientre a su hija o su hermana, por ejemplo).

En Estados Unidos también es legal, pero la horquilla de precios en este caso oscila entre los 120.000 y los 200.000 dólares, lo que "no está al alcance de cualquiera". La ventaja, en este caso, es que Estados Unidos sí acepta a familias monoparentales u homosexuales, por ejemplo.

Además, Estados Unidos sí proporciona a las familias la sentencia judicial que el Gobierno de España ha implantado como exigencia a partir de marzo, por lo que las familias que recurren al la gestación subrogada en este país pueden volver y regularizar la situación sin ninguna dificultad.

En cambio, el proceso en Ucrania garantiza que vas a tener un bebé o dos por el coste establecido. En Estados Unidos, en cambio, la pareja tiene que pagar por cada proceso y si un embarazo resulta negativo, se ve obligada a volver a empezar y pagar de nuevo.

Georgia, la India o Tailandia también permiten la gestación subrogada, pero Estados Unidos y Ucrania eran los países que ofrecían "más garantías legales". En concreto, Ucrania se puso de moda porque "suponía un coste mucho más asequible".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook