28 de junio de 2019
28.06.2019
La Opinión de Murcia
Entrevista
Matrona murciana nominada al Premio Internacional de Enfermería Princess Sirinagarindhe

Isabel Bano: "Tras dar a luz, en Asia las madres no salen de casa en 30 días"

Desde pequeña quiso ser matrona porque el mundo del embarazo le despertaba "una gran fascinación"

27.06.2019 | 19:46
Isabel Bano: "Tras dar a luz, en Asia las madres no salen de casa en 30 días"

The Best Beginning es el centro de apoyo a la familia y de servicios prenatales y postnatales puesto en marcha en Bangkok por la enfermera murciana Isabel Bano.

La enfermera murciana Isabel Bano ha sido nominada al premio Princess Sirinagarindra Award de Tailandia por su labor en el fomento de la lactancia materna y el cuidado de los recién nacidos, una distinción que se ofrece anualmente a enfermeras internacionales que han colaborado en el desarrollo de la profesión. Esta matrona que actualmente reside en Bangkok es consultora de lactancia y aunque se formó en la Universidad de Murcia y en el Hospital Virgen de la Arrixaca ha pasado su vida profesional con la maleta a cuestas junto a su familia, ya que antes de llegar a Tailandia pasó por Portugal, Bélgica, Londres y Singapur. Bano afirma que sus tres hijas han sido para ella fuente de motivación y desarrollo profesional.


¿Cuándo decidió ser enfermera?

Desde muy pequeña, mi sueño siempre había sido ser matrona. El mundo del embarazo, parto y puerperio me despertaba fascinación y curiosidad. Así es que seguí el camino con mucho esfuerzo hasta conseguir mi objetivo. A día de hoy sigo pensando que luchar por tus sueños, por difícil que sea el camino, siempre merece la pena.

¿Dónde se formó?

Estudié Enfermería en la Universidad de Murcia, luego realicé la especialidad de matrona en Bélgica y posteriormente volví a la Universidad de Murcia para realizar mi máster y mi tesis doctoral. Entre tanto me saqué la certificación de Consultora Internacional de Lactancia Materna (IBCLC) durante mi tiempo en Singapur.

¿Cómo ha sido su trayectoria profesional?

He trabajado en varios países de Europa (España, Portugal, Bélgica e Inglaterra) y luego Asia (Singapur y Tailandia) como matrona y consultora de lactancia. Empecé trabajando en los servicios de paritorio en Europa y poco a poco me fui enamorando de la atención primaria cuando di el salto a Asia. En la actualidad me dedico a la formación, promoción a la salud y consultoría de lactancia.

¿Cuándo surgió la oportunidad de marcharse a Tailandia?

En realidad, no es que surgiera la oportunidad, más bien mi familia y yo decidimos empezar nuevos proyectos allí. Pero al llegar no teníamos nada. Empezamos de cero, como tantas otras veces lo habíamos hecho al mudarnos a un nuevo país. En mi opinión, las oportunidades no surgen, sino que se buscan. Nada surge sin trabajo y esfuerzo.

¿Qué hace allí?

En Bangkok dirijo un centro llamado The Best Beginning, en donde realizamos actividades prenatales y postnatales, en el que damos trabajo a 15 profesionales de distintas áreas para ofrecer un apoyo holístico a futuras y nuevas familias. También hemos lanzado una aplicación móvil para consultores de lactancia llamado TBBApp en el que los profesionales pueden crear su propia base de datos procedente del historial de sus clientes, derivar casos a otros profesionales, generar gráficas de crecimiento e incluso volcar datos para análisis estadístico.

¿Es muy distinta la concepción de la maternidad en nuestro país y en Asia?

En Asia están muy influenciados por la medicina tradicional china. Se piensa que el parto supone un desequilibrio para el cuerpo, la mente, la energía y el corazón. El ser humano se rige por cuatro elementos (agua, tierra, aire y fuego). Tras el parto se produce una descompensación de estos cuatro elementos. Y la única manera de recuperar el equilibrio es a través de la curación espiritual, destinada a mantener el equilibrio entre la mente, el corazón y el cuerpo; el masaje tailandés para el mantenimiento energético; y la dieta rica en proteínas, combinada con hierbas medicinales que se emplean para la terapia corporal. Esta tradición milenaria, se basa en cuidar a la madre y favorecer su recuperación física y espiritual. Por este motivo muchas madres siguen lo que aquí llaman el 'confinement period', que es un periodo después del nacimiento del bebé, que dura generalmente 30 días, en el que las madres y sus bebés no salen de casa o de centros especialmente destinados a esto.

¿Qué ocurre durante ese periodo?

Durante ese tiempo la madre es atendida por familiares o profesionales dedicados a este servicio y recibe tratamientos con hierbas medicinales, masajes, una dieta cuidadosamente elaborada, y se intenta que la madre duerma y descanse el mayor tiempo posible. Durante este tiempo la madre y el bebé solo reciben visitas de familiares muy cercanos.

¿Cómo se ve allí la lactancia materna?

Gracias a la investigación científica y las labores de promoción, prevención y apoyo a la lactancia materna por parte de organizaciones sanitarias, gobiernos y colectivos internacionales la lactancia materna poco a poco va recobrando su sitio y empezamos a ver un aumento en los índices de lactancia materna en muchos países asiáticos. Desafortunadamente también encontramos que las bajas por maternidad son muy cortas aquí y que las familias con nivel socioeconómico bajo no disponen de formación o asesoramiento en lactancia materna y son muy vulnerables a las campañas de las leches artificiales. Por lo que muchas madres deciden usar sacaleches desde el principio y darles biberón o bien de leche materna o bien de leche de fórmula.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook