27 de junio de 2019
27.06.2019
Medio ambiente

Detectan un brote de botulismo en las lagunas de Campotéjar

La bacteria ha acabado con la vida de una docena de aves, algunas en peligro de extinción como la malvasía cabeciblanca

27.06.2019 | 04:00
Una de las lagunas de Campotéjar de Molina de Segura, recientemente incluida en el inventario de humedales de España.

Medio Ambiente subraya que este tipo de toxina "no afecta a los humanos".

La Consejería de Medio Ambiente ha confirmado la presencia de un brote de botulismo en las lagunas de Campotéjar (Molina de Segura) que habría acabado con la vida, paralizado o enfermado, a unas 15 aves silvestres, algunas en peligro de extinción como la malvasía cabeciblanca que anida en la zona.

Ayer se confirmó que se trata de un brote de botulismo «que no afecta a los humanos», según fuentes de Medio Ambiente.

Ecologistas en Acción dio la voz de alarma la semana pasada de la presencia de estas aves muertas y solicitó a la Consejería de Medio Ambiente y al Ayuntamiento de Molina de Segura que investigasen «con celeridad» la causa y que activaran un protocolo de seguimiento, que «aún no han hecho». Y añadieron que «no hay una orden específica de la Consejería de retirada diaria de cadáveres o el aislamiento de los ejemplares con parálisis».

Ecologistas en Acción indicó que ellos tienen constancia de que del total de aves afectadas, cinco son individuos de Malvasía Cabeciblanca (que suponen cerca del 20% de la población censada en la laguna), y el resto de Porrón, Ánade azulón y Focha común. Y no descartan que haya más ejemplares afectados, y otras especies implicadas, «puesto que hay zonas de difícil acceso, y sólo se ha podido contar los ejemplares que se ven».

«La no retirada de ejemplares muertos puede provocar un problema añadido de salubridad en las aguas de las lagunas, por proliferación de bacterias infecciosas, que acaben afectando a otras aves sanas», subrayaron.


Aves que aparecieron muertas en las aguas de la laguna. E. A.

«Algo normal»

Desde la Consejería se explicó que los episodios de botulismo, son «algo normal y recurrente en los hábitats acuáticos pero que adquiere una mayor intensidad en humedales artificiales», y suelen producirse en verano y principios de otoño porque las condiciones climáticas de elevada temperatura favorecen la disminución del caudal de agua. Y añadió que el pasado verano, entre la segunda quincena de julio y septiembre, hubo nueve brotes.

El botulismo aviar es una intoxicación originada por la ingestión de una toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. La toxina que más afecta a las aves es la tipo C y D y las intoxicadas presentan una parálisis flácida que les impide moverse y mantener el cuello erguido por lo que suelen fallecer por ahogamiento.

Ecologistas en Acción recuerda que las lagunas de Campotéjar están protegidas con figuras ZEPA y zona RAMSAR.

Intensifican las inspecciones para cortar el contagio

Agentes ambientales de la Consejería han llevado a cabo, desde el pasado fin de semana, hasta cinco inspecciones en la zona, que han permitido recuperar dos ejemplares fallecidos y doce enfermos, explican fuentes de Medio Ambiente. Los animales enfermos han sido remitidos al Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre «para su estabilización, recuperación y toma de muestras». Posteriormente, y para evitar la reintoxicación, los ejemplares recuperados se han liberado en el Pantano de Santomera, «donde no existe de riesgo de contraer la infección». Además, los agentes «han intensificado las inspecciones y se va a reforzar la vigilancia en la zona» para cortar la cadena de contagio, añaden. Desde la Dirección General de Medio Natural y el Ayuntamiento de Molina de Segura «se trabaja para diseñar mejoras en la circulación de agua de las lagunas y la oxigenación de las mismas». La Consejería recuerda que ante la aparición de ejemplares enfermos o cadáveres en los humedales se avise a emergencias 112 o al Centro Forestal (Cecofor): 968 17 75 00.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook