26 de junio de 2019
26.06.2019
La Opinión de Murcia
Judicial

Intenta asfixiar a su esposa porque no quiso hacerle la comida

La Audiencia Provincial de Murcia confirma la condena de nueve meses y diez días de cárcel para el sujeto

26.06.2019 | 13:38
Fachada de la Audiencia Provincial de Murcia.

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia del Juzgado de Lo Penal nº 2 de esta ciudad que condenaba a un hombre que intentó asfixiar a su esposa después de que ella se negase a hacerle la comida.

Los hechos que se consideran probados tuvieron lugar en el domicilio de la pareja y en presencia del hijo de ambos, un niño de solo 2 años de edad.

La mujer explicó que se encontraba muy cansada, porque justo ese día había tenido que ir a la vecina Comunidad Valenciana, a recoger un pasaporte. Pero el hombre insistía en que ella tenía que prepararle la comida a él. Según se lee en el relato de hechos probados, la mujer se sentó en el sofá y fue cuando el sujeto «con la intención de menoscabar su integridad corporal y de someterla a sus exigencias, la cogió fuertemente por un colgante que llevaba al cuello, mostrando intención de asfixiarla, al tiempo que le decía: '¡ahora sí vas a hacer la comida!', pidiéndole ella que la soltara e intentando conseguirlo».

«Una vez que logró la denunciante soltarse, salió hasta el balcón de la vivienda a pedir ayuda, cogiéndola el hombre por el pelo y tirando de ella hacia adentro, la lanzó sobre el sofá, golpeándola seguidamente en el muslo izquierdo con la pata de una mesa, que previamente había roto el acusado en el curso del altercado», continúa la resolución.

«Seguidamente, se dirigió de nuevo ella a la habitación-dormitorio y cogió su teléfono móvil para pedir ayuda, arrebatándoselo el acusado, y tratando de recuperarlo la perjudicada, que en ese intento rompió la camiseta que el acusado llevaba puesta; y como quiera que no conseguía ella hacerse con el teléfono, salió de nuevo al balcón de la vivienda para pedir ayuda», prosigue.

Entonces el sujeto «arrojó el teléfono móvil de la denunciante sobre el sofá, cogió su cartera y su propio teléfono y se marchó de la vivienda». Fue entonces cuando ella pudo recibir ayuda. Los agentes de la Benemérita que llegaron a la casa encontraron a la víctima llorando, muy nerviosa. La mujer fue atendida en el servicio de Urgencias de sus heridas. Y, parte médico en mano, denunció.

El uzgado de Lo Penal nº 2 condenó a este individuo a nueve meses y diez días de prisión por un delito de violencia de género. No podrá acercarse a menos de 200 metros de su víctima ni comunicarse con ella por medio alguno, así durante tres años. El hombre, que no tiene antecedentes penales, recurrió la sentencia. La Audiencia Provincial no le da la razón. Ve pruebas suficientes de que aquella agresión ocurrió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook