21 de junio de 2019
21.06.2019
Especial
Murcia CityHub
Movilidad

Cristina López García de Leániz: "El estrés es un mal endémico, hay que tener un poco más de salud mental"

La experta asegura que es necesario cambiar el modelo actual de ciudad para depender menos del coche

20.06.2019 | 23:07
Cristina López García de Leániz: "El estrés es un mal endémico, hay que tener un poco más de salud mental"

Lo que conocemos como ciudad en el siglo XXI no tiene nada que ver con lo que era una ciudad apenas hace 150 años. Y han cambiado claramente para mejor. Así lo ve la directora del Observatorio de la Movilidad Metropolitana en la UPM, la experta Cristina López García, quien asegura que «las fórmulas que se han utilizado para la movilidad ya no sirven» y que tenemos que cambiar las formas tradicionales para reducir el estrés y fomentar el desarrollo sostenible. Plantea la movilidad «como un derecho que tiene que estar garantizado» independientemente de las condiciones que cada individuo, en el que además, la parte cultural es fundamental.

Echando la vista atrás, el modelo de ciudad ha cambiado a medida que han aparecido nuevos medios de transporte, como el tranvía, el metro, y sobre todo el automóvil. «El coche irrumpe en las ciudades de forma notoria, pero con el paso de los tiempos, lo que era una oportunidad se convierte en una amenaza. Le hemos dado una libertad total de espacio al coche y nos hemos dado cuenta de que esa libertad tiene que ser más restringida», explicó. Así pues, cree que hay que plantear un nuevo modelo menos dependiente del automóvil.

En cualquier caso, la directora del Observatorio de la Movilidad Metropolitana no plantea un futuro catastrófico. De hecho, asegura que las condiciones de vida en las ciudades han mejorado notablemente en apenas un siglo, «aunque no todas las ciudades están en la misma situación», porque el factor cultural afecta muchísimo. Desde su cargo, ha conocido casos como el de Arabia Saudí, donde la prohibición de las mujeres de viajar junto a los hombres para ir a la universidad genera muchos problemas. En Venezuela, el principal condicionante es la inseguridad, que obliga a algunas personas a no querer ir andando a los sitios aunque estén cerca por miedo.

El principal problema de las ciudades actuales, tal y como están concebidas, es el estrés. Para Cristina López «es uno de los males endémicos», y es necesario «tener un poco más de salud física y mental». Por tanto, el modelo actual necesita un cambio, aunque a veces las medidas implantadas generan rechazo por los ciudadanos. «A nadie nos gusta una peatonalización si antes podías ir de puerta a puerta con tu coche y de la noche a la mañana nos lo quitan. Pero las cosas no son tan simples y con el tiempo se ven los beneficios», dijo.

A juicio de la ponente, los efectos positivos se notan a nivel emocional, porque «la percepción cambia cuando uno se mueve a 50 km/h y cuando se mueve a 5 km/h». Así pues, entiende que modificar un hábito es costoso, y que para ello se necesitan «políticas de motivación, no de prohibición», porque claramente funcionan peor en nuestra sociedad. En cualquier caso, hay diferencias notables entre cada individuo, y, sobre todo, cuando se trata de una movilidad obligada (ir al trabajo o a la universidad), y cuando se trata de una movilidad no obligada (para actividades de ocio).

En la actualidad, los expertos diferencian dos modelos de ciudades muy distintos: hay urbes confeccionadas de forma más humana, donde la cercanía promueve las relaciones sociales; y otras están organizadas de un modo más global, de tal forma que «la lejanía lleva a la gente al anonimato». En la evolución hacia una movilidad sostenible, asegura que en las ciudades medianas es donde más se puede avanzar. Los datos muestran que se ha avanzado en la utilización del transporte público desde 2008, aunque lentamente, y que se utiliza más en las grandes urbes.

Para finalizar, explicó que las claves de la movilidad del siglo XXI estarán enfocadas hacia la movilidad compartida, la movilidad eléctrica y la movilidad autónoma. «La meta es llegar a la autonomía plena para sustituir el conductor por la máquina», dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook