18 de junio de 2019
18.06.2019
La Opinión de Murcia
Movilidad reducida

"Seis escalones me separan de ser una persona autónoma"

Mariano Manzanares lleva más de un año reclamando a sus vecinos un elevador para su silla de ruedas

17.06.2019 | 20:55
"Seis escalones me separan de ser una persona autónoma"

Mariano Manzanares sufrió a los tres años polio y desde entonces hasta ahora, con 63 años, ha podido manejarse con muletas. «Ha sido complicado, pero lo he podido sobrellevar», explica.

Sin embargo, sus fuerzas están mermando y necesita como agua de mayo la silla de ruedas que tiene 'aparcada' en una casa de campo porque no puede acceder con ella al entresuelo en el que habita en un edificio de Alcantarilla, donde vive desde hace 17 años.

«Seis escalones me separan de ser una persona prácticamente autónoma en mi movilidad a alguien dependiente de la ayuda de amigos y familiares hasta para bajar la basura», lamenta Mariano, que lleva más de un año intentando que sus once vecinos den el visto bueno a la instalación de un elevador de silla de ruedas.

Es consciente de que es un gasto adicional (calcula que entre 6.000 y 7.000 euros) pero también subraya que ha conseguido que la empresa que lo instalaría lo financie en muy buenas condiciones: máximo de 180 euros al mes entre 11 vecinos durante 8 años y sin intereses.

«No están por la labor... Pero si hasta tuve que pagar yo hace años la barandilla para poder subir con mis muletas esos seis escalones; pero era más joven, ahora no puedo», recuerda.

La Ley le ampara pero no le gustaría tener que tomar una decisión «más drástica y denunciar el caso, pero el tiempo pasa y si llega el invierno, con las lluvias, no voy a poder salir de casa; el pavimento y las aceras se convierten en una pista de patinaje con las muletas», advierte.

Mariano piensa en lo autónomo que se siente cuando puede utilizar su silla de ruedas en el campo o en la ciudad cuando la carga en su coche y se desplaza. Pero luego, llega a su hogar y «me siento atrapado».

Otra solución sería tener un ascensor, pero en su edificio no es posible instalarlo.

«Pero esto no pasa solo en mi comunidad de vecinos, hay muchas más, y también en locales comerciales; se pasan la ley por el forro», concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook