12 de junio de 2019
12.06.2019
Política

La Asamblea escenifica el próximo pacto de gobierno

PP, Ciudadanos y la abstención de Vox anticipan un posible acuerdo de gobernabilidad tras el nombramiento de Castillo como presidente de la Cámara

11.06.2019 | 22:57
La Asamblea escenifica el próximo pacto de gobierno

El PSOE se queda solo y pierde las cuatro votaciones para el órgano que dirige el Hemiciclo y los populares ceden un asiento a Vox

Después de una semana intensa de reuniones y llamadas, de ofertas y propuestas sobre programas, las cartas de los partidos políticos ya están públicamente sobre la mesa. La X legislatura comenzó ayer con un anticipo del escenario que puede mostrar la investidura del jefe del Gobierno de la Región de Murcia. Los votos del PP y Ciudadanos, sumados a la abstención de Vox, convirtieron ayer al diputado naranja Alberto Castillo en el nuevo presidente del Parlamento regional.

Todo le salió bien al PP, cuyos planes previstos para la configuración de la Mesa prosperaron, en detrimento del PSOE, que tuvo que conformarse con los peores platos del órgano que dirige el Hemiciclo. Los populares apoyaron a Castillo como presidente de la Asamblea, consiguieron que el diputado del PP Miguel Ángel Miralles se hiciera con la Vicepresidencia Primera y cedieron un asiento en la Secretaría Primera a Vox. Este último movimiento fue una jugada clave para lograr que Vox no rechace sus planes y allana el camino para un futuro gobierno entre PP, Cs y Vox.

En cambio, el PSOE, el partido ganador de las elecciones, perdió las cuatro votaciones a las que se sometió: la Presidencia (que necesitó dos votaciones), la Vicepresidencia y la Secretaría de la Mesa. Los socialistas tuvieron que amoldarse con Gloria Alarcón como vicepresidenta segunda y Emilio Ivars como secretario segundo.

Castillo fue elegido en la segunda intentona, ya que en la primera no alcanzó la mayoría absoluta. Vox votó en blanco en las dos votaciones. El PSOE tuvo que recurrir a presentar a otro candidato para la Presidencia de la Asamblea, Alfonso Martínez Baños. Podemos, que en el primer turno se votó a sí mismo, apoyó en la segunda votación a Martínez Baños, pero fue insuficiente. La suma de populares y naranjas (22 diputados) se impuso a la de socialistas y morados (19) y Castillo fue proclamado máxima autoridad del poder legislativo de la Región de Murcia.

La elección de la Vicepresidencia fue un rodillo del centro derecha: PP, Cs y Vox respaldaron con 26 votos el nombramiento de Miralles, mientras que el PSOE (17) votó en solitario a Gloria Alarcón y Podemos (2) a María Giménez.

Una secuencia parecida a la Presidencia se produjo en la elección de la Secretaría de la Mesa: PP y Vox se unieron para respaldar al diputado de Vox Francisco José Carrera de la Fuente mientras que Ciudadanos se abstuvo. El PSOE se quedó otra vez solo y Podemos volvió a votarse a sí mismo.

La sesión constitutiva fue pilotada por la Mesa de Edad, presidida por el popular Antonio Calderón e integrada por los socialistas Francisco Lucas y Toñi Abenza.

Una vez terminada la sesión y tras las valoraciones ante la prensa, Conesa y el secretario de Organización de Cs, Fran Hervías, vivían un momento tenso en la cafetería. Hervías señaló que el PSOE no le había presentado «un programa serio para llegar a un acuerdo de gobernabilidad» y sostenía que no existía una oferta del PSOE para la Alcaldía de Murcia. Estas palabras no gustaron nada a Conesa, que así se lo reprochó al dirigente, en presencia de la secretaria regional de Cs, Valle Miguélez. «No se puede engañar a la ciudadanía», le recriminó, al tiempo que le pedía «un interlocutor válido».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook