09 de junio de 2019
09.06.2019
La Opinión de Murcia
Pactos

La última bala del PSOE a Ciudadanos apunta a Ballesta

Una reunión "informal" entre los socialistas y la formación naranja termina con la propuesta de que Gómez sea alcalde de Murcia y Conesa, presidente

09.06.2019 | 04:00
La última bala del PSOE a Ciudadanos apunta a Ballesta

l Partido Socialista realizó ayer un nuevo movimiento para desbancar al Partido Popular de las instituciones: en un encuentro informal celebrado entre la delegación negociadora del PSOE y Ciudadanos, los socialistas ofrecieron a la formación naranja la alcaldía de Murcia para que Diego Conesa pueda recibir el apoyo necesario para convertirse en el próximo presidente regional . De consumarse el acuerdo, Mario Gómez, quien estaba presente en la reunión, podría convertirse en alcalde de la capital regional el próximo fin de semana.

Así lo confirmaban a esta redacción fuentes socialistas, que explicaban que «no se trata de un intercambio de cromos», sino que se plantea, con este órdago que lanza el PSOE a Ciudadanos, «una regeneración total y absoluta en la Región de Murcia». En otras palabras, «el objetivo es sacar al PP de todas las instituciones». La propuesta llegaba pocas horas después de una reunión que habían mantenido ambas formaciones el viernes por la tarde y «cambiaba completamente las cosas», tal y como dijeron desde el Partido Socialista, por lo que Ciudadanos tiene ahora la pelota en su campo y debe analizar qué propuesta le parece mejor para el futuro de la Región. «Ahora ellos tienen que estudiarlo y nosotros estamos a la espera», aseguraron a LA OPINIÓN los socialistas, que apuntan que quieren «un pacto global» que incluya municipios y Comunidad Autónoma.

En la reunión estaba presente también el candidato socialista a la alcaldía de Murcia, José Antonio Serrano, quien, «a pesar de que le hace ilusión ser alcalde, le hace más ilusión que se regenere el municipio de Murcia y la Región, por lo que estaría dispuesto a apoyar a Mario Gómez, como demostración de la confianza que debemos tener los dos partidos». Gómez también necesitaría los dos votos de Podemos. Aunque ayer se habló específicamente del municipio de Murcia, «tenemos que hablar de todos los municipios y de la Comunidad», por lo que el posible pacto entre PSOE y Ciudadanos permitiría a Diego Conesa ser presidente de la Región y a su formación gobernar en varios municipios en los que los socialistas no han alcanzado la mayoría absoluta. Murcia, por el contrario, sería para C's.

De momento hay fijada una nueva reunión el próximo jueves 13 en la que se analizará el documento programático que se trató en el encuentro mantenido el viernes y «en el que estuvimos de acuerdo en todos los puntos que pusimos sobre la mesa». En este encuentro «deberemos llevar un documento común de las posiciones que acercamos el viernes por la tarde».

Pero también parecía haber buen entendimiento durante la mañana de ayer entre Ciudadanos y el Partido Popular. Poco antes del encuentro de la formación naranja con los socialistas, la delegación compuesta por Miguel Garaulet, Valle Miguélez y Ana Martínez Vídal se había reunido con los populares, encabezados por el alcalde electo de San Javier, José Miguel Luengo, y entre los que se encontraba también la portavoz municipal Rebeca Pérez.

Las caras de satisfacción de los populares tras el encuentro hacían entrever que el acuerdo estaba próximo. Luengo apuntaba que se habían tratado los puntos «capitales para la ciudad» de Murcia y generar «confianza y certidumbre a los ciudadanos para los próximos años» y se mostraba confiazo en que «podemos llegar a un acuerdo de gobernabilidad en el Ayuntamiento». Garaulet matizaba que el documento trabajado durante la sesión de ayer con los populares pretendía «englobar todas las iniciativas, tanto las suyas como las nuestras», en caso de que se llegara a un acuerdo de gobernabilidad.

«Juguetean con el Ayuntamiento»

La oferta del PSOE a Ciudadanos a última hora de la sesión de reuniones entre partidos de ayer es un «jugueteo con el Ayuntamiento de Murcia» por parte de los socialistas, según apuntó a este redacción el popular José Miguel Luengo. «Es la desesperación de un partido que está dispuesto a vender todo su argumentario e ideario político», señalaba como respuesta al movimiento del PSOE. Luengo añadía además que esta oferta «denota nerviosismo e incapacidad en llegar a acuerdos para la Región de Murcia. Están hablando de un sillón cuando nosotros estamos hablando de ideas y lograr un pacto por la gobernabilidad».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook