07 de junio de 2019
07.06.2019
La Opinión de Murcia
Pactos

"Muchísimos puntos de acuerdo" entre PP y Cs

Las delegaciones de ambos partidos destacan su sintonía en la primera reunión oficial

06.06.2019 | 22:53
Cumbre en el hotel Agalia en Murcia. A la i., Ana M. Vidal, Miguel Garaulet y Valle Miguélez; a la d., Enrique Ujaldón, Visitación Martínez, José M. Luengo y Javier Celdrán.

Abordan coincidencias en los programas, «sin hablar» de sillones y sin aclarar cómo lograrían el apoyo de Vox.

El Partido Popular y Ciudadanos ya han puesto sobre la mesa sus primeras cartas para alcanzar un acuerdo de gobernabilidad en la Comunidad. En una reunión celebrada en el hotel Agalia, las delegaciones de ambos partidos para los pactos han abordado aspectos de los programas electorales, pero no han tratado sobre sillones ni cargos de gobierno, según sostienen sus portavoces.

Por parte de los populares acudieron cuatro de sus seis miembros del comité que eligió López Miras para las negociaciones: el alcalde electo de San Javier, José Miguel Luengo; Visitación Martínez; el consejero Javier Celdrán y el responsable de Transparencia del Gobierno, Enrique Ujaldón. No asistieron Rebeca Pérez ni Violante Tomás. Por Cs asistieron todo el equipo de negociadores menos Isabel Franco. Según indicaron fuentes del partido, «previamente pactaron que no asistieran los cabezas de lista», aunque la presencia de Franco estaba anunciada un día antes. La delegación de Cs, formada por tres integrantes, estuvo comandada por el diputado nacional Miguel Garaulet, la secretaria de Organización, Valle Miguélez, y la parlamentaria electa (y exconcejala del PP) Ana Martínez Vidal.

Sobre el papel está en juego la gobernabilidad de la Comunidad, que los populares han fiado a un gobierno de coalición «liberal y reformista» sin Vox, formado por 22 diputados (el PP suma 16 y Cs, 6). Sin mayoría absoluta, esta fórmula requiere del plácet de Vox: su apoyo o su abstención. En Ciudadanos , su dirección nacional acordó fijar al PP como su socio preferente y al PSOE como «excepción», aunque ayer sus dirigentes regionales remarcaron que escucharán por igual a los socialistas.

«Estamos de acuerdo en muchísimos puntos», admitía Miguel Garaulet al término de la reunión, como las bajadas de impuestos y los autónomos. «En otros temas no lo estamos. Sin embargo, negociar es saber ceder», expresó el dirigente, que agregó que la primera reunión no es decisiva. Pero sí dejó claro que Cs va a estar en el gobierno. «Eso es seguro. Cs va a gobernar con el PP o con el PSOE», dijo.

José Miguel Luengo, del PP, calificó el encuentro como muy provechoso. «Hemos trabajado en cada uno de los puntos que pueden ser comunes y de máximo interés para los ciudadanos por si somos capaces de llegar a un acuerdo programático». Según mantiene Luengo, «en ningún momento se ha hablado de sillas ni de gobiernos; esto no es un intercambio de cromos».

Ninguno de los dos portavoces aclaró cómo superarán el escollo de Vox, que mantiene que no facilitará ningún gobierno con partidos que no hayan hablado con ellos. Su posición es clave para desbloquear la investidura, algo que no propiciarán si «los ignoran». Cs ha optado por excluir a Vox, fiándolo a que sea una labor que efectúe el PP. Luengo señaló que se tomaría un «café o un agua con gas» con Vox, pero el encuentro no se produjo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas