06 de junio de 2019
06.06.2019
La Opinión de Murcia
Pactos electorales

Calma en Princesa

Los dirigentes socialistas se muestran tranquilos y confían en que Ciudadanos acabe apoyándoles

05.06.2019 | 21:02
Calma en Princesa

Mientras gran parte de la ciudadanía se muerde las uñas, inquieta ante el devenir del nuevo gobierno, con rostros conocidos de la sociedad murciana creando plataformas en favor de la regeneración y con políticos de distinto cuño replicando en las redes sociales, en la calle Princesa no se siente el nerviosismo. Reina la calma en la sede de los socialistas murcianos o, al menos, así se esfuerzan en transmitir sus dirigentes. Se muestran tranquilos y confiados, seguros de sus bazas.

El PSOE podría estar tirándose de los pelos a luz de los últimos movimientos de PP y Cs. La posibilidad de que el triunfo cosechado en las urnas acabe colocándoles de nuevo en la oposición por los pactos postelectorales no genera preocupación entre los dirigentes socialistas: no terminan de creerse que Ciudadanos le dé su apoyo al PP y consideran que una alianza PP, Cs y Vox sería una bomba de relojería que complicaría la estabilidad de la Región de Murcia.

Ni siquiera hay desasosiego ante el hecho de que los populares tomen la iniciativa. Por eso ayer Diego Conesa admitía con tranquilidad que no se encontraba preocupado por que Ciudadanos haya elegido al PP como socio preferente. Queda todo un partido por delante: la derecha juega la primera mitad. «Y yo no tengo problema en jugar la segunda parte», comentaba Conesa. Tampoco les inquieta que Albert Rivera insinúe un gobierno de coalición en la Región formado por el PP y Cs. En el PSOE esperan su turno con paciencia para hablar con los representantes murcianos de la formación naranja.

La hoja de ruta en el PSOE está clara. Los socialistas manejan varios argumentos a la hora de negociar con Ciudadanos: regeneración, estabilidad y el freno a Vox. Así lo explica un dirigente socialista: si Ciudadanos quiere ser coherente con su discurso, la regeneración de la Región no puede pasar por mantener al PP en el poder. Ciudadanos tampoco puede entregar las políticas sociales y las políticas de la igualdad «a la extrema derecha». Y siempre es más fácil garantizar la estabilidad entre dos partidos que entre tres fuerzas políticas. Ahí figura el ejemplo de Andalucía: Vox ha amenazado a PP y Cs con tumbar los Presupuestos.

Otro factor que desde el PSOE quieren colocar encima de la mesa es la ventaja de contar con hilo directo con Moncloa, siempre más factible que mire a la Región con los socialistas que con otro partido en el Gobierno.

«Confiamos en la responsabilidad de Ciudadanos», apuntan. El resultado de las elecciones, sostienen, ha sido nítido: los murcianos piden cambio. «¿Cómo va a regenerar las instituciones el partido que lleva 24 años gobernando?», añaden. Y si Ciudadanos se decanta finalmente por el PP y por Vox, «son ellos los que tendrán que salir a responder ante la ciudadanía y explicar por qué mantienen a un gobierno 28 años».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas