05 de junio de 2019
05.06.2019
La Opinión de Murcia
Cáncer infantil

"Mi familia entraba a la habitación llorando y yo no entendía por qué"

Jesús Hernández, un joven murciano de 19 años, es la última incorporación al grupo ' Guerreros' de la Asociación de Familiares de Niños con Cáncer de la Región

04.06.2019 | 21:34
Jesús Hernández, miembro del grupo 'Guerreros' de Afacmur.

Jesús Hernández, un joven murciano de 19 años, es la última incorporación al grupo ' Guerreros' de la Asociación de Familiares de Niños con Cáncer de la Región de Murcia (Afacmur). A Jesús, que desprende una energía arrolladora, le diagnosticaron un tumor en la parótida cuando tenía 12 años y recuerda que en aquel momento los sanitarios tuvieron el dilema de si hospitalizarlo en la zona infantil del Hospital Virgen de la Arrixaca o en el pabellón General, con los adultos, ya que «en aquellos momentos no existía la clasificación de los menores que hay en la actualidad».

Este joven 'guerrero' asegura que aquellos momentos fueron «complicados», pero da las gracias a Chitina (Concepción Martínez, subdirectora del Hospital Materno-Infantil), «que hizo lo posible por buscarme, al menos, un compañero joven de habitación para que estuviera lo mejor posible durante mi ingreso».

Todo comenzó cuando se notó un bulto en el cuello. Los médicos le dijeron a sus padres que era un ganglio, algo normal en el crecimiento. Pero éstos no se quedaron conformes y buscaron una segunda opinión. Llevaron a Jesús a un maxilofacial que, tras una biopsia, les dijo «que era un bulto cancerígeno en la parótida», explica. Este joven superviviente dice que no le tuvieron que dar quimio, pero recuerda de aquellos días «cuando mi familia entraba a la habitación llorando, se les escapaban las lágrimas, no lo podían evitar, y yo no entendía por qué, no me encontraba mal».

Jesús pasó algo más de dos meses en el hospital, le tuvieron que quitar la glándula salivar del lado derecho de la cara y como consecuencia afirma que cuando come tiene algunas molestias y le suda la cicatriz, ya que «intenta producir saliva y no puede». Pasó dos meses en el hospital, más otros tantos en casa con la recuperación, lo que le hizo perder casi dos trimestres del colegio, aunque él afirma que «lo superé gracias a la actitud, es algo fundamental».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook