29 de mayo de 2019
29.05.2019
La Opinión de Murcia
Salud

Nuevas agresiones a médicos de la Región de Murcia para conseguir estupefacientes

El Sindicato Médico critica la situación de desprotección de los profesionales de Los Mateos

29.05.2019 | 11:41
Reunión del Foro Médico de AP del Colegio de Médicos de la Región

El Sindicato Médico Cesm ha vuelto a denunciar nuevas agresiones a médicos por parte de pacientes que quieren conseguir recetas de estupefacientes, principalmente el medicamento Rivotril. El último caso se ha registrado en el consultorio de Los Mateos, en Cartagena, donde hace unos meses los profesionales de este centro se enfrentaron a una situación similar.

Esta situación también ha sido analizada en el seno del Colegio de Médicos de la Región de Murcia, donde el Foro Médico de Atención Primaria ha denunciado "la pasividad" del Servicio Murciano de Salud (SMS) ante las continuas amenazas y agresiones al personal de centros de salud y consultorios para obtener prescripciones de estupefacientes, concretamente el Rivotril.

Los responsables del Sindicato Médico indican que "algunas de estas situaciones son de difícil prevención, pero otras, como las relacionadas con la prescripción y dispensación del fármaco Rivotril, podrían ser evitables". Además, recuerdan que hace unas semanas se habló en los medios de comunicación de las "mafias del Rivotril" y su implantación de la Región de Murcia, hecho que fue denunciado y trasladado a las autoridades por parte del Sindicato Médico Cesm.

La Consejería de Salud se comprometió, a instancias de Colegio y Sindicato de Médicos, a la regulación de la prescripción de este fármaco y a mejorar la seguridad en los centros de salud. "La realidad es que, a día de hoy, todavía no se ha llevado a cabo ninguna acción para mejorar la seguridad en algunos de los consultorios más conflictivos, como el de Los Mateos, perteneciente al Centro de Salud de Santa Lucía en el Área II, en Cartagena", aseguran.

El Sindicato Médico CESM considera "vergonzoso" que este consultorio carezca de un vigilante de seguridad y que los miembros del equipo que trabajan en él tengan que enfrentarse, a diario, a una absoluta desprotección y a situaciones que ponen en riesgo su integridad física y mental.

Para solucionar este problema, desde el Sindicato CESM proponemos que la prescripción o dispensación de este fármaco no se haga en centros de Atención Primaria o que sea necesario un visado de inspección.

Exigimos, además, la presencia de personal de seguridad, no solo en los centros de salud, sino también en los consultorios periféricos que lo necesiten.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook