23 de mayo de 2019
23.05.2019
Transparencia

El Consejo de la Transparencia denunciará hoy en la Fiscalía violación de correspondencia

La carta abierta procede del Defensor del Pueblo y pone en evidencia al Gobierno regional por impedir las funciones asignadas a este órgano al no dotarle de medios

22.05.2019 | 22:13
El Consejo de la Transparencia de la Región tiene catorce miembros.

El Defensor recrimina al Gobierno regional que no les dote de medios.

El presidente del Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia (CTRM), José Molina, se ha llevado esta semana una sorpresa desagradable al ir a abrir la carta que le remitió el Defensor del Pueblo en contestación a sus quejas sobre el funcionamiento de este organismo autónomo y el trato que recibía del Gobierno regional. El sobre, que estaba dirigido a Molina personalmente, le llegó abierto por su pliegue superior, y luego fue sellado parcialmente con un trozo de cinta adhesiva.

Molina decidió acudir a una notaría de Murcia para que diera fe del estado del sobre y de que iba dirigido a su nombre, y tiene previsto presentar hoy una denuncia ante la Fiscalía por violación de correspondencia.

Esto ha ocurrido un par de días antes de que se celebrase, ayer, la reunión de los miembros del Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia, la última de este periodo legislativo.

Informe del Defensor

En su misiva, el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, echa en cara al Gobierno regional la falta de medios «personales y materiales» con los que cuenta esta entidad autónoma para ejercer sus funciones, y que son la de auditoría y control en materia de publicidad activa; conocimiento de las reclamaciones presentadas en materia de acceso a la información; y la función consultiva en materia de transparencia. Es decir, velar por que todo lo que haga el Gobierno Regional sea accesible para cualquier ciudadano.

Esta falta de recursos, añade el Defensor, «impide el desempeño de las funciones asignadas», como así se le ha comunicado en varias ocasiones a la Consejería de Transparencia, Participación y Portavoz del Gobierno regional «sin resultado».

Además, Marugán, indica que tampoco se han elaborado los presupuestos propios del Consejo, que deben recogerse en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma. «La ausencia de autonomía presupuestaria junto con la escasez de personal, dificultan la ejecución del exiguo presupuesto (que le da la Consejería), por lo que ni siquiera se puede ejecutar en su totalidad».

El Defensor del Pueblo destaca que el Consejo de la Transparencia enumera las carencias de este organismo autónomo: instalaciones apropiadas y mobiliario, medios informáticos y de comunicación, «incluso hay escasez de todo tipo de material de oficina».

A esta precariedad material «se une la falta de recursos humanos suficientes para la carga de trabajo que el cumplimiento de los objetivos exige».

El Defensor recuerda que el presidente del Consejo había informado en varias ocasiones al Ejecutivo regional sin que se resolviera el problema. Por eso, Fernández Marugán concluye que, con el fin de que el Consejo pueda llevar a buen término su misión, «esta institución se ve en la obligación de poner estos hechos en conocimiento de esta Consejería para que se estudie una vía de solución que permita dotarle de los medios económicos, materiales y personales adecuados, junto con la autonomía que como ente independiente precisa».

El Defensor ha recordado que la Consejería ya tenía información de todo lo expuesto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas