19 de mayo de 2019
19.05.2019
Educación

A clase y... ¡olé!

El programa 'Flamenco en el aula' se queda corto y sólo 28 de los 80 colegios solicitantes logra que sus alumnos descubran el arte del cante, del baile, de la guitarra y del cajón

19.05.2019 | 04:00
A clase y... ¡olé!
A clase y... ¡olé!

Conocer el flamenco en estado puro. Este ha sido el objetivo principal del programa 'Flamenco en el aula' que durante este curso se ha puesto en marcha en los colegios de la Región, y que iba destinado a alumnos de Primaria.

Su lenguaje, melodía, baile y expresividad entraron en los 28 centros que tuvieron la suerte de ser elegidos en sorteo para participar en este programa, del cual solo hay otro antecedente en Andalucía. Fueron 80 los colegios que lo solicitaron.

«Hemos acercado el flamenco básico a los alumnos, acompañados de la guitarra, del cajón flamenco, del cante y del baile», explica Carlos Piñana, el guitarrista y promotor de este proyecto. A Piñana le han acompañado Miguel Ángel Drengo, con el cajón flamenco; Lorena Jiménez y Estefanía Brau, al baile; y Verónica García Sobrinos al cante. «Casi todos profesores de conservatorio», apunta el guitarrista.

El programa comenzó el pasado mes de septiembre y ha terminado hace una semana. «Ha sido una experiencia muy positiva, porque los niños y niñas no solo han escuchado y visto el espectáculo, sino que también han participado; de hecho al final de cada clase, se nos acercaban para decirnos que querían ser bailaores o cantaores y así se lo dijeron luego a sus padres», explica Piñana, que espera que pueda seguir el próximo curso, ampliándolo a dos grupos de profesores e incluso ofreciéndolo a la ESO, como así lo propondrá a la Consejería.

Al final, han sido unos 2.500 alumnos los que han podido disfrutar de esta peculiar actividad pedagógica.

La importancia de esta iniciativa radica en que «los escolares valoren el arte jondo como parte importante de la cultura de la Región y que sepan por qué lo es», subraya el guitarrista, quien recuerda que la Comunidad es la cuna de los cantes mineros de las sierras de Cartagena.

«Es mantener viva la llama del flamenco y educar en la Cultura», sentencia este artista internacional y catedrático de Guitarra Flamenca del Conservatorio Superior de Música. En su opinión, enseñar a los niños y niñas a amar la cultura y sus distintas formas de expresión supone tener asegurado al público del futuro.

La consejera de Educación, Adela Martínez-Cachá, ha explicado que «el plan a medio plazo es más ambicioso, ya que nuestro objetivo es extender la enseñanza del flamenco en horario escolar a todos los colegios de la Región de forma progresiva».

«Apostamos por la promoción de este programa ligado a la cultura flamenca que fomenta importantes actitudes y promueve el desarrollo, en mayor o menor medida de todas las competencias», destaca.

El quejío

El programa de Flamenco se ha desarrollado en una sesión para cada centro, y comenzaba con una presentación a los alumnos sobre qué es el Flamenco, y la explicación de cada miembro del grupo de manera práctica, y con algún motivo rítmico o musical, que lo identifique como por ejemplo el quejío.

Tocar las palmas y mover las manos y el abanico no podían faltar en las clases. La actividad acababa con la interpretación, por parte de los alumnos y profesores, de un tema flamenco popular, La Tarara, con música y letra de Federico García Lorca y para la que creaban un estribillo para la interpretación conjunta con los músicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook