19 de mayo de 2019
19.05.2019
Salud

La Arrixaca quiere paliar las secuelas del cáncer de mama

La detección precoz de alteraciones asociadas al tratamiento de esta enfermedad, como la disfunción del hombro y el linfedema, permite la adopción de tratamientos para la prevención de estas complicaciones

19.05.2019 | 11:34
La Arrixaca quiere paliar las secuelas del cáncer de mama

El hospital Virgen de la Arrixaca trabaja en la reducción de las secuelas del tratamiento del cáncer de mama mediante la detección precoz de alteraciones asociadas al tratamiento de esta enfermedad gracias a la integración del Servicio de Rehabilitación y Medicina Física en la Unidad de Mama del centro.

Entre estas alteraciones se encuentra la disfunción de hombro y el linfedema, una alteración que consiste en un aumento de volumen del miembro superior por una acumulación anormal de líquido en el tejido blando debido a una obstrucción del sistema linfático.

La detección rápida, la información y la enseñanza de ejercicios idóneos son las medidas más útiles para la prevención de complicaciones, puesto que suponen un tratamiento seguro, integral y de calidad para las alteraciones que el tratamiento del cáncer de mama produce en estas pacientes.

Entre las ventajas de la integración de los servicios en la Unidad de Mama figuran la adopción de medidas como la movilización precoz del miembro superior tras una cirugía de la mama, así como la mejora del organigrama de derivación y atención a estas pacientes, que implica la participación conjunta de la Unidad de Mama, del Servicio de Rehabilitación y del Servicio de Cirugía Plástica con el fin de fomentar una atención integral y de calidad.


Ejercicios tras la cirugía

En concreto, se ha establecido una serie de pautas de actuación como la indicación de ejercicios específicos y contrastados tras la cirugía, que se enseñan de forma individual de manera prequirúrgica para el postoperatorio inmediato por parte de la enfermera.

También se ha incorporado en la Unidad de Mama una consulta de 'screening', llevada a cabo por una fisioterapeuta, que se realiza a los dos o tres días tras la cirugía para la detección de pacientes con alto riesgo de disfunción del miembro superior y su remisión a la consulta del médico rehabilitador encargado de esta patología. Además la fisioterapeuta enseña, de manera individualizada, ejercicios de movilidad del miembro superior, insistiendo en los ejercicios para el hombro.

En los quince días siguientes, las pacientes que se han sometido a una biopsia del ganglio centinela o a una linfadenectomía axilar acuden al denominado 'taller de linfedema'. Está impartido por el médico rehabilitador y el fisioterapeuta.

Su objetivo es formar a las pacientes en el concepto de linfedema, cómo prevenirlo y detectarlo de forma precoz, así como reconocer la presencia de celulitis como factor de riesgo. A través de esta actividad se repasan los ejercicios de movilidad de hombro y se añaden otros de drenaje del miembro superior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook