12 de mayo de 2019
12.05.2019
La Opinión de Murcia
Demografía

La Región de Murcia se resiste a envejecer

Uno de cada seis murcianos tiene más de 65 años, pero la Comunidad es la única en toda España cuya población joven supera a la anciana

12.05.2019 | 04:00
El 15,6% de la población total de la Región (1.493.530 murcianos) ya forman parte de la Tercera Edad.

Piden replantear el sistema sanitario y los servicios sociales.

La Región de Murcia le planta cara por ahora a las tendencias demográficas en España. Es la única comunidad autónoma que tiene más población joven (menor de 16 años) que anciana (mayor de 65 años). En el resto de territorios el envejecimiento ya le ha dado el 'sorpasso' a la juventud. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística y el avance del padrón de 2019 del Portal Estadístico de la Región de Murcia, la población de la 'tercera edad' en la Región ha aumentado progresivamente en los últimos años, llegando a alcanzar este 2019 las 233.300 personas mayores de 65 años, es decir, uno de cada seis murcianos ya es ciudadano de la tercera edad (15,6% de la población total de la Región, 1.493.530 murcianos).

Frente a estos datos, el 'invierno demográfico' logra dejar de lado por muy poco margen a la Región, ya que hay datos que invitan a pensar que la mayor presencia de personas mayores que de jóvenes todavía no se dará. La población menor de 16 años alcanza el 17,4% del total (274.635 personas), aunque este porcentaje disminuye muy lentamente en los últimos años ya que en 2015 los menores de 16 años eran 276.256 personas. Otro dato que invita a pensar en este frenazo del envejecimiento es, según el último informe del Instituto de Política Familiar, el nacimiento de hijos por mujer, ya que la Región es la comunidad con mayor índice (1,55 hijos/mujer, con una media nacional de 1,31). Frente a esto, también, se encuentra el número de nacimientos, que caen en todas las autonomías y dejó en 2017 un total de 15.000 bebés en la Región.
Con un 15,6% de la población ya anciana en Murcia, la comunidad se queda a la cola en envejecimiento, con todo el impacto que este fenómeno demográfico conlleva a nivel social.

El envejecimiento le ha dado la vuelta al sistema sanitario. Los hospitales, pensados hace 50 años para atender a pacientes que eran operados o enfermaban, permanecían ingresados unos días y después se marchaban a sus casas, de repente se han llenado de personas mayores, con más de una enfermedad, que reingresan constantemente y pueden consumir hasta 15 medicamentos para diferentes enfermedades. «El principal objetivo es que el paciente ingrese lo menos posible en el hospital y pueda permanecer en su casa el mayor tiempo, porque las estancias en el hospital desorientan mucho a los mayores», explica Domingo Orozco, coordinador científico de la Estrategia para el abordaje de la cronicidad en el Sistema Nacional de Salud. Para ello no sólo es necesario prevenir la enfermedad y potenciar más que nunca los hábitos de vida saludables, «también hay que desarrollar unidades de hospitalización a domicilio e impulsar nuevas figuras, como la de la enfermera gestora de casos, quien se encarga de coordinar los recursos entre el centro de salud y el hospital» para que el paciente y su familia no tengan que ir de un médico a otro.

La coordinación de Sanidad con los servicios sociales también es una asignatura pendiente, ya que muchos mayores arrastran una importante problemática social. «A veces te encuentras con un enfermo de 90 años al que no sabes cuándo darle el alta, porque sencillamente no tiene con quién ir», señala Orozco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook