12 de mayo de 2019
12.05.2019
Especial
Colegio Oficial de Enfermería de la Región de Murcia

Líderes con mayúsculas capaces de transformar sociedades y sistemas

El Colegio felicita a todas las enfermeras y enfermeros de la Región coincidiendo con el Día Internacional de esta profesión, que se conmemora hoy

11.05.2019 | 17:41
Líderes con mayúsculas capaces de transformar sociedades y sistemas

El liderazgo, un valor intrínseco de personas con voz para avanzar hacia la Salud para Todos.

La historia está repleta de enfermeras cuyo liderazgo ha transformado sociedades y sistemas. Es probable que a las enfermeras de cualquier país le vengan a la cabeza sus propios ejemplos de líderes. Florence Nightingale, sin lugar a dudas, es un ejemplo conocido para casi todas las personas que ejercen esta profesión. Aunque la naturaleza de su liderazgo está algo oculta por la brillante y romántica retórica que ha crecido a su alrededor, ella tenía una visión clara de lo que era el liderazgo de enfermería y por qué era verdaderamente importante. Para ella, la formación era una base fundamental para el liderazgo. También tenía una profunda comprensión del sufrimiento humano y de las historias de las personas reales cuyas vidas servían como ancla de su activismo. El liderazgo de Nightingale era resuelto y profundo porque comprendía el sufrimiento a través de la óptica de las fuerzas presentes en cada persona. Observaba que muchas veces las causas y las soluciones del sufrimiento se encontraban en el sistema y la sociedad. En consecuencia, estos eran los objetivos en los que se implicaba como líder.

Hoy, es triste encontrarse con el tipo de historias que han inspirado y servido como fuente de información para el liderazgo de Nightingale. Estas historias son muy importantes porque ayudan a comprender los problemas efectivos a cuyo abordaje puede contribuir. Para Nightingale, estas historias eran la fuente de información e inspiración para su trabajo, pero sabía que cada historia individual era el punto de partida para el cambio y que por sí mismas no bastaban para impulsarlo en todo el sistema. Por esta razón, documentó de forma sistemática estas realidades para poder hacerlas accesibles y comprensibles para aquellos que podían provocar el cambio a nivel del sistema y la sociedad.

La capacidad de liderar de Nightingale fue creciendo a medida que fue ganándose la confianza de un amplio círculo de amigos influyentes, así como también de aquellos a quienes representaba, sin olvidar nunca la finalidad de su liderazgo. Al principio se trataba de soldados en los campos de batalla, pero su número aumentó hasta incluir a los más vulnerables y pobres de la sociedad británica. El camino de liderazgo que emprendió Nightingale era cuesta arriba y estaba plagado de barreras e inundado por la ceguera de los demás ante el sufrimiento humano. Sin embargo, su planteamiento para liderar de manera resuelta fue un éxito y marcó el camino para el liderazgo de la enfermería en su avance hacia la Salud para Todos.

El ejemplo de Nightingale refleja un poderoso marco de trabajo para conocer las perspectivas y posturas tanto de los aliados como de los adversarios, diseñando al mismo tiempo estrategias que informan el progreso y contrarrestan las barreras en el camino. Comprendió que para que los líderes actúen con un liderazgo exitoso y resuelto han de:

  • Ver el problema.
  • Conocer las historias a nivel de ser humano a ser humano.
  • Comprender el problema en el nivel de los sistemas en sentido más amplio.
  • Actuar expresando el problema con fuerza y con evidencia.
  • Ganarse la confianza de aquellos en cuyo nombre hablas y a quienes te diriges al objeto de colaborar con quienes tienen influencia.
  • Comprender a todos los grupos de interés, así como su poder y sus posturas, y estar preparados para ser persistentes en la propia lucha por lo que uno sabe que hay que lograr.

Aparentemente simples, estas acciones para ejercer liderazgo son clave para transformar las injusticias e inequidades que las enfermeras ven a diario en los cambios necesarios para lograr la Salud para Todos. Las enfermeras en todo el mundo quizá se encuentren en la mejor posición con respecto a los demás profesionales de la salud para dar voz a los más vulnerables y excluidos.

En numerosos países se considera que la enfermería es la profesión que goza de mayor confianza. ¿Qué mejor punto de partida que esta confianza para el liderazgo, el privilegio y la responsabilidad de honrarla? Ahora es el momento, y las enfermeras de todo el mundo tienen la capacidad de contribuir a convertir las historias de las personas a las que atienden en las políticas y los sistemas necesarios para lograr la Salud para Todos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook