12 de mayo de 2019
12.05.2019
La Opinión de Murcia
Judicial

Admite que abusó de su sobrino, lo condenan a 2 años y no irá a prisión

Se metió en la cama con la víctima, un menor de 15 años al que sometió a distintos tocamientos; el adolescente logró huir

12.05.2019 | 04:00
Fachada de la Audiencia Provincial de Murcia.

El juez establece que se le suspenda la pena con la condición de que no delinca en los próximos tres años

La Sección Nº 5 de la Audiencia Provincial, con sede en Cartagena, ha condenado a dos años de cárcel a un individuo que reconoció haber abusado sexualmente de su sobrino adolescente.

Sin embargo, el tribunal le deja en suspenso la pena con la condición de que no vuelva a delinquir durante tres años, tal y como se establece en la sentencia. El condenado no podrá acercarse a su víctima durante los próximos tres años. No a menos de 200 metros. Tampoco podrá comunicarse con el joven por ningún medio, establece el juez.

No hubo acusación particular en la causa. En cuanto al Ministerio Público, solicitaba exactamente la condena que se le acabó imponiendo al sujeto, que ahora tiene 46 años. Su defensa se mostró de acuerdo, el individuo reconoció los que hizo y el juicio se resolvió por conformidad.

Los hechos que se consideran probados tuvieron lugar en marzo de 2017, en un dormitorio que tío y sobrino compartían en un domicilio. El adulto, detalla la sentencia, pidió al adolescente, que contaba entonces con 15 años de edad, que durmieran juntos y «una vez los dos en la cama, el acusado, con intención de atentar contra la indemnidad sexual del menor, le realizó tocamientos por encima de la ropa, primero en las nalgas y a continuación en los genitales, a la vez que le indicaba que se callara».

«Después le introdujo la mano por dentro del pantalón en la zona genital, bajándose a continuación el pantalón cogiendo la mano del menor y colocándola sobre sus genitales, a la vez que le indicaba 'chúpasela al tío'», prosigue la sentencia. El adolescente, para escapar, puso la excusa de que tenía que ir al servicio. «Antes de abandonar la habitación el acusado, dirigiéndose al menor, le manifestó que al volver lo iba a poner a 'cuatro patas'», apunta la Audiencia Provincial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook