06 de mayo de 2019
06.05.2019
Medio ambiente

Colocan una red de pesca ilegal en una reserva de nacras y caballitos del Mar Menor

La Dirección General de Pesca retirará la malla colocada en los últimos días y se volverán a instalar los balizamientos de la zona protegida partidos por el temporal vivido durante la Semana Santa

06.05.2019 | 04:00
Las flechas en rojo señalan la red de balizamiento rota por el temporal de Semana Santa. Las azules, la red de pesca colocada en la reserva.

Una red de pesca colocada de forma ilegal ha aparecido estos últimos días en mitad de una de las reservas de nacras y caballitos de mar o Hippocampus que se han creado recientemente para proteger a estas especies vulnerables en el entorno del Mar Menor. Concretamente, este reservorio o 'santuario' se sitúa en la costa de La Manga que mira hacia la laguna salada y se creó a principios de agosto del año pasado, dado que en ella se localizó una colonia importante de caballitos de mar y de nacras.

Este molusco de gran tamaño, que puede superar un metro de longitud y vivir cerca de 30 años, ha corrido serio peligro de desaparecer debido a un parásito que ha diezmado su población en todo el Mar Mediterráneo. El parásito, sin embargo, no parece haber afectado a los ejemplares del Mar Menor, por lo que este espacio natural se ha convertido en un refugio y en un laboratorio desde el que están estudiando y analizando vías para luchar contra esta amenaza y, en última instancia, iniciar un proyecto de repoblación en otras áreas.

Esta red de pesca estaría colocada de forma ilegal, con un cabo que parte desde la costa y se introduce mar adentro. Desde la Consejería de Medio Ambiente sospechan que podría servir para la captura de peces y otras especies, por lo que se ha dado aviso a la Dirección General de Pesca, que depende de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, para que la retiren en un corto plazo de tiempo.

Respecto al estado de la red de balizamiento de la reserva marina, el temporal de Semana Santa trajo consigo unos días de fuerte viento de poniente que provocó la rotura de los cabos que marcaba la reserva de nacras. Esta red acabó pegada al espigón con algunas de sus boyas rotas y dejó de delimitar la zona protegida. En los días transcurridos desde entonces, una o varias personas colocaron esta red de pesca en mitad de la reserva.

Desde Medio Ambiente aseguran que está previsto que hoy lunes se lleven a cabo los trabajos de reposición de estas redes de balizamiento. Esta reserva pertenece, junto a otra ubicada en el entorno de las tres islas de la laguna, a las primeras zonas que la Consejería delimitó como zonas de protección para las colonias de nacras y de caballitos de mar del Mar Menor. El propio consejero de Medio Ambiente, Javier Celdrán, catalogó esta zona de «alta vulnerabilidad ecológica», por lo que se procedió en agosto de 2018 a retirar las embarcaciones fondeadas en esta zona y al balizamiento del entorno para evitar el acceso de barcos.

Acusación hacia los pescadores

«Un coto de pesca» en plena reserva ecológica del Mar Menor, así han catalogado los vecinos de La Manga la instalación de la red de pesca. «Aquí solo hay un culpable y no es otro que el pescador o pescadores que han balizado la reserva con sus redes, y todo a sabiendas de que la zona era la reserva de nacras», expresaba uno de ellos en su denuncia a través de una red social en la que compartía las fotos de la malla instalada. «Los pescadores han aprovechado la tesitura, a sabiendas de que no se puede pescar, para echar sus redes. Desde el día en el que se partió la red de balizamiento di aviso al Gobierno regional, y el mismo y de forma inmediata me confirmó su reparación», explica a este periódico.

Este vecino, experto en la fauna del Mar Menor y que comparte en sus redes sociales fotos y vídeos de la laguna salada, fue quien en verano del año pasado dio aviso a las autoridades de la presencia de una colonia de nacras y caballitos en esta zona de la costa de La Manga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook