04 de mayo de 2019
04.05.2019
Educación

Casi 26.000 alumnos se enfrentan este año a la polémica 'reválida'

Escolares de 3º y 6º de Primaria deben hacer las pruebas aunque sus padres no los lleven al colegio los días en las que están programadas

03.05.2019 | 21:23
Alumnos de 3º y 6º de Educación Primaria comienzan la próxima semana las pruebas de diagnóstico.

AMPAS y sindicatos como el Sterm siguen rechazando estos exámenes

El próximo martes comienzan las pruebas de diagnóstico y evaluación en la Región de Murcia, también conocidas como 'reválida', para los 25.733 estudiantes de 3º y 6º de Primaria, que tendrán que enfrentarse a los exámenes también los días 8, 9, 14 y 15 de mayo.

La Consejería decidió el año pasado adelantar estos test de conocimiento a mayo para evitar que coincidieran con los exámenes del mes de junio. Y aunque los alumnos no acudan esos días a clase para eludir las pruebas, se les someterá a las mismas cuando regresen al colegio.

La 'reválida' cuenta con un amplio rechazo entre la comunidad escolar, especialmente entre los padres y madres y algunos sindicatos como Sterm Intersindical, que consideran que se somete a los niños a un estrés innecesario; que también suponen «un alto gasto económico» mientras se mantienen los recortes en los centros públicos; y que desorganiza la actividad diaria docente.

Aunque los exámenes son obligatorios «muchas familias no están de acuerdo, y han optado por no llevar a los niños a clase», comentó la presidenta de la FAPA 'Antonio González', Paqui López. Sin embargo, «padres y madres nos han llamado porque pese a todo los niños realizan las pruebas».

Para el sindicato Sterm esta decisión de la Consejería «es una medida más de coacción para evitar la objeción de familias y alumnado» a los exámenes.

Los escolares de 3º deberán demostrar el grado de dominio de las habilidades, destrezas y capacidades de las competencias en comunicación lingüística de Lengua castellana, en Lengua inglesa y en competencia Matemática.

En 6º curso se evaluarán las competencias en comunicación lingüística en Lengua castellana y en Lengua inglesa, la competencia Matemática y las competencias básicas en Ciencia y Tecnología.

Establecidas en 2006

Las pruebas de diagnóstico de tercer y sexto curso de Educación Primaria fueron establecidas por la LOE, aprobada en 2006, y su carácter se define por la normativa nacional emanada de esta ley. «La normativa autonómica se limita a recoger lo que dictaminan las normas nacionales», explican fuentes de la Consejería de Educación.

Estas pruebas son de diagnóstico, «sin repercusión en el expediente académico de los alumnos», añaden, e indican que permiten a los centros, tras analizar los resultados, llevar a cabo medidas y propuestas de mejora y refuerzo para los escolares.

«Los resultados de estas pruebas son un indicador más para que los centros, los docentes y la Administración puedan acometer medidas para mejorar el proceso de aprendizaje de los alumnos y, en definitiva, la calidad de la enseñanza y el éxito escolar», subrayan desde la Consejería.

Sin embargo, el sindicato Sterm recordó que la evaluación «la realizan los miles de docentes de manera continua, formativa, en el día a día del trabajo que realizan en las aulas junto a su alumnado».

Y destacó que generan un alto grado de estrés al alumnado «sin que existan una claras evidencias científicas que demuestren el valor de llevarlas a cabo».

Para Sterm Intersindical, la Consejería de Educación siempre ha mostrado interés en aplicar «con especial ahínco» las medidas más lesivas de la LOMCE y, en este caso, «demuestra una vez más su clara intención de clasificar y catalogar tanto al alumnado como a los centros educativos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas