23 de abril de 2019
23.04.2019
La Opinión de Murcia
Balance

Nunca llueve a gusto de todos

Los agricultores se muestran satisfechos mientras que el mal tiempo pasa factura a hoteles y restaurantes de la Región de Murcia

22.04.2019 | 20:33
Plantaciones de viñedos anegadas de agua sin absorber aún por la tierra en el término municipal de Yecla.

Lo positivo

Las lluvias de los últimos cinco días han dado un respiro a los agricultores de la Región, que han visto cómo los campos recibían un manto continuo de agua que «ha sido muy beneficiosa para los cultivos de regadío y han salvado el secano, que supone el 85% de las plantaciones», según explica el presidente de COAG en la Región, Miguel Padilla. Asimismo destaca que lo recogido, una media de más de 100 litros por metro cuadrado en toda la Región, «supone un riego y medio».

«Ha sido un agua muy bien caída y repartida en cuatro días, por lo que no ha había corrimiento de tierras y arrastres abundantes», señala por su parte el secretario de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Antonio Moreno, quien destaca que «casi 100 litros por metro cuadrado se han registrado de media en los campos de la Vega Alta y del Valle de Ricote, cantidades que van a permitir ahorrar los riegos de los próximos 10 o 15 días».

Respecto a las afirmaciones en el sentido de que estas lluvias podrían ahorrar un trasvase, Moreno niega la mayor. «En absoluto, estamos hablando de unas lluvias cuyas aguas, en su mayoría, no pueden ser almacenadas. Esto que ha caído equivale a unos diez días de riego, pero después hay que seguir regando y un trasvase supone un mes de riego. Quien haya hecho esa afirmación, no sabe lo que dice», sentencia.

El presidente de Fecoam, Santiago Martínez Gabaldón, califica de «excelentes» las lluvias caídas durante los últimos días. Afirma que son «extremadamente buenas para el secano, ya que estábamos asistiendo en las últimas semanas a la extinción literal del almendro en nuestros campos». Martínez asevera también que para las hortalizas «son todo beneficios ya que, además del riego, la lluvia limpia de sales y otras sustancias a las plantas».

Miedo a que se raje el albaricoque

En cuanto a la fruta de hueso, «es cierto que algunas variedades de albaricoque y nectarina pueden rajarse por el exceso de nitrógeno y humedad, pero a estas alturas, y hablando globalmente, debemos quedarnos con los grandes beneficios que suponen estos 100 litros por metro cuadrado caídos en un espacio de tiempo tan largo y sin provocar inundaciones», asegura.

En la misma línea se manifestaba también Moreno, que asevera que «UPA va a estar atenta ante el comportamiento del albaricoque, una fruta a la que le afecta bastante la humedad y que podría rajarse. No obstante, señala que es algo que no se sabrá hasta dentro de unos días».

Respecto a las afirmaciones sobre el posible aplazamiento del trasvase de este mes, Gabaldón es claro: «Estas lluvias han sido generosas pero no solucionan el problema, porque sabemos que en unas semanas, cuando llegue el calor y las altas temperaturas, el agua la necesitaremos. Otra cosa es que ahora decidan no dárnosla, pero en cualquier caso, nos la deberán para meses venideros».

En cuanto al 'parón' que las lluvias van a producir en cuanto al empleo en el campo, el presidente de Fecoam señala que aproximadamente, y en toda la Región, «son miles las personas que han tenido que parar, aunque aclara que se trata de únicamente tres o cuatro días, hasta que la tierra se ponga dura y se pueda entrar a pie de árbol».

En la comarca del río Mula, los pluviómetros han registrado más de 140 litros por metro cuadrado desde el jueves. Las lluvias, que no han causado daños, ya que han caído de forma suave, pero continuada, han supuesto un gran alivio para la maltrecha agricultura, siendo especialmente positivos los efectos para el secano.

El río Mula presenta estos días una imagen inusual con un importante caudal que, aunque ha supuesto el corte de algunos caminos rurales, como es el caso del que une Los Rodeos con Las Torres de Cotillas, o el desprendimiento de rocas en la entrada de Los Baños de Mula, de forma generalizada, la lluvia no ha ocasionado daños en la zona.

Mientras, el agua acumulada durante los últimos días en el municipio de Lorca y alrededores ha sido de 45 litros por metro cuadrado. En algunos puntos de la huerta, no obstante, ha superado los 50 litros, según fuentes de la Comunidad de Regantes de Lorca. La lluvia ha sido beneficiosa en general para la agricultura y especialmente para los cultivos de secano como cereales y arbolado.

Las lluvias han llegado en unos días de final de temporada de lechuga y brócoli. En estos momentos ha comenzado la campaña de plantación de sandías. Desde la Comunidad de Regantes consideran que las cantidades de agua caída se pueden considerar como «un riego generalizado para el campo, lo que supone que en varios días no habrá venta de agua, que se reservará para cuando den comienzo las nuevas plantaciones de cara al verano».

En la comarca del campo de Cartagena y el Mar Menor las lluvias también han sido muy beneficiosas, ya que «han refrescado las hortalizas y han venido bien al inicio de la campaña de la sandía», según explica Padilla.

20 hectómetros en los pantanos

Los pantanos de la Región han ganado más de 20 hectómetros cúbicos en los últimos días, según explican desde la CHS. Actualmente se encuentran al 32,2 % de su capacidad, con un almacenamiento de 368 hectómetros cúbicos, lo que supone un 5,7% más que la semana pasada y se espera que se aumente algo más estos días.

Lo negativo

La lluvia que cayó en Semana Santa en la Región, y que obligó a suspender varias procesiones, también afectó negativamente a hoteles, restaurantes y bares, con una bajada del consumo esperado y anulaciones de reservas en el caso del alojamiento.

La presidenta de la Asociación de Hoteleros de la Costa Cálida (Hostetur), Soledad Díaz, explicó que, aunque «no ha sido una Semana Santa brillante, el cliente ha aguantado bastante bien las vacaciones». Desde su punto de vista, uno de los problemas que hay en la Región de Murcia es «la poca alternativa que hay al turismo de sol y playa, en general». «¿Qué alternativa hay a bañarse? En Mazarrón no hay un solo cine en invierno», hace hincapié.

Díaz señaló que, estos días, «ha habido cancelaciones y salidas anticipadas, pero no han sido masivas». Lo que ha pasado «es comprensible», admite, dada la meteorología. «Un hotel que tenía previsto estar al 94%, pues ha estado al 90%», destacó.

No obstante, aun teniendo los hoteles con una capacidad media-alta, los visitantes no han salido de sus habitaciones porque ha estado lloviendo mañana, tarde y noche. Sí han optado por el ocio dentro del mismo hotel: piscinas cubiertas y spa, entre otros.

Había muy buenas expectativas, pero se aguó la fiesta. A juicio de la presidenta de Hostetur, «nadie tiene culpa de lo que haga la naturaleza».

Por otro lado, Juan José López, presidente de la Asociación de Hosteleros de Cartagena y Comarca (Hostecar), indicó que, debido a las lluvias, «se han caído todas las reservas que había», tanto en el casco histórico de la ciudad portuaria como en las zonas costeras, que es «donde más se ha notado», apunta.

Además, las cancelaciones fueron «a última hora», por lo que la Semana Santa acabó siendo «fatal». «Ni consumo ni gente en la calle», subrayó López.

«La lluvia te deja sin alternativa, ni invita a pasear ni a ver monumentos», recalcó el responsable de Hostecar, al tiempo que reconoció que «no se le puede achacar a nadie» la culpa de algo así. «Cuando el tiempo no acompaña, no acompaña», insistió.

López, asimismo, dijo que «la Semana Santa es lo que más dinero deja en la ciudad de Cartagena». Aunque no pudo cifrar en general cuánto dinero han dejado de ingresar, calculó que «más del 50%» de lo que estaba previsto.

Puso ejemplos concretos de, por ejemplo, un establecimiento que solo en Jueves y Viernes Santo puede llegar a hacer 30.000 euros de caja, y que este año ha visto mermadas sus ganancias a la mitad. «Un negocio más pequeño, que puede hacer 5.000 euros en dos días, este año no ha llegado a los 500», precisó, sobre una heladería de Cartagena.

Juan José López también admitió que hay bares que alquilan sus mesas para que la gente se siente a ver la procesión, y que por eso pueden percibir de 80 a 100 euros. Otro dinero que este año no llegará a sus bolsillos.

Desde Hostemur, la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo, su presidente, Jesús Jiménez, subrayó que, aunque aún no tienen cifras, «en la playa, va a ser prácticamente el cien por cien».

Jiménez apuntó que «hay más pérdidas en hostelería que en hotelería». En este sentido, apostilló que los establecimiento han sufrido «un 15% de cancelaciones», según los primeros datos que maneja su organización.

Ahora, la vista la tienen puesta en Fiestas de Primavera y en el puente del 1 de Mayo, donde esperan que el tiempo sí acompañe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook