12 de abril de 2019
12.04.2019
La Opinión de Murcia
Tribunales

El TSJ de Madrid traslada a la Fiscalía de Murcia la investigación contra Amelia Corominas

Señala los posibles delitos de usurpación de funciones públicas y desobediencia

12.04.2019 | 13:48

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid ha dado traslado a la Fiscalía de Murcia del proceso seguido contra Amelia María Corominas García, expresidenta del Colegio de Enfermería de Murcia, y varias personas de su equipo por la denuncia presentada por el Consejo General de Enfermería (CGE) por la posible comisión de los delitos de usurpación de funciones públicas y desobediencia durante los últimos dos años que ocuparon la Junta de Gobierno del Colegio de Murcia.

Así lo ha establecido en un auto dictado el 8 de abril y que acaba de ser notificado a las partes.

El Consejo General de Enfermería indica que "tras la entrega, con más de dos años de retraso, de las instalaciones del Colegio de Enfermería de Murcia a los miembros de la Junta de Edad nombrados por el Consejo General de Enfermería, el TSJ de Madrid da por ejecutado el proceso judicial abierto como consecuencia de los comicios electorales al Colegio en marzo de 2016".

En este caso, insisten en que "las elecciones organizadas por Amelia Corominas, tal y como han venido a confirmar dos sentencias del TSJ de Madrid y dos autos del Tribunal Supremo, estuvieron plagadas de graves irregularidades y vulneraron el derecho de participación de todas los enfermeros murcianos".

Así, la Sala anuncia en el auto al que ha tenido acceso LA OPINIÓN que "habida cuenta de la documentación aportada en esta pieza separada y en la pieza de medidas cautelares del presente procedimiento se da traslado mediante testimonio de estas actuaciones y de la pieza cautelar tramitadaa la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Murcia por si hubiera lugar a iniciar procedimiento penal al respecto". De esta manera, los hechos pasarán de TSJ de Madrid a la Fiscalía de Murcia por el lugar en el que se desarrollaron estas actuaciones.

Dos posibles delitos

En su auto, el TSJ de Madrid habla de dos posibles ilícitos penales, concretamente un delito de usurpación de funciones públicas, establecido en el art. 402 del Código Penal, y un delito de desobediencia tipificado en el art. 410 del mismo cuerpo legal.

El Consejo General de Enfermería recuerda que "el TSJ de Madrid, en sus anteriores sentencias en el proceso, ya determinó que Amelia Corominas y el resto de las personas que ocupaban ilegalmente tanto los cargos de la Junta de Gobierno del Colegio y sus sedes, eran plenamente conscientes de su situación ilegítima y aún así siguieron actuando y disponiendo de los fondos económicos y de las instalaciones colegiales a su antojo y de manera indebida".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook