12 de abril de 2019
12.04.2019
La Opinión de Murcia
Política

Ciudadanos tendría las llaves de las alianzas para formar gobierno el 26M

El PP vencería las elecciones autonómicas, según el Cemop, pero necesitaría tanto a la formación naranja como a Vox para revalidar San Esteban

11.04.2019 | 22:23
Ciudadanos tendría las llaves de las alianzas para formar gobierno el 26M

El PSOE aspira a ganar un diputado, pero un pacto con Podemos e IU sería insuficiente y tendría que recurrir a CS

El escenario parlamentario que muestra el último Cemop deja una única certeza: si se cumplen sus predicciones, el futuro del Gobierno de la Región de Murcia queda en manos de Ciudadanos. Todas las alianzas pasan por la formación naranja. Tanto si es el PP el que intenta formar gobierno como si es el PSOE quien busca llegar a San Esteban: ambos necesitan a Ciudadanos. Si Isabel Franco dice 'no', se cierra la puerta. Ciudadanos tiene la llave para que las coaliciones puedan sumar.

El sondeo da la victoria al PP si hoy se celebraran elecciones autonómicas en la Región. Los populares obtendrían quince diputados. Muy cerca quedaría el PSOE, con una horquilla situada entre trece y catorce escaños. La tercera fuerza sería Ciudadanos, con siete, mientras que Podemos obtendría cinco parlamentarios. Vox irrumpiría por primera vez en la Asamblea Regional, que cosecharía cuatro representantes. Y la confluencia de Izquierda Unida (Cambiar la Región de Murcia) podría obtener un representante.

Ante este reparto de escaños, todos necesitan más de un socio. Los populares necesitarían ocho escaños más, dado que la mayoría absoluta se sitúa en 23. No bastaría que López Miras e Isabel Franco se dieran la mano, pues haría falta que Vox le diera su plácet o, al menos, se abstuviera.

En el caso de que el PP fracasara en su intento por revalidar San Esteban, la pelota quedaría en el tejado de los socialistas. El PSOE de Diego Conesa podría recurrir a sus aliados más cercanos, Podemos e IU, pero le faltaría otro socio más. Ahí entraría de nuevo Ciudadanos, como actor clave.

La formación naranja, a diferencia de lo que ocurre en el ámbito nacional –Albert Rivera se niega a pactar con Pedro Sánchez–, nunca ha cerrado la puerta al PSOE en la Región. Tampoco al PP. Solamente Podemos es la única barrera roja señalada expresamente, como así mencionaba Miguel Sánchez en una entrevista con este diario. Pero Miguel Sánchez no repetirá como portavoz parlamentario y en Ciudadanos sobrevuela la idea de acabar con 24 años de ejecutivos populares. Otrosí: un 65% de los murcianos encuestados no quiere un pacto entre PP y Vox, según detalla el Cemop.

Ante esta circunstancia, caben dos preguntas: ¿Formaría gobierno Ciudadanos con los populares, siguiendo su estela de apoyos –han pactado con el PP los Presupuestos regionales en los últimos tres años–? ¿O romperían la hegemonía que el PP ostenta desde el año 1995 y se aliarían con los partidos de izquierdas?

En todo caso, el horizonte que se aventura es «incierto» en la Región, como así se denomina el barómetro de primavera elaborado por el Centro de Estudios Murcianos de Opinión Pública. La encuesta, la tercera del Cemop en esta legislatura, no deja grandes derrotados pero sí resultados ligeramente optimistas en todas las fuerzas.

El PP perdería hasta siete diputados con respecto a los anteriores comicios de 2015, cuando recibió el 37,4% de los sufragios y logró 22 escaños. A pesar de la caída, los populares seguirían siendo el partido más votado con un apoyo del 31,6% y los primeros en intentar formar gobierno.

El PSOE mantendría la misma representación parlamentaria que en 2015, el año en el que registró el segundo peor resultado de su historia. Pero crecería el número de votos (pasaría del 23,9% al 28,%) y aspiraría a ganar un parlamentario más, que se lo llevaría en detrimento de la confluencia de Izquierda Unida. Y, sobre todo, el partido que encabeza Diego Conesa ve que la distancia con el PP se habría recortado.

Ciudadanos tiene depositadas elevadas expectativas en las próximas elecciones. El primer Cemop, el de la primavera del año pasado, llevó a concederle la victoria con 16 escaños, cuando Vox no estaba en la primera línea mediática de la política. Ahora el sondeo prevé siete diputados. Son menos de lo que preferirían, pero son más de los que consiguieron en 2015. Con el respaldo del 14,4%, superarían a Podemos y también a Vox, y –repetimos– cualquier pacto pasaría por la formación naranja.

Podemos se dejaría un diputado. Se quedaría con cinco escaños, con un respaldo del 10,8%. Pero en el partido morado nunca han sido pesimistas con los resultados del Cemop y, tal y como ayer recordaba su líder, Óscar Urralburu, confían en las urnas. «Nos crecemos en las elecciones», es su consigna.

Vox, que no tiene candidato elegido, sería uno de los grandes triunfadores, a la vista del sondeo. Entraría por primera vez en el Parlamento autonómico –el órgano que precisamente quieren disolver– y lo haría acaparando cuatro asientos, los mismos que logró Ciudadanos en su estreno hace cuatro años. Y podría ser decisivo si el PP le necesitara. ¿Sus votos? El 8,4%.

Y en último lugar, con un raspado 3%, se colocaría la confluencia Cambiar la Región de Murcia, lo que supondría el regreso a la Asamblea Regional de Izquierda Unida tras una legislatura de ausencia. El mínimo para entrar es precisamente un 3%, tras la reforma electoral que entró en vigor en el inicio de la legislatura.

Fuera se quedarían Somos Región, el Pacma y MC–CCD. El partido regionalista, que preside Alberto Garre, conseguiría un insuficiente 1,1%; la coalición municipalista que comanda el exalcalde cartagenero José López registraría un 0,6%; y el Partido Animalista, un 0,2%.

El Cemop preguntó a 1.041 murcianos (536 mujeres) en 30 municipios de la Región, entre el 18 y el 30 de marzo. El error muestral es del 3,1%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook