09 de abril de 2019
09.04.2019

Un acusado amonestado y otro con problemas de expresión

El murciano respondía, según la jueza, irrespetuosamente al fiscal; y otro de los acusados necesitaba hallar las palabras

08.04.2019 | 20:32

La jueza tardó un poco pero al final le dio un 'toque'. La titular del Juzgado número 4 de lo Penal del TSJ de Murcia, Isabel María Carrillo, tuvo que llamar al orden al primer acusado que declaró ayer en el juicio sobre descargas ilegales de series y películas en dos webs de su creación, el lorquino Alberto G. S.

La jueza paró el interrogatorio que estaba llevando a cabo el fiscal Juan Pablo Lanzarote para advertir al acusado que «debía dirigirse respetuosamente al Ministerio Fiscal», y para añadir que «le tenía que haber corregido antes» el tono que estaba empleando con Lanzarote.

La jueza le recriminó «el tono» de la declaración empleado por el acusado, del cual «hasta se ha dado cuenta el público».

«Responda seriamente y sin tono», concluyó Carrillo, aunque reconoció que se estaban tratando temas muy técnicos y que podían ser difíciles de entender.

El abogado defensor de Alberto G. S. salió al paso y apuntó a la jueza que también el fiscal estaba empleando «un tono» en el interrogatorio. Finalmente, la cuestión quedó zanjada cuando el acusado pidió disculpas añadiendo que no se había dado cuenta.

Fue este interrogatorio el que más tiempo duró, con diferencia. Solo el fiscal estuvo haciendo preguntas al creador y fundador de las web Seriesyonkis y Peliculasyonkis algo más de una hora.

En total, este acusado estuvo hora y media declarando.

El francés que sólo administraba

Alexis H., el economista francés que compró ambas páginas junto a los otros dos acusados, David M. y Jordi T., avisó al tribunal de que por su condición de extranjero a lo mejor iba a necesitar tiempo durante la declaración para encontrar las palabras adecuadas para responder a las preguntas de abogados, fiscal y jueza.

Los cuatro encausados avisaron al tribunal, al inicio de cada uno de sus testimonios, que solo iban a contestar a las preguntas del Ministerio Fiscal, de la Jueza y de los abogados defensores.

Excluyeron a los abogados de la Federación Antipiratería, que presentó la denuncia en su momento, pero que ya no existe; y de Egeda (Entidad de Gestión de los Derechos de autor de los Productores Audiovisuales).

Al final de la primera sesión del juicio, el letrado de la Federación intentó hacer una pregunta a uno de los acusados a través de la jueza, pero ésta lo rechazó aduciendo que los acusados habían manifestado su derecho a no contestar a las preguntas y que seguramente, aunque la hiciera, no lo harían.

De hecho los letrados de la defensa intentaron invalidar como acusación particular a la Federación Antipiratería aduciendo que ya no existía como tal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook