08 de abril de 2019
08.04.2019
La Opinión de Murcia
Política

Carrera electoral en la Región de Murcia: a romper la abstención

Los politólogos prevén que la participación crecerá el 28A en la Región después de ocho años de caídas

08.04.2019 | 04:00
Carrera electoral en la Región de Murcia: a romper la abstención

Los comicios de 2015 y 2016 fueron las citas con menos votantes de la historia. Consideran que, este año, el efecto 'acción-reacción' de Vox puede romper la tendencia, pero no es el único acicate.

La última cita con las urnas, en junio de 2016, deparó el peor dato de participación cosechado en unos comicios generales de la historia de la Región de Murcia. Un año antes, las elecciones autonómicas y municipales de 2015 también se saldaron con el peor registro de afluencia a las urnas. La abstención había tocado techo en la Región: la movilización electoral nunca había obtenido tan malos porcentajes.

¿Cambiará la tendencia en esta ocasión? Los politólogos murcianos consideran que sí, que el 28 de abril se frenará el crecimiento de la abstención después de ocho años de subidas ininterrumpidas. Así lo considera el politólogo jumillano Jesús Sánchez Cutillas: «La irrupción de partidos con ideas drásticas y propuestas extremistas pueden alentar a una movilización electoral», estima, aludiendo a Vox. Los murcianos «van a responder» y acudirán a las urnas por el principio acción y reacción, analiza el politólogo. Las propuestas radicales, añade, conducen a que sus detractores se movilicen ante el temor a la aplicación de estas política.

Pero también podría movilizar a sus partidarios, matiza Sánchez. En la Región, además, los sondeos predicen una amplia representación parlamentaria de Vox. «Eso incentiva tanto a los suyos como a los votantes de otros partidos. Los dirigentes tienen que ser capaces de movilizar a los votantes de la izquierda para que haya una mayor participación y contrarresten el crecimiento que le dan las encuestas a Vox». Otro motivo que propiciará la visita a las urnas es la variedad de opciones políticas. «Es un acicate para que crezca el movimiento de votantes», opina el politólogo ante un escenario en el que, además de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, se encuentran el propio Vox, Somos Región e Izquierda Unida.

La abstención murciana creció diez puntos en ocho años, en los que hubo cuatro convocatorias electorales. La participación en 2008 fue del 79,6%; bajó al 74,1% en 2011; descendió al 71,1% en 2015 y cayó al 69,6% en 2016, según las cifras definitivas del Ministerio del Interior.

¿A qué se debe este progresivo desinterés por las elecciones? A juicio de Sánchez, el ciudadano ha tenido «una desilusión por la política y un cierto hartazgo por la situación general». En concreto, se ha producido una desilusión «por la guerra de los grandes partidos» por el agua y también por las infraestructuras. «Se prometía mucho y no venía nada, la gente terminó muy quemada, hastiada de tanto incumplimiento».

También pasó factura la corrupción y la falta de transparencia de la clase política durante esos años. «Al ciudadano no le han gustado las opciones lo suficiente como para darles su confianza». Esa indiferencia era mayor entre los jóvenes. Y tampoco había «una alternativa convicente e ilusionante que movilizase a la gente». Ni siquiera frenó la caída la irrupción de partidos como Podemos y Cs. «Fue más un trasvase de votos de los viejos partidos a los nuevos, del PP y PSOE a Cs y Podemos».

Corvera y los trenes, claves para la movilización

El politólogo jumillano Jesús Sánchez Cutillas, miembro del Colegio de Ciencias Políticas y Sociología, apunta como otro elemento clave para espolear la movilización electoral las recientes actuaciones en infraestructuras. Se refiere a la puesta en marcha del aeropuerto de Corvera y las medidas en materia ferroviaria, como la variante de Camarillas, el híbrido y el soterramiento de las vías. Tras años de muchos incumplimientos, señala, «el ciudadano ve que se vuelven a conseguir determinados objetivos para nuestra Región».


Afluencia

La participación electoral de la Región nunca había bajado de la barrera del 70% para unos comicios nacionales. Ocurrió en 2016, con un 69,6%, en las elecciones que ganó Rajoy el PP murciano obtuvo 5 diputados de los 10 posibles. Seis meses antes, en los comicios de 2015, la afluencia a las urnas fue del 71%. Hasta entonces, el dato de abstención más elevado se produjo en  1979 (con un participación del 72,5%) y 2000 (73,5%).

Mejores años

El dato de movilización más elevado para unas elecciones generales tuvo lugar en 1982, cuando ganó por primera vez el PSOE de Felipe González. La participación alcanzó un 82,5%. El segundo mejor registro se produjo en 1996 (82%), con el primer triunfo del PP de José María Aznar. El podio se completa con la primera cita con las urnas para decidir un gobierno democrático: fue en 1977, el año en el que votaron el 81,8% de los murcianos.

Diferencias
 

Las elecciones generales atraen más votantes en la Región de Murcia que las autonómicas y las municipales.  Y no digamos ya las europeas, cuya última cita, en 2014, obtuvo una participación del 42,5%. La abstención en los comicios europeos se disparó desde el año 2000, cuando la afluencia electoral era del 67,6%. En las regionales y locales, la media siempre ha estado entre el 70 y el 60%.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook