08 de abril de 2019
08.04.2019
La Opinión de Murcia
Urbanismo

Los aparejadores de la Región temen que la falta de suelo ahuyente a los inversores

El presidente del Colegio de Arquitectos Técnicos, Antonio Mármol, critica la lentitud de los planes urbanísticos y reclama más agilidad a los ayuntamientos

08.04.2019 | 04:00
Los aparejadores de la Región temen que la falta de suelo ahuyente a los inversores

Destaca que la Región tiene pocas plazas turísticas

El presidente del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, Antonio Mármol, advierte de que la tardanza en la tramitación de los nuevos planes urbanísticos ahuyentará a los inversores cuando se acabe el suelo urbanizable que hay disponible en estos momentos. Antonio Mármol recordó que la mayor parte de los ayuntamientos tienen pendiente de revisión su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), lo que impide captar nuevos proyectos que ayudarían a desarrollar el sector turístico.

El representante de los aparejadores y arquitectos técnicos asegura que el sector de la construcción mantiene «una tendencia ascendente», con claros síntomas de crecimiento, tal y como reflejan las cifras de visado de viviendas y la recuperación del mercado inmobiliario. Sin embargo, advirtió de que la Región aún está «alejada de lo que ocurre en las comunidades autónomas colindantes». Destacó los problemas que encuentran los promotores para conseguir suelo urbano, «dado que requiere procesos larguísimos, que se eternizan y hacen que los promotores y los inversores pierdan interés, mientras que en las comunidades vecinas los plazos son mucho más ágiles».

Antonio Mármol considera que estas dilaciones «no se pueden imputar a una sola causa», aunque señaló que en la Región hay numerosos PGOU pendientes de revisión, mientras que «en los municipios que tienen planes aprobados, la tramitación es lentísima y los informes de impacto ambiental se retrasan. Esta situación conduce a que el inversor vea que la gestión del suelo es muy lenta y desista».

Admite igualmente que los procesos relacionados con el urbanismo que están en los tribunales hagan temer a los funcionarios que «su buen hacer, su prestigio y su labor profesional pueda verse sometida a un enjuiciamiento, no por no haber actuado correctamente, pues miran con mucho más detenimiento todos los informes que salen de sus manos. Tratan de evitar verse en un juzgado sin haber hecho nada que sea contrario a ley y envueltos en una situación nada agradable para ellos como funcionarios».

No obstante, mantiene que el principal escollo es el retraso en el planeamiento que se produce en los ayuntamientos. «Si no nos ponemos a trabajar, si un promotor ve que su proyecto puede demorarse diez o doce años por el retraso en la gestión del suelo, difícilmente va a meterse en una inversión, porque dentro de diez o doce años nadie sabe qué va a pasar. Las necesidades de vivienda que puede haber ahora en una zona no tienen por qué ser las mismas dentro de doce años», señaló.

Resaltó igualmente que la Región sigue contando con un número de plazas turísticas muy inferior a las de Almería y Alicante, a pesar de que la apertura del nuevo aeropuerto de Corvera puede traer muchos más visitantes. «Tenemos que crecer muchísimo más si queremos estar en una situación competitiva, porque estamos muy por debajo en comparación con Almería, Alicante y Valencia», indicó.

Apuesta por un desarrollo urbanístico diferente al de las décadas anteriores y recuerda que, frente al modelo de urbanizaciones que ocupan un gran espacio, se está imponiendo la edificación en altura, que genera un menor impacto y mejora la eficiencia de los servicios públicos como el suministro o el alcantarillado. «A veces se puede malinterpretar y pensar que lo mejor es no hacer nada. Pero dejar todo como está no es posible, porque las personas estamos aquí, crecemos y tenemos hijos. Lo que hay que buscar es un modelo que permita ese equilibrio, y en eso es fundamental la labor de los técnicos y de la Administración», defendió.

También es partidario de una rehabilitación que permita «mantener la trama urbana» y la recuperación de los barrios. Cree que la edificación actual debe buscar la mejora de la eficiencia energética y facilitar la accesibilidad como «un derecho universal, que permite a todas las personas acceder a las viviendas con soltura y en condiciones de igualdad».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook