05 de abril de 2019
05.04.2019
La Opinión de Murcia
Gastronomía

Conjunción estelar de Estrellas Michelin en Murcia

Raimundo González, José María Alcaraz, Alfonso Egea y Pablo González Conejero debaten en el restaurante Hispano sobre la gastronomía regional

05.04.2019 | 04:00
Cuatro Estrellas Michelin en el Hispano de Murcia
Conjunción estelar de Estrellas Michelin en Murcia

El papel de la gastronomía como atractivo turístico, la evolución de la imagen social de los cocineros, los elementos que definen el éxito profesional o los cambios experimentados en la relación entre la cocina tradicional y de vanguardia fueron algunos de los aspectos analizados el pasado martes en El Hispano por parte de Pablo González-Conejero, Alfonso Egea, José María Alcaraz y Raimundo González, los cuatro chefs murcianos que han obtenido estrella Michelin, en una jornada impulsada por la empresa Ricardo Fuentes y el Centro de Cualificación Turística en la que participaron alumnos de hostelería.

Raimundo González fue el primer cocinero murciano distinguido con este galardón, en 1975 y posteriormente de 1985 a 1995, por su trabajo en el antiguo restaurante Rincón de Pepe de Murcia, que fundó en la década de los setenta. A sus 93 años, explicó que se ha pasado «toda mi vida entre fogones. Soy mucho mayor que el resto, así que recuerdo que la profesión de cocinero no estaba bien vista. Por eso hoy estoy muy orgulloso de comprobar que la cocina se le ha dado el valor que tiene que tener. Es un honor», aseguró. Además, señaló que recuerda con mucho cariño todos los reconocimientos recibidos a lo largo de su vida, pero que «lo más importante es el cliente; tenemos que agradecerle siempre que nos dé la oportunidad de servirle».

Alfonso Egea inauguró en el 2000 su restaurante Casa Alfonso, en Campoamor, y cinco años después recibió la estrella Michelin, que mantuvo hasta el 2015. Sobre esta distinción, señaló que «para lograrla tienen que darse muchas circunstancias. Se necesita constancia y hay mucha presión». También indicó que se siente «muy orgulloso» de su trabajo, e insitió en que «la estrella importante son los clientes», y coincidió en resaltar que la profesión «se ha dignificado».

José María Alcaraz inauguró su restaurante Los Churrascos de El Algar en 1977 y logró la estrella Michelin en el año 1989, hasta el año 1992. «Me hice a mí mismo –recordó–, aprendí de mi madre cocina tradicional y, desde los nueve años que hice mi primer arroz, mi vocación es la cocina». Resaltó que es un defensor de las distinciones a los cocineros, las cuales les exigen «hacerlo bien y algo más». A los jóvenes cocineros que están empezando les dijo que «si les gusta la cocina, que sigan e insistan, este es un trabajo muy sacrificado».

Por su parte, Pablo González-Conejero, que cuenta actualmente con dos estrellas Michelin en su restaurante La Cabaña Buenavista, mostró su admiración por sus compañeros de jornada: «He venido sobre todo a escuchar –dijo–, porque cuando yo ni lo soñaba ellos ya estaban consagrados. Los tiempos cambian. Raimundo, en su momento, hacía alta cocina, igual que José María y Alfonso. Lo que hoy hacemos, en tres años, no valdrá porque todo va muy deprisa». Y aseguró que la gastronomía que hoy hacen «está basada en la cocina tradicional. Nuestra cultura es la cocina de aquí. Lo que tenemos que hacer el resto es aprender y ponerla al día», apuntó. A los estudiantes asisistentes les comentó que «quien se deje llevar por las 'estrellas', los 'soles' o la repercusión mediática se equivoca. Nuestro trabajo no es eso y hay que tenerlo claro», explicó, y destacó que «hoy en día tienen algo que parecía impensable: mucha información y posibilidades de formación».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook