20 de marzo de 2019
20.03.2019
La Opinión de Murcia
Salud

Diseñan un robot para controlar a distancia el crecimiento óseo de los pacientes

El Hospital La Arrixaca y la UPCT trabajan en un prototipo que ya ha usado incluso la NASA y que permite corregir deformidades óseas

19.03.2019 | 19:03
Los organizadores y participantes en las jornadas de Cirugía Endocrina.

El Hospital Virgen de la Arrixaca y la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) trabajan en un prototipo para controlar el crecimiento óseo de los pacientes a distancia a través de una plataforma de Stewart, también conocido como plataforma de seis ejes, robot paralelo o 'hexápodo', que se ha usado incluso en la NASA, «y que se está usando en pequeña dimensión para corregir deformidades» óseas.

El coordinador de la Unidad de Ortopedia Infantil del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, César Salcedo, explica que con este prototipo, que consiste en una estructura de aros unidos por seis tubos o struts, agarrado al hueso, «podemos controlar mediante procedimientos matemáticos la corrección de las deformidades». De tal forma, acentúa el especialista, que un programa de ordenador «nos puede informar sobre las veces que tenemos que jugar con esos seis tubos columnas o struts para corregir deformidades», siendo «mucho más exacto que el ojo humano».

Salcedo explica que los 6 postes telescópicos -barras oblicuas que unen los 2 anillos- que conforman el hexápodo pueden corregir múltiples planos, incluso rotar, variando coordinada y milimétricamente las barras oblicuas.

Mientras el fijador externo circular clásico (tipo Ilizarov) corrige deformidades a través de una bisagra colocada en el lugar exacto del hueso, algo que dependerá de la destreza del cirujano, el hexápodo lo hace mediante una «bisagra virtual» ayudada por el tratamiento matemático de un software. «Ello nos permite no sólo unas correcciones más precisa, sino también la rectificación de una planificación inadecuada o por el cambio de eje del hueso», señala Salcedo.

La Arrixaca lleva más de cinco años utilizando el fijador externo tipo 'hexápodos', pero es una práctica que se ha ido modernizando, según explica el doctor Salcedo, que contactó recientemente con la UPCT a fin de mejorar y evitar errores de corrección en los pacientes "mediante unos sensores que indicaran vía teléfono móvil si el paciente en su casa estaba haciendo bien la corrección».

De tal forma que «con una información sin cables vendría lo que hace el paciente todos los días y se recogería en un registro». De hacerlo mal, saltaría una alarma para llamarlo o citarlo a la consulta, «lo que evitaría errores y los desplazamientos del paciente», que suelen ser de otras comunidades autónomas, y tiene que seguir revisiones muy a menudo. Y es que para que el crecimiento del hueso se produzca, son los propios pacientes los que deben girar una serie de tuercas todos los días varias veces. Un proceso que puede alargarse si eso no lo hacen bien pero con el sistema desarrollado por la UPCT «se podría hacer de forma constante y a distancia».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook