14 de marzo de 2019
14.03.2019
La Opinión de Murcia
Laboral

Las horas extra que no se pagan darían para crear 2.200 empleos

El control horario en las empresas pretende acabar con el fraude en los contratos a tiempo parcial en la Región

14.03.2019 | 07:44
Las horas extra que no se pagan darían para crear 2.200 empleos

El control de los horarios de trabajo en las empresas que el Gobierno aprobó en el Consejo de Ministros del pasado viernes permitiría registrar las 88.400 horas extraordinarias que se realizan cada año en la Región, pero no llegan a pagarse, lo que daría para crear unos 2.200 puestos de trabajo, según los datos que maneja UGT. Los secretarios generales de UGT y de CC OO, Antonio Jiménez y Santiago Navarro, respectivamente, confían sobre todo en que la obligación de las empresas de hacer fichar a sus empleados a la entrada y a la salida evitará el fraude en los contratos a tiempo parcial que en la práctica son utilizados para disponer de un trabajador a jornada completa.

Las sanciones establecidas para las empresas que incumplan las horas de trabajo pactadas y para las que se nieguen a facilitar los registros horarios pueden llegar a los 6.250 euros. La pretensión del Gobierno es que las empresas tengan que registrar diariamente la jornada de sus trabajadores a partir del 12 de mayo, fecha en la que entrará en vigor la modificación del Estatuto de los Trabajadores referida al registro de jornada que aprobó el Gobierno la semana pasada.

El real decreto de 'Medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo' al que el Consejo de Ministros dio su visto bueno el pasado viernes y publicado este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), obliga a las empresas a realizar un registro diario del horario de sus trabajadores, que deberá incluir el inicio y finalización de la jornada, sin perjuicio de la flexibilidad horaria. Este registro se organizará y documentará mediante la negociación colectiva o acuerdo de empresa y, en su defecto, por decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores.

La empresa estará obligada a conservar los registros de jornada de sus trabajadores durante cuatro años y deberán permanecer a disposición de los trabajadores, sindicatos y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

De manera complementaria, la norma modifica el texto de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS) para tipificar como infracciones en el Orden Social las derivadas de incumplimientos relativos al registro de jornada.

Los sindicatos valoran la decisión del Ejecutivo, aunque la consideran insuficiente. El secretario general de CC OO recordó que en los últimos años se han producido sentencias contradictorias, que culminaron con un fallo del Supremo en contra del registro horario, aunque después la Justicia europea ha dado la razón a los sindicatos.

Antonio Jiménez destacó que la nueva regulación ayudará a evitar que «el 32% de las horas extraordinarias que se hacen en la Región sigan sin pagarse», lo que daría para crear unos 2.200 puestos de trabajo. Jiménez recordó que en toda España las empresas dejan de pagar «entre seis y siete millones de horas extra, que aportarían 1.000 millones de euros a la Seguridad Social si las empresas llegaran a cotizar por ellas».
Según sus cálculos, el número de horas extraordinarias que se ahorran las empresas alcanza en la Región las 88.400. No obstante, indicó que el porcentaje de horas no remuneradas en España alcanza el 41%, nueve puntos más que en Murcia.

Sin embargo, el secretario general de UGT echa en falta que las posibles infracciones cometidas por las empresas puedan acumularse, dado que, de acuerdo con la redacción del decreto, pagaría lo mismo aunque repita el mismo incumplimiento muchas veces. A su juicio, sería necesario que «se sumen las sanciones por cada una de las irregularidades cometidas».

También echa en falta que «la incorporación de mecanismos que permitan hacer efectivo el control horario» y apunta que «el establecimiento de los sistemas a aplicar no puede dejarse al albur de la negociación colectiva».

Por su parte, Santiago Navarro recordó que según un estudio de Randstad las horas extraordinarias que pagan las empresas de la Región darían para contratar a 3.160 trabajadores con el salario medio durante un año, por lo que ve el registro horario como una forma de acabar con la prolongación de la jornada y fomentar la contratación.

Navarro apuntó que la reforma «tiene que servir para controlar los horarios en los sectores en los que resulta más difícil, como la agricultura».

Añadió que también permitirá que los trabajadores puedan llevar su propio registro y puedan reclamar no solo las horas de trabajo efectivo, sino también los días de cotización a la Seguridad Social que les corresponden, otro de los caballos de batalla en la Región. Pese a los problemas que aducen los empresarios para establecer controles a los trabajadores que no pueden fichar en su centro de trabajo porque desarrollan su labor fuera, Navarro destacó que la tecnología ofrece ya soluciones para resolver estos problemas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook