12 de marzo de 2019
12.03.2019
Salud

La alta contaminación aumenta los casos de asma infantil

La Seicap afirma que el 93 por ciento de los niños y adolescentes están expuestos a partículas finas por encima de los niveles marcados por la OMS

11.03.2019 | 20:44
Murcia cubierta de contaminación atmosférica.

Miles de niños y adolescentes están expuestos a altos niveles de contaminación en las zonas en las que residen, lo que se traduce en problemas respiratorios. Precisamente, Murcia ha activado en varias ocasiones la alerta por contaminación en los últimos meses, lo que ha llevado a poner en marcha continuamente el protocolo para reducir el uso de vehículos privados y prohibir la quema de rastrojos.

Los especialistas alertan de los riesgos que tiene para la salud la concentración de partículas PM10 por encima de lo recomendado en la capital de la Región. Concretamente, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (Seicap) pone el acento en el grave peligro que supone la contaminación del aire, que se agrava con la ausencia de lluvias, para el desarrollo de alergias o asma en niños. Según indican, el 93 por ciento de la población infantil está expuesta a niveles de partículas finas más altos de lo permitido. Ante esta situación, la Seicap recomienda aplicar políticas efectivas que permitan reducir la exposición de los niños a la polución, y por tanto frenar el desarrollo del asma.

En España, en base a las estimaciones de la Escuela Nacional de Sanidad, la polución ha causado la muerte de 93.000 personas en una década. «Es importante que las autoridades tomen conciencia de este problema pues, además de provocar muertes prematuras, supone un empeoramiento para la calidad de vida, sobre todo de los niños, los más vulnerables. Así, se ha comprobado que está asociado a una agravamiento de las alergias y del asma, a mayor número de bronquiolitis y a un incremento de la predisposición a desarrollar infecciones virales», advierte el doctor Luis Moral, coordinador del Grupo de Alergia Respiratoria y Asma de la Seicap.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook